Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis migratoria | Tensión en las relaciones con Madrid

Mutismo de Moncloa sobre su primer intento de coordinación

La reunión interministerial anunciada por Sánchez se queda en el nivel técnico - Marlaska viajará a Mauritania para tratar de frenar los cayucos

Uno de los 352 inmigrantes que ayer había en Arguineguín. QUIQUE CURBELO/EFE

El Gobierno central dio ayer los primeros pasos para tratar de dar de respuesta a la crisis migratoria que vive Canarias, pero mantiene un mutismo total sobre las iniciativas o medidas que baraja. El gabinete de la Vicepresidenta primera, Carmen Calvo, convocó una cumbre interministerial ante la oleada de críticas que la inacción del Ejecutivo central está provocando en todos los sectores políticos y sociales de las Islas, pero ninguno de los departamentos implicados aportó información sobre las decisiones adoptadas ayer, si las hubo. A la reunión estaba convocados representantes de los ministerios de Asuntos Exteriores; Inclusión, Seguridad Social y Migraciones; e Interior, pero al parecer sólo a un nivel muy técnico de representación. Ninguno de los titulares de estos departamentos, Arancha González Laya, José Luis Escrivá y Fernando Grande-Marlaska, respectivamente, estuvo en esa reunión, según distintas fuentes consultadas.

En todo caso, esta primera puesta en común del Ejecutivo de Pedro Sánchez sobre la situación migratoria en Canarias trata de reunir toda la información sobre los aspectos que más inquietud están provocando en las Islas, analizar la situación en cada uno de los ámbitos que compete a esos departamentos, y elaborar un informe urgente para trasladar a los secretarios de Estado o a los propios ministros. También se interpreta desde Canarias que la convocatoria busca rebajar la tensión con el Gobierno regional ante el malestar provocado por el aplazamiento de la visita de Escrivá a las Islas, prevista para ayer, y tratar de convencer de que el Ejecutivo central se ha activado para buscar soluciones a la situación.

La cumbre interministerial ya había sido anunciada sin embargo por Sánchez el pasado jueves en la reunión telemática que mantuvo con los diputados canarios de CC y NC, Ana Oramas y Pedro Quevedo, junto con el resto de representantes del grupo mixto en el Congreso en el marco del inicio del curso político. Pero llamó la atención que el propio jefe del Ejecutivo no se refiriera a ella durante su intervención en el debate político que tuvo lugar en el Senado el pasado martes y en el que los senadores Fernando Clavijo (CC) y Fabián Chinea ASG), le exigieron que el Estado aportara los espacios y edificios propios de que dispone en Gran Canaria y Fuerteventura, para dar acogida a los cientos de emigrantes que duermen en el muelle de Arguineguín, residencias escolares, pabellones deportivos o que están siendo trasladados a establecimientos hoteleros ante la falta de infraestructuras estables.

Sin embargo, la reunión interministerial de ayer no supone por el momento ningún salto cualitativo importante respecto a esta situación y a las respuestas operativas que se necesitan para la acogida de estas personas, el primero y más urgente asunto sobre el que ayer reclamaba atención el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres. Los ministerios afectados optaron ayer por no dar publicidad al encuentro y de hecho en ninguno de ellos se reconocía de forma abierta y explícita que la misma se estuviera produciendo. Cabe recordar que ha sido el propio Torres y su consejera canaria de Derechos Sociales, Noemí Santana, quienes dieron a conocer esta cumbre en el marco de su participación del Foro Canario de Inmigración. Sin embargo, nada señaló al respecto la número dos del Ministerio de Migraciones, la secretaria de Estado, Hana Jalloul.

El hecho de que la coordinación de este primer intento de respuesta por parte del Estado lo lleve a cabo el gabinete de la Vicepresidenta primera, por lo tanto desde el ámbito de La Moncloa, da a entender que se le da máxima relevancia, pero también otorgándole un perfil político para tratar de contener el malestar creciente que se ha instalado en la mayoría de los ámbitos políticos y sociales de las Islas, incluido el Ejecutivo regional y en el propio PSOE.

Torres no dudaba ayer, en todo caso, que en esa reunión de carácter técnico se abordaran las demandas de su Ejecutivo. "Me consta que ha sido recogida nuestra petición", dijo tras un encuentro en Santa Cruz de Tenerife con la ministra de Turismo, Reyes Maroto. "Canarias ha hablado claro. Queremos actos inmediatos, urgentes y contundentes. Que se traducen en alojamientos dignos para los inmigrantes, mayor vigilancia del Frontex y activar los mecanismos y acuerdos de la ley internacional de solidaridad europea para el tránsito de los migrantes".

Sin datos sobre si se han acordado medidas y cuáles, si se sabe, sin embargo, que el titular de Interior tiene ya en agenda un importante viaje la próxima semana a Mauritania para abordar con las autoridades de ese país, uno de los territorios de origen o de paso más importante de la inmigración irregular hacia Canarias, para explorar soluciones al aumento de la presión migratoria en la ruta atlántica y cómo evitar el tráfico de cayucos desde las costas mauritanas. Marlaska hará ese viaje acompañando a la comisaria de Interior de la Comisión Europea, la sueca Ylva Johansson, según informó ayer la dirigente comunitaria durante una comparecencia en el Parlamento Europeo.

"Viajaré con el ministro español la próxima semana a Mauritania para ver cómo podemos evitar estos terribles viajes", indicó Johansson, sin dar más detalles sobre la agenda del viaje, en una comparecencia ante la comisión de Justicia e Interior del Parlamento Europeo, al ser interpelada sobre las muertes de migrantes que tratan de alcanzar el archipiélago canario en embarcaciones irregulares.

La comisaria explicó que la crisis del coronavirus ha modificado el patrón de la presión migratoria sobre la Unión Europea, de modo que los Estados miembros tradicionalmente destino de movimientos secundarios de migrantes irregulares han recibido "muy pocas" entradas, mientras que los países en primera línea, como Italia, Grecia o España, han sido objeto de una presión "muy superior".

Este drástico aumento del flujo migratorio, razonó Johansson, se debe al impacto de la pandemia que ha "complicado" la situación de muchos países africanos, desde donde parte de la población se ha visto "obligada" a abandonar su país. En el debate, el presidente de la comisión parlamentaria, el socialista español Juan Fernando López Aguilar, insistió a la comisaria sobre la "tragedia" de la ruta atlántica en la que "muchos pierden la vida" intentando llegar en cayucos a Canarias, como puerta de entrada a la UE.

El delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, apunta también a la pandemia como causa del repunte en la llegada de embarcaciones a las Islas. Pero intensificado, desde su punto de vista, porque con el cierre de las fronteras con Marruecos y Mauritania se hacen imposible en este momento las repatriaciones. El no retorno, pues, funciona como efecto llamada para quienes tratan de salir de la miseria en la que viven.

Pestana en una entrevista en la cadena Cope insistió en que se están tomando decisiones desde el Ministerio de Migraciones "que veremos estos días". En ese sentido apuntó, con respecto al campamento d e Arguineguín, que espera que en unos días "podamos desalojarlo pero siempre habrá carpas allí en la medida en la que vayan llegando porque hay unas primeras 72 horas en las que hay que identificarlos, aplicarles la ley de extranjería y hacerle las PCR para saber las condiciones sanitarias", aseveró.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats