El adelanto de las elecciones al otoño y la consiguiente prórroga de los actuales presupuestos del Estado podrían acabar produciendo una importante incertidumbre sobre las partidas canarias para el próximo año. En Coalición Canaria se preparan para negociar los ajustes presupuestarios con un Gobierno del PP.

Aunque formalmente la prórroga de la actuales cuentas estatales significa que Canarias recibirá en 2012 exactamente las mismas inversiones, ayudas y subvenciones del Estado que en el presente ejercicio, la realidad es que muchas de ellas se verán afectadas por los ajustes presupuestarios que se producirán a lo largo del año como consecuencia de la rebaja del techo de gasto y de los recortes ministeriales. Este es el escenario en que prevé moverse CC a lo largo de todo el próximo año, una vez que tome posesión el nuevo gobierno.

Los nacionalistas canarios dan por seguro que será con un gobierno del PP, presidido por Mariano Rajoy, con el que tendrán que negociar esos ajustes. No tienen ninguna duda de que el PP ganará las elecciones y tampoco de que el primer equipo de Rajoy llevará al Congreso un buen número de decretos de modificaciones presupuestarias para ajustar las cuentas en vigor, las de 2011 supuestamente prorrogadas, a las circunstancias actuales y a sus propias prioridades económicas de gasto e inversión.

Esa negociación se producirá en todo caso si el PP no obtiene mayoría absoluta y si CC es necesaria de alguna forma para la estabilidad parlamentaria. Al respecto de esta cuestión, el presidente canario, Paulino Rivero, expresó nada más conocer la noticia del adelanto electoral la importancia de contar con una representación fuerte en el Congreso de los Diputados y el Senado de cara a poder seguir influyendo en la política que emana desde Madrid.

Aun con los presupuestos prorrogados, los nacionalistas canarios y el Ejecutivo regional esperan que al menos se consulten con Canarias las modificaciones que se piensan llevar a cabo en los probables recortes que incluirá el decreto de retenciones de crédito y ajustes presupuestarios en los ministerios.

El Congreso ha aprobado una reducción del techo de gasto del 3,8 % para el próximo año y de 4.669 millones respecto al ejercicio en vigor, desde los 122.000 hasta los 117.000 millones. Fuentes consultadas aseguran que el recorte puede incluso doblarse con el nuevo Gobierno.