Los "esfuerzos titánicos" que realiza el Gobierno de Canarias para que la insuficiencia en la financiación autonómica no perjudique la calidad de la sanidad, la educación y los servicios sociales "empiezan a ser insuficientes", advirtió ayer el consejero de Economía y Hacienda, Javier González Ortiz.

En una comparecencia en comisión parlamentaria, Ortiz dijo que el sistema de financiación autonómica aleja a Canarias de la media del conjunto de las comunidades y está provocando "graves dificultades presupuestarias" para sostener los servicios públicos, a los que el Ejecutivo destina dinero de otras partidas en un "esfuerzo titánico" que "empieza a ser insuficiente".

Según las cifras facilitadas por el consejero, en la liquidación del año 2010 Canarias dejó de percibir 812 millones de euros con respecto a lo que le correspondería si se situara en la media española.

Esta situación ha provocado que la diferencia entre el coste de los servicios públicos y la financiación que se recibe del Estado sea de 1.400 millones de euros, que se cubre con el desvío de fondos de otras partidas, dijo González Ortiz. Esta diferencia es la que ha justificado los recortes presupuestarios y la subida de impuestos.