Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Escrivá: “Nunca iré a Arguineguín a hacerme una foto a costa de los migrantes”

El ministro acusa a los ayuntamientos y cabildos de Canarias “ponerse perfil” y “falta de solidaridad” con el Estado para ofrecer instalaciones de acogida

Escrivá: “Nunca iré a Arguineguín a hacerme una foto a costa de los migrantes”

Escrivá: “Nunca iré a Arguineguín a hacerme una foto a costa de los migrantes”

“Lo que no vamos a hacer nunca es ir a hacernos fotos al muelle de Arguineguín. No voy a ir a ningún sitio a hacerme una fotografía y a instrumentalizar a los inmigrantes”. Con esta frase explicó ayer el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, su negativa hasta ahora a viajar a Canarias para analizar in situ la situación de emergencia por la llegada masiva de migrantes a las costas canarias procedentes de África, asegurando por contra que su departamento está “atendiendo constantemente” el drama humano derivado de esta situación y acogiendo a estas personas “en las mejores condiciones”. El ministro dijo el actual Gobierno central se ha encontrado con una capacidad de acogida muy limitada de sólo 118 plazas como consecuencia del desmantelamiento de la misma por parte del anterior Ejecutivo del PP, y reprochó a las administraciones locales e insulares de “ponerse de perfil” y de “falta de solidaridad” a la hora de colaborar con el Estado en la búsqueda de instalaciones para la acogida de migrantes.

Escrivá respondía ayer por primera vez de forma directa a la crisis migratoria y trató de defenderse en el Senado de las acusaciones que le lanzaron los senadores de CC, Fernando Clavijo, y del PP, Asier Antona, sobre la falta de actuación del Estado y la descoordinación entre los ministerios implicados en la materia. Mantuvo en el aire la fecha de su visita a las Islas aunque aseguró que “por supuesto” que la hará, pero durante sus dos intervenciones ante los senadores incidió sobre todo en la falta de colaboración de las administraciones canarias para encontrar espacios de acogida para los miles de inmigrantes que permanecen al Canarias. Además de culpar al PP de desmantelar la red de que disponía el Estado, y a CC de no utilizar su capacidad de influencia en el anterior Gobierno para evitarlo, aseguró que en la actualidad el ministerio tiene en marcha “ocho o diez” actuaciones para ampliar esa capacidad.

“Vamos a llegar en días a 3.000 plaza de alojamiento”

José Luis Escrivá - Ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones

decoration

“Lo que no hay que hacer en Canarias es disponer de una gran número de instalaciones fijas para absorber grandes cantidades de inmigrantes que se queden allí, no es nuestra intención, pero necesitamos capacidades flexibles para periodos de tiempo que pueden ser dilatados”, afirmó Escrivá. Aseguró que “es lo que estamos intentando desarrollar”, pero que “no se hace de un día para otro”. Cifró en 2.000 las plazas de que se disponen en estos momentos y dijo que “vamos a llegar a 3.000 en los próximos días”. Apostó por disponer de “un colchón de contingencia”, que establecí entre 5.000 y 7.000, “porque esto es muy volátil”, pero insistió en que todo ello “requiere colaboración con las administraciones locales y que en cada uno de los territorios se perciba que en un problema de todas las administraciones”. “Nos estamos encontrando un discurso general por arriba y después una resistencia localista a aportar soluciones”, resaltó antes de insistir en que “más allá de las “proclamas”, cuando se trata de “tener al inmigrante a tu lado y tienes que hacer un esfuerzo para posibilitar un edificio y llegar a un acuerdo con el Gobierno, estamos encontrando una actitud de ponerse de perfil”.

Escrivá repitió una y otra vez esta acusación hacia cabildos y ayuntamientos y puso como ejemplo las situaciones creadas en Arinaga, Las Canteras, o Fuerteventura. “Las administraciones canarias nos lo están poniendo dificilísimo”, afirmó, poniendo como contrapunto la colaboración que el ministerio ha encontrado en comunidades autónomas como Baleares o Murcia. Aseguró además que la actual situación de pandemia sanitaria impide tanto las repatriaciones como las derivaciones y recordó que ello obliga además a disponer de una “gran capacidad de acogida”. También mencionó el “centro operativo” que el Estado piensa instalar en Canarias para gestionar la crisis migratoria, aunque no concretó sus funciones. “Estamos en tensión continua para desarrollar todas las capacidades de acogida”.

Escrivá cifró en 80.000 el número de inmigrantes irregulares llegados a España a los largo de este año, pero aseguró que es una cifra muy inferior a la de 117.000 que, según sus datos, arribaron en 2017. “Estamos poniendo todo el esfuerzo en cada uno de los casos pero hay que poner todo en contexto en el que nos estamos moviendo. Por supuesto que hay un problema clarísimo en Canarias con esos 5.000 migrantes llegados este año, pero estamos haciendo todo lo posible”, resaltó el ministro, que acusó el PP de “ir a hacerse la foto con los inmigrantes para luego hacerles responsables de la pandemia”.

En su interpelación al ministro, Fernando Clavijo hizo una crítica muy dura a todo el Gobierno central en relación con la crisis migratoria, centrándose sobre todo en la figura de su presidente, Pedro Sánchez, al que acusó de estar “mano sobre mano” ante un repunto migratorio que, aseguró, “ni es nuevo, ni sorprendente”. “Lo que el Gobierno de España está haciendo con Canarias es una vergüenza, con una actuación despótica, insolidaria e irresponsable, y una descoordinación inadmisible”, afirmó el senador nacionalista, quien considera que los seis ministerios implicados “están mirando para otro lado”. Clavijo reclamó que el Estado utilice sus instalaciones en las Islas como espacios de acogida y calificó de “chapuza e improvisación” la actuación del Ejecutivo, situación que contrasta, aseguró, con la “actitud responsable y valiente” con la que actuó el Gobierno de Rodríguez Zapatero durante la crisis de los cayucos de 2006. Acusó a Escrivá de querer convertir a Canarias en “una cárcel para los inmigrantes” y le recordó que es el PSOE “y sus socios” quienes están al frente de la mayoría de las instituciones canarias que según el ministro no colaboran con el Estado.

Asier Antona, por su parte, trató sin éxito de sacar al ministro un compromiso de fecha para viajar a Canarias tras considerar “indignante que no encuentre hueco para hacer frente a el drama humano que está viviendo nuestra tierra”. Tras recordarle la “lamentable” definición de “pequeño percance” que hizo la secretaria de Estado, Hana Jalloul, sobre la situación en el muelle de Arguineguín, le exigió que “se deje de esconder detrás del parapeto de su ministerio” y que “de la cara de una vez”.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats