Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias afea al Estado que convierta a las Islas en cárceles para migrantes

Román Rodríguez: “No vamos a permitir que esto sea Lesbos o Lampedusa” | Incendio en el Gobierno, ayuntamientos y cabildos por las ofensas de Escrivá

Traslado de migrantes a la Dársena Pesquera en Santa Cruz de Tenerife.

Traslado de migrantes a la Dársena Pesquera en Santa Cruz de Tenerife.

Insolente, ofensivo e insolidario. La respuesta del ministro de Migraciones, José Luis Escrivá, el pasado martes en el Senado, culpando a los cabildos y los ayuntamientos de falta de solidaridad para ceder instalaciones en la acogida de migrantes ha incendiado a las administraciones canarias. Representantes isleños, con el vicepresidente del Gobierno Román Rodríguez a la cabeza, acusaron al Estado de tratar de convertir el Archipiélago en una prisión para migrantes, como ocurre en Lesbos (Grecia) o Lampedusa (Italia), y criticaron el desconocimiento e insolidaridad del ministro, al que invitaron a dimitir si se ve desbordado por el cumplimiento de sus funciones.

Román Rodríguez, que gobierna con el PSOE en las Islas, reprocha al Ejecutivo de Pedro Sánchez que haga dejación de sus competencias en política migratoria e intente responsabilizar a las instituciones canarias de las deficiencias en la acogida de los miles de personas que están llegando a las islas.

“No vamos a permitir que Canarias se convierta en Lesbos o Lampedusa; es obligación del Gobierno de España y de las autoridades europeas dar una respuesta en ese sentido, cumplir con su deber y respetar a la cuidaría e instituciones canarias”, sentencia.

Una patera llega a Tenerife con 21 migrantes a bordo

El vicepresidente asegura que el principal problema es que el Gobierno de España “no ha acabado de entender que somos frontera sur del Estado y de la Unión Europea y que las políticas migratorias son de su responsabilidad y competencia”, por lo que “no es de recibo que quien tiene las competencias no las ejerza de manera debida y que el ministro cuestione a las instituciones del Archipiélago cuando éstas y la ciudadanía canaria en su conjunto han obrado desde la solidaridad, la comprensión y la colaboración”.

Rodríguez es taxativo sobre la derivación de migrantes a la Península: “No hay ninguna razón para retener en las islas a los migrantes; debemos tener recursos para una acogida digna y humanitaria, pero esas personas tienen que circular hacia el continente. Sin derivaciones, como las que se hicieron en las anteriores crisis migratorias, no hay solución”.

No es la primera vez que Escrivá solivianta al Gobierno de Canarias. El propio presidente, el socialista Ángel Víctor Torres, expresó su profundo malestar por el plante del ministro a principios de septiembre en visitar las islas. En el Senado, Escrivá explicó el martes que nunca vendrá a Canarias a sacarse una foto en Arguineguín para instrumentalizar a los migrantes.

Este argumento lo ofrece en plena crisis migratoria, con personas llegadas en pateras repartidas en 26 recursos de Canarias, incluidos establecimientos turísticos por la falta de infraestructuras del Estado que están cerradas y ociosas, pero Defensa e Interior no las terminan de ceder.

El muelle de la vergüenza

Los datos que da la Delegación muestran cómo en un año se ha desbordado la llegada de los migrantes. De las apenas 96 plazas de acogida que había en octubre de 2019 se pasó a 800 en marzo; a 1.500 en julio, hasta las 3.454 plazas que hay en este momento. La mayoría son provisionales y cada día arriban más pateras o cayucos. El campamento en el muelle de Arguineguín vuelve a superar ya las 230 personas. “Es el muelle de la vergüenza y se tiene que desmantelar”, enfatiza Onalia Bueno, alcaldesa de Mogán, a quien le ha enervado la actitud del ministro. Para la regidora del municipio que soporta un mayor peso de migrantes, la “calidad humana del ministro” queda en entredicho al reducir su retraso en viajar a las Islas a que no quiere sacarse una foto a costa de los migrantes de Arguineguín. El ministro dice que en algún momento vendrá.

Pese a que se han trasladado a cientos de personas a establecimientos turísticos desde el muelle, el goteo de pateras es incesante. La previsión de ayer para la salida de este campamento era de 50 inmigrantes, 12 marroquíes y 38 subsaharianos. Los demás están esperando resultados de las PCR. Para la alcaldesa, Escrivá, antes de culpar a los ayuntamientos canarios, que “se haga mirar su solidaridad y las de sus compañeros en el Consejo de ministros, en donde cuatro ministerios no son capaces de ponerse de acuerdo para ceder las instalaciones militares ociosas o para permitir el tránsito a la Península”, censura.

“Si al ministro le ha desbordado la situación debería dimitir; es una falta de respeto que diga que no colaboramos”

Blas Acosta - Pdte. del Cabildo majorero

decoration

El presidente del Cabildo de Fuerteventura, Blas Acosta, está muy molesto pese a ser del mismo partido que el Gobierno estatal. Si a José Luis Escrivá “le ha desbordado la situación debería dimitir”, espeta. A juicio de Acosta, es “una falta de respeto que diga que los cabildos no hemos colaborado”, y asevera que Fuerteventura lleva desde octubre del año pasado trabajando para intentar atender a los migrantes que llegan a esta isla. “Esas declaraciones son un despropósito”, zanja.

“Escrivá miente y debería venir y dar la cara; no puede echar balones fuera por su inacción y su falta de interés”

Antonio Morales - Presidente grancanario

decoration

Su homólogo en el Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, conmina al ministro a venir a Canarias para que conozca la realidad de la crisis migratoria de primera mano “No puede echar balones fuera, no puede culpar a todo el mundo de su inacción, de su falta de interés por solucionar un problema gravísimo, de su incapacidad de poner de acuerdo a distintos ministerios para que cedan las instalaciones necesarias y para explicarnos a los canarios claramente por qué no se están derivando a estas personas a la Península”. Morales defiende la inmensa solidaridad de Canaria y señala que Gran Canaria ha puesto albergues, instalaciones deportivas o el consorcio de emergencias, y recuerda que se han atendido a 500 menores. Por tanto, lo que dice Escrivá “es absolutamente incierto, es falso y es mentir a los senadores y los parlamentarios sobre la solidaridad de las instituciones canarias, y lo que tendría que hacer es venir, dar la cara y asumir su responsabilidad como ministro de Migraciones”.

“El Gobierno de Sánchez tiene que poner una ruta aérea que permita el tránsito a la Península”

José. M. Bermúdez - Alcalde de Santa Cruz

decoration

El Alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, también está indignado y tiene claro que Escrivá “debe dimitir” porque no puede culpar a las instituciones canarias sobre sus competencias. El Estado está convirtiendo a Canarias en “una cárcel” porque no quiere poner una ruta aérea para que los migrantes sigan su tránsito a la Península, que es lo que ellos pretenden al jugarse la vida en el mar”, asevera. Al igual que él, Óscar Hernández, alcalde de Agúimes, sostiene que “no es verdad” que los ayuntamientos no cooperen y critica la actitud “insolente y ofensiva “ del ministro con los municipios y cabildos.

Compartir el artículo

stats