Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias tan solo invirtió el 9,3% de lo presupuestado en el primer semestre

El Gobierno de Torres apenas mejora los niveles de ejecución presupuestaria del anterior Ejecutivo y las Islas se perpetúan entre las regiones en el vagón de cola del país

Canarias tan solo invirtió el 9,3% de lo presupuestado en el primer semestre

Canarias tan solo invirtió el 9,3% de lo presupuestado en el primer semestre

Al cierre de la primera mitad del ejercicio, la Comunidad Autónoma tan solo había invertido un 9,3% del total presupuestado para 2020. Las inversiones efectivamente ejecutadas de enero a junio no movilizaron ni siquiera uno de cada diez euros consignados en las cuentas públicas de la región. Al Gobierno de Canarias le quedan así por delante otros seis meses para emplear la mayor parte de los casi 1.057 millones anotados en los capítulos VI y VII de sus presupuestos, que son los que registran las inversiones, tanto directas como indirectas, que una empresa o institución prevé llevar a cabo a lo largo del ejercicio. De momento, el Ejecutivo que preside Ángel Víctor Torres, que apenas ha mejorado levemente los porcentajes de ejecución del año pasado, se mueve en cifras similares a las del Gobierno de su inmediato antecesor, Fernando Clavijo. En definitiva, el Archipiélago se perpetúa entre las regiones del país que más dificultades tienen para cumplir su programa anual de inversiones, un mal casi endémico de la Administración canaria. En otras palabras: todo parece que las consejerías y sus organismos y entes dependientes (desde el Servicio Canario de la Salud y el Servicio Canario de Empleo hasta la Agencia Tributaria o el Instituto de la Vivienda) una vez más tendrán que darse prisa en la recta final del año para al menos invertir una digna parte de lo presupuestado.

El PSOE fue el partido más crítico con el anterior Gobierno en minoría de Coalición Canaria por los bajos porcentajes de ejecución presupuestaria en lo relacionado con las inversiones. Tan es así, que desde las filas del grupo socialista en el Parlamento regional llegaron a denunciar “maniobras desesperadas” para maquillar los números cuando el Ejecutivo de Clavijo anunció la compra del antiguo cine Royal de Las Palmas de Gran Canaria. La operación era, a juicio del PSOE, una oportunidad para que los nacionalistas elevaran de forma artificiosa el bajo nivel de inversión pública. Sea como sea, lo cierto es que el Gobierno que ahora lideran los socialistas no ha conseguido sacar a las Islas del grupo de comunidades autónomas más perezosas a la hora de invertir, un problema que se agrava ahora cuando el gasto público debe servir de impulso a una economía paralizada por la pandemia.

De los 558,9 millones de euros consignados para inversiones reales (capítulo VI de gastos) a lo largo de 2020, el Ejecutivo autonómico solo había movilizado menos de 63,5 millones al cierre del primer semestre. El porcentaje de ejecución se queda así en un exiguo 11,36%, según los datos de la Secretaría General de Financiación Autonómica y Local del Ministerio de Hacienda. Y las cifras no son mejores, más bien al contrario, en el caso de las transferencias de capital (capítulo VII), donde se anotan las cantidades que el Gobierno transfiere a los cabildos, los ayuntamientos y demás entidades para que estos las inviertan, de modo que vienen siendo inversiones indirectas. Aquí el Ejecutivo cuatripartito consignó 498 millones de euros, de los que solamente empleó en la primera parte del año unos 34,7 millones, un 6,98%. En suma, de los exactamente 1.056,9 millones destinados para las llamadas operaciones de capital (el montante de los capítulos de gastos VI y VII), la Administración autonómica movilizó entre enero y junio poco más de 98,2 millones, algo menos de un 9,3%.

Aunque es cierto que también la inversión pública está sufriendo retrasos por la crisis del coronavirus, y los sufrió especialmente en los meses del confinamiento, no es menos cierto que Canarias es, junto con Extremadura, la región que arroja las peores cifras, y con diferencia. La cuarentena y la alarma nacional las sufrieron sin distinción todas las comunidades y todos los Gobiernos, pero ello no obstó para que haya casos, como, por ejemplo, los de Galicia y Baleares, donde el porcentaje de ejecución de las inversiones reales superó respectivamente el 27 y el 30%. Y en esas mismas dos autonomías el nivel de ejecución en las transferencias de capital también fue sensiblemente superior al de Canarias, en concreto de un 18 y un 27%.

La tendencia no cambia

Si se comparan las cifras de este año con las del anterior ejercicio, en cuyo primer semestre la responsabilidad presupuestaria aún la tuvo el Gobierno de CC (el actual Gabinete tomó posesión a mediados de julio), es verdad que hay una pequeña mejora. Entre enero y junio de 2019, el porcentaje de ejecución de las inversiones reales fue de un ínfimo 8%, tres puntos por debajo del actual, y el de las transferencias de capital, de un 6,14%, frente al 6,98% de este año, es decir, casi igual. Sin embargo, esta leve mejora, insuficiente para sacar al Archipiélago del furgón de cola, no alcanza para superar los niveles de ejecución de 2018, el último ejercicio completo con CC llevando las riendas del Gobierno. Entonces el primer semestre terminó con las operaciones de capital en un nivel de ejecución del 14,3%, un porcentaje muy muy bajo pero aun así cinco puntos superior al de este año.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats