Una treintena del centenar de inmigrantes que se había quedado bloqueados desde el miércoles por la noche en el puerto de Santa Cruz Tenerife por falta de documentación para viajar hasta la península han optado por regresar a Gran Canaria. Su objetivo: realizar todas las gestiones necesarias en el consulado de Marruecos para obtener el pasaporte que les permitirá seguir su camino.

El resto del amplio grupo desplazado –en su mayoría forman parte de los liberados el martes en el muelle de Arguineguín y abandonados en las calles de la capital grancanaria sin recursos, ni comida, ni bebida, ni saber dónde cobijarse– permanece en las instalaciones hoteleras que sur de Tenerife a donde fueron llevados por Cruz Roja la noche de su llegada. Allí seguirán al menos hasta el domingo. Una incógnita que se trata de resolver ahora es por qué se desplazaron desde la capital grancanaria a Santa Cruz para embarcar en un Fred. Olsen con destino a Huelva, cuando también podían haberlo hecho en el Puerto de la Luz.

20

Migrantes en la estación marítima de Santa Cruz de Tenerife Andrés Gutiérrez Taberne

La abogada Loueila Mint explica que la obtención del pasaporte dependerá de las circunstancias de cada uno de estos migrantes, que son muy diversas. A algunos de ellos sus familiares se lo pueden enviar a Canarias por correo postal. También están los casos de aquellos que nunca lo han sacado y que ahora tendrán la oportunidad de hacerlo en la oficina diplomática del reino alauí en Las Palmas de Gran Canaria; a otros se los ha retenido la Brigada de Extranjería de la Policía Nacional. Si fuera así debe solicitarlo ahora a la Unidad Central de Expulsiones y Repatriaciones (UCER), cuya sede está en Madrid. Si desde este último organismo se autoriza la devolución del pasaporte, estas personas podrán viajar hasta la Península sin problema alguno.

Según explicaron fuentes de las compañías navieras, si no se posee pasaporte, la única posibilidad para un ciudadano extracomunitario de viajar a la Península pasa por que el Gobierno central emita una autorización especial para el traslado de un colectivo de migrantes de forma organizada; por ejemplo, para que vayan de un centro de acogida de Canarias hasta uno en territorio continental. Este fue el caso de un grupo de unos 30 ciudadanos subsaharianos que a las 1:30 horas de la madrugada de ayer pudieron desplazarse hasta Huelva para ingresar en un recurso de Cruz Roja Española.

Respecto al colectivo de migrantes marroquíes llegados de forma masiva a la capital tinerfeña el miércoles, tan solo cuatro disponían del pasaporte para acceder al barco de Fred. Olsen.

Migrantes en la estación marítima de Santa Cruz de Tenerife Andrés Gutiérrez

La Naviera Armas ha ofreció al Ministerio del Interior la posibilidad de fletar un barco para trasladar a migrantes de Canarias a la Península en el caso de que el Ejecutivo acabe aceptando llevar a cabo derivaciones. La propuesta de momento ha quedado en el aire.

La polémica por el bloqueo sufrido por alrededor de cien de estos magrebíes en Santa Cruz de Tenerife, que no pudieron salir del puerto a las 1:30 horas, al carecer de pasaporte, continuó este jueves. La diputada de CC Ana Oramas aseguró que Canarias no se puede convertir en un Lesbos, Lampedusa o Moira”, porque “no es una jaula”.

Oramas en declaraciones a TVE aseguró que la llamó el alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, para explicarle que unas 100 personas de origen marroquí se trasladaron a la isla para embarcar en un barco a Huelva y por instrucciones del Ministerio del Interior y la Delegación del Gobierno se lo impidieron. Sin embargo, desde Interior lo niegan. Aseguran que desde este departamento no se dio “ninguna orden” al respecto.

Fuentes autorizadas de Fred. Olsen manifestaron ayer que los ciudadanos extracomunitarios, tanto si están en situación irregular como de forma regular en el país, pueden viajar entre las islas solo con mostrar un documento que acredite su identidad real. Sin embargo, si las mismas personas van a desplazarse desde Canarias a la Península, de forma obligatoria, necesitan un pasaporte.

Y es en este punto donde el regidor de la capital tinerfeña pone en cuestión la reglas establecida. “Pensaba que España era un territorio único”, pero que la exigencia de pasaporte para viajar desde las Islas a territorio peninsular es similar a si se produjera un desplazamiento desde otro país. Y se preguntó si también se exige pasaporte a un inmigrante en situación irregular de cualquier procedencia para viajar desde “Murcia a Barcelona, desde Sevilla a Madrid o desde Madrid a Galicia”.

Según el alcalde, quien le pide el pasaporte a los migrantes antes de subir al barco es la Policía Nacional, “porque la Policía Nacional tenía instrucciones precisas del Ministerio de Interior”.

Uno de los protagonistas del frustrado intento de viaje a Huelva desde Tenerife fue Laamari. Ya vivió varios años en España, en Andalucía, pero regresó a Marruecos tras la crisis del 2008. Ahora, al paralizarse la actividad económica en su país acusa de la pandemia, optó por subirse en una patera para volver a España. Llegó a Gran Canaria hace más de 25 días.

Otros de los jóvenes que se vieron atrapados en el puerto santacrucero reconocieron que habían salido semanas atrás desde Dajla y que algunos de ellos proceden de Al Saragna. Uno afirmó que su madre está en Murcia y otros mostraban su ilusión por llegar a Huelva o Málaga.