La diputada del Grupo Nacionalista Canario Cristina Valido ha lamentado que la Consejería de Derechos Sociales del Gobierno de Canarias "no se haya gastado la totalidad de su presupuesto en un año tan complicado como éste, que ya hubiera necesitado de ingresos extraordinarios en condiciones normales".

Cristina Valido ha indicado que si bien la consejera Noemí Santana anunció hace dos días la paga extra que esta Navidad tendrán los perceptores de la PCI y los de pensiones no contributivas, "no alcanzará a miles de familias que llevan meses acudiendo al Banco de Alimentos o a su ayuntamiento a solicitar ayudas de emergencia, por ahorrarse la elaboración de una nueva convocatoria".

"Bienvenida esta ayuda para quienes la reciben pero, ¿quién se preocupa por aquellas que no han recibido nada desde el inicio de la pandemia y que siguen sin poder contar con un ingreso de emergencia del Gobierno canario al ser excluidos por haber cobrado algo el mes anterior?, se preguntó la diputada.

Según Valido, "a los que no cobran la PCI o una pensión no contributiva y, además, no fueron atendidos por el Ingreso Canario de Emergencia, solo les queda poner velas y rezar para que el milagro del Ingreso Mínimo Vital del Estado se haga realidad. Ochenta mil personas sin ingresos esperan a que su solicitud vea la luz".

En su opinión, "estos últimos movimientos apresurados por gastar lo que no se ha podido gestionar a lo largo de 2020, al tiempo que miles de familias acuden a la beneficencia, son una muy mala noticia y también la prueba de que no se piensan resolver los problemas que evitan que el dinero llegue a quien más lo necesita, los problemas de falta de personal y de incapacidad en la gestión", denunció Valido.

"Así se entienden las palabras de Noemí Santana en Comisión de Presupuestos, al decir que ella y su equipo habían concluido no pedir más para 2021, su Consejería crece tan solo un 0,8% porque no lo podrían gestionar, lo que supone un escándalo y la constatación de que este gobierno deja a miles de familias atrás", afirmó la diputada