Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los hoteleros exigen la destitución del jefe de la Demarcación de Costas

La FEHT acusa a López Orive de lastrar la tramitación de los expedientes en el Archipiélago | El presidente Torres, Julio Pérez y Pestana, destinatarios de la petición

Al fondo, el hotel Oliva Beach, junto a las dunas de Corralejo en Fuerteventura.

Al fondo, el hotel Oliva Beach, junto a las dunas de Corralejo en Fuerteventura.

El pasado 18 de diciembre, el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres; su consejero de Administraciones Públicas, Julio Pérez, y el delegado del Gobierno central en las Islas, Anselmo Pestana, recibieron sendas comunicaciones con dos denominadores comunes: la dirección del remite, que es la de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo (FEHT), y el contenido de las cartas, que denuncia la mala gestión del jefe de la Demarcación de Costas en Canarias, Rafael Pérez Orive, a quien los hoteleros quieren ver destituido.

Los empresarios del sector alojativo se quejan de las múltiples trabas que se les imponen a la hora de acometer cualquier intento de mejora en el litoral. Entre las consecuencias, incluyen “el penoso ejemplo” de los chiringuitos de Maspalomas e inversiones de mayor calado como la, hasta el momento, frustrada reforma del Hotel Oliva Beach –propiedad de la cadena RIU– en Fuerteventura.

“Nos vemos en la obligación de solicitar al Gobierno que pida [a Madrid] la destitución y cese inmediato”, señala en uno de sus párrafos la carta enviada por el presidente de la FEHT, José María Mañaricua, a Torres y Pérez. La organización empresarial considera a López Orive “directo responsable” de la paralización de muchos expedientes en trámite. Ese papeleo al cargo del jefe de la Demarcación de Costas de Canarias, o bien “no ha avanzado durante años”, o bien “no se remite a Madrid en muchos meses”, denuncia la misiva.

Si el máximo dirigente de la FEHT decantaba su ataque por el flanco del Gobierno autonómico, en el mismo día, el secretario general de los hoteleros de Las Palmas, Fernando Mathías, hizo lo propio con Anselmo Pestana, representante del Ejecutivo central en el Archipiélago. Sin medias tintas, el letrado aseguró al delegado del Gobierno que las quejas que les llegan de los asociados sobre López Orive “cada vez son más”.

Maniobra doble

Para mejor entender, si por un lado los empresarios instaban a Ángel Víctor Torres a decirle a Madrid que con López Orive nada avanzaba y había que quitarlo de en medio, por el otro, ya se encargaban ellos mismos de hacer llegar el mensaje al propio Gobierno central. “Venimos a solicitar su inminente cese en el cargo y que sea apartado de sus funciones”, escribió Mathías a Pestana.

¿Por qué? Porque, dicen los dirigentes de la FEHT, que envía cualquier trámite a Madrid, incluidos los que pueden abordarse en el ámbito local, lo que ralentiza “cualquier pequeña gestión durante meses y años”.

¿Por qué más? Por la “nefasta tramitación de las reformas del hotel RIU Oliva Beach, en Fuerteventura, que sigue paralizada tres años después de su solicitud”. Todo ello, provoca que Canarias sea, siempre según los hoteleros, “una de las comunidades con peor gestión del litoral”.

Además, ”algunos empresarios” se sienten “perseguidos con inspecciones continuadas” frente a otras situaciones de uso generalizado que no se fiscalizan, entre las que enumeran: “botellones nocturnos, falta de limpieza tras los días de mayor afluencia o invasión de campings y caravanas...”. Ante todas estas cuestiones, los vigilantes del litoral no aparecen, “porque probablemente no hay un empresario al que sancionar”, señala la carta registrada por Fernando Mathías en la Delegación del Gobierno.

La entrada en vigor del nuevo Estatuto de Autonomía de Canarias (otoño de 2018) dejó las competencias en materia de Costas en manos de la comunidad autónoma. El pasado noviembre, Julio Pérez señaló en el Parlamento de Canarias que estarían transferidas a mediados de este año, si bien a la FEHT no le consta “ninguna petición” al ministerio en ese sentido.

En cualquier caso, la patronal del sector alojativo de Las Palmas exige que López Orive no siga en el cargo ni un día más, es decir, que se le aparte de sus funciones ahora y no cuando se transfieran las competencias.

Compartir el artículo

stats