Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“La crisis sanitaria ha incrementado la mediación en conflictos familiares”

La magistrada Rosalía Fernández Alaya apuesta por introducir la cultura del diálogo en la formación de los juristas, centrada en el litigio

La crisis derivada de la pandemia de la Covid-19 ha ocasionado un incremento de conflictos sociales, muchos de ellos en el ámbito familiar. El número de separaciones se ha disparado y también se han registrado más casos de incumpliendo de convenios. Esto ha ocasionado que muchos abogados hayan recomendado a sus clientes que recurran a la mediación para tratar de solventar sus conflictos. Esta circunstancia se ha dado tanto en Canarias como en el resto del territorio nacional, según explicó la magistrada y presidenta del Grupo Europeo de Magistrados por la Mediación (Gemme) en el encuentro digital organizado ayer por la Diputación del Común, Prensa Ibérica y LA PROVINCIA/DLP. Alaya detalló que, incluso, “en muchas circunstancias estas mediaciones se han realizado a través de medios telemáticos”.

Para la magistrada, el actual sistema judicial necesita un cambio, porque “las sentencias no siempre resuelven el conflicto”. En ese sentido, aseguró que la sociedad “está excesivamente judicializada”. Alaya apuesta por trasladar a los ciudadanos la resolución de sus conflictos mediante el diálogo, porque es la única manera de llegar a la raíz del problema. “Siempre estaremos los jueces si se nos necesita, pero estos métodos pueden sustituir una sentencia judicial o complementarla”, afirmó.

Muchos casos han recurrido a la vía telemática para iniciar la solución de la crisis

decoration

Para que la mediación se implante con éxito en la sociedad y la ciudadanía recurra a esta herramienta como vía extrajudicial para la resolución de conflictos “es necesario que se impulse la cultura del diálogo y no la del litigio”. En concreto, se precisa que quienes se desarrollan profesionalmente en el ámbito judicial reciban formación en la gestión de conflictos y no centrada en el litigio. Se trata de “un cambio de paradigma, una mejora de la sociedad que va a ver cómo sus problemas se pueden solucionar por la vía del diálogo y no acudiendo a que una tercera persona, que no conoce nada de la situación, decida e imponga lo que se debe o no hacer”, defendió Alaya.

La presidenta del Grupo Europeo de Magistrados por la Mediación señaló en el encuentro que una gran parte de los problemas que llegan a los juzgados no se resuelven con una decisión tomada por la autoridad. Hay circunstancias en las que el fallo incluso puede llegar a agravar el conflicto. “La sentencia no suele ser aceptada por alguna de las partes, por muy ajustada a derecho que sea”, reveló Alaya. Quien aseguró también que los jueces se mueven de acuerdo a la legalidad, pero “para conseguir el valor justicia que demanda la ciudadanía se necesita tener la oportunidad de brindar a las personas una herramienta que les ayude a resolver la crisis por sí mismas”.

Alaya asegura que una sentencia no suele ser aceptada por alguna de las partes implicadas

decoration

Hasta ahora, destacó Alaya, ha habido bastantes obstáculos para la implantación de la mediación, pero últimamente se está intentando impulsar. La magistrada considera que “ha faltado una apuesta decidida por la implantación del servicio de mediación”, pero en los últimos años ha notado un cambio positivo y empieza observar que se están dando pasos en esa dirección.

Compartir el artículo

stats