El Consejo de Gobierno de Canarias ha aprobado este jueves un decreto-ley en el que fija los aplazamientos fiscales a empresas y autónomos por importe de 236 millones con el fin de ayudar y dar liquidez al tejido productivo de las Islas.

Así lo ha adelantado en rueda de prensa el vicepresidente y consejero de Hacienda, Román Rodríguez, que ha detallado que se aplaza el pago de los tributos del IGIC y el AIEM correspondientes al primer trimestre durante seis meses, de tal manera que se podrán abonar el 20 de octubre y sin intereses de demora, por importe aproximado de 194 millones.

Además, a los que se habían acogido al aplazamiento de los tributos fraccionados, se les amplía el plazo seis meses más y sin intereses, con un cantidad estimada de 41,8 millones, y se ha incluido también a los contribuyentes que ya estaban en fase ejecutiva, a quienes se les permite aplazar pagos durante otros seis meses -siempre que la pérdida de pago sea posterior a la declaración del estado de alarma-.