Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis migratoria | Crece la xenofobia en los barrios

Una concentración ilegal contra los migrantes divide a Las Rehoyas

La Delegación busca a los líderes para sancionarles por saltarse el toque de queda

Protestas en Las Rehoyas contra el Covid y la inmigración La Provincia

“No somos racistas”, aseguraba el Dj Frank Santos, mientras de fondo se oía “fuera los moros”, en su arenga a las varias decenas de personas que tuvieron “los huevos” de asistir a la concentración que tuvo lugar la noche del pasado miércoles en el barrio de Las Rehoyas, una manifestación a medio camino entre una protesta y un evento festivo con música y voladores, sin autorización de la Delegación del Gobierno y que se saltó todas las reglas de seguridad sanitarias, entre ellas el toque de queda de las diez de la noche. La concentración ha dividido el barrio, dado que hay vecinos que aseguran que no se sienten representados por las manifestaciones xenófobas y otros que aseguran que ven a los migrantes como una “amenaza” que les inquieta y les asusta y reclaman que los manden a sus países de inmediato, tras las dos reyertas acaecidas la pasada semana entre magrebíes y vecinos del barrio. La Delegación del Gobierno informó de que está buscando a los cabecillas de la concentración para multarles, mientras fuentes de la Policía Local aseguraron que no se ha reforzado la seguridad en la zona porque no hay agentes suficientes.

Acudieron a la protesta varias decenas de personas, algunas de otros barrios

decoration

“La mayoría de los que fueron a la concentración de anoche no son del barrio. De los 30 que había, sólo entre ocho y diez eran de Las Rehoyas. Estamos hartos de que nos estén llenando el barrio de pancartas con lemas que fomentan el racismo”, señaló un vecino del barrio, Ignacio, que dio un nombre supuesto porque prefirió no identificarse por miedo a los manifestantes. De hecho, los propios asistentes a la concentración manifestaron en uno de los vídeos compartidos que venían de “Tamaraceite, Zárate y el Polígono”. Por su parte, Domingo Galván, otro vecino del barrio, considera que no se puede responsabilizar a todos los magrebíes de lo que hagan cuatro delincuentes.

Imagen de la concentración celebrada la noche del pasado miércoles en el barrio de Las Rehoyas. | | LP/DLP

La Delegación del Gobierno aseguró ayer que está identificando a los cabecillas de la manifestación para imponerles una sanción administrativa por saltarse la prohibición de salir a la calle después del toque de queda, no pedir autorización para manifestarse, y no respetar las normas sanitarias básicas del estado de alarma como el taparse las bocas con mascarillas o no mantener la distancia de seguridad, con alarde de abrazos incluido. Dos furgones de la Policía Nacional se personaron en el lugar de la concentración, pero ni siquiera se bajaron y se limitaron a pasar de largo entre los aplausos de los asistentes. “Oye, ¿n o pasó la policía por aquí?”, se burlaba uno de los participantes a toro pasado.

La Delegación justifica la no intervención de la policía porque había menores

decoration

“No se actuó de manera contundente porque había niños y mujeres y gente en silla de ruedas”, justificó una portavoz de la Delegación del Gobierno la pasividad policial. “No hay cama p’a tanta gente” fue el lema más coreado, junto a su versión más insultante “No hay cama p’a tanta chusma”, en una concentración en la que también se protestó contra las normas antiCovid y contra el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, en medio de una exhibición callejera de música, voladores y petardos. Una de las pancartas decía: “Cuando una ley es injusta, lo correcto es desobedecer”.

Saltarse la cuarentena

“Las Rehoyas ha sido el único barrio que ha tenido los huevos de saltarse la cuarentena y salir a la calle”, exclamaba el Dj Santos, que añadía: “esto no es racismo, tenemos a nuestra gente multicultural aquí. Solamente que no somos gilipollas, queremos ayudas también y que nos traten bien como canarios”. Santos se ufanaba de estar “sin mascarillas, sin respetar la seguridad... esto es lo mejor del mundo, la anarquía; mejor que el Joker. Hay que repetir lo mismo en todos los barrios sin permiso del Ayuntamiento ni pinga”, unas perlas que quedaron reflejadas en u vídeo que él mismo se ha encargado de difundir.

“Están pintando en Las Rehoyas una realidad que no es cierta y fomentan el racismo”

decoration

María, otra vecina de Las Rehoyas de toda la vida que prefiere no dar su nombre real, asegura que se enteró de la manifestación por los vídeos que le empezaron a llegar sobre las doce de la noche. “También me enteré por la prensa de los altercados que ha habido, pero es un tema que me preocupa porque esto va a más y la gente sale con miedo porque ha visto lo que pasó en Mesa y López y que a una mujer le intentaron robar el bolso. Y que van siempre juntos a todas horas y por aquí pasan con frecuencia. Menos de cuatro nunca van”, subraya María, quien se queja de que “lo malo de esta gente, y por eso infunden respeto, es que no pelea con los puños sino con arma blanca, que digo yo de dónde sacarán esos cuchillos tan grandes que parecen espadas. Ese es el miedo. El barrio ha cogido respeto por eso, porque te amenazan con cuchillos para robar y si te resistes, como pasó aquí debajo, a puñalada limpia”.

“No podemos responsabilizar a toda la población migrante por los delitos de cuatro individuos” “¿Si un alemán o un rubio inglés delinquen, ajusticiamos a todos los ingleses o alemanes?”

Domingo Galván - Vecino

decoration

“El barrio”, sostiene María, “ha decidido que aquí no vienen [los magrebíes] porque hay gente que roba y también hay problemas de adicciones. Como dijo Arcadio Díaz, quien se porte mal que lo repatríen automáticamente. Yo como no salgo, no tengo miedo, pero al mismo tiempo siento respeto por lo que veo en las noticias y los vídeos que me mandan. Los vecinos de aquí se han puesto en su sitio para que no vuelva más esa gente por aquí”.

No piensa lo mismo Ignacio, otro vecino de Las Rehoyas, quien califica de “episodios puntuales” las reyertas en las que se enfrentaron residentes del barrio con jóvenes magrebíes, al tiempo que añade que si los de la concentración “querían denunciar algo no lo hicieron de la debida forma, montando ese pitote, tirando petardos y armando escándalos”.

“Este es el único barrio que ha tenido los huevos de saltarse la cuarentena y salir a la calle” “Esto no es racismo. Tenemos a nuestra gente multicultural aquí. Queremos ayudas también y que nos traten bien”

Dj Frank - Cantante

decoration

A juicio de Ignacio, “la inmigración ha sido la excusa” para montar la movilización de protesta. “Hay personas de otros barrios que han decidido concentrarse en Las Rehoyas, no sé por qué. Me imagino que han visto la oportunidad de hacerlo y la han aprovechado”, resalta. En cuanto a las reyertas considera que “ha habido violencia por ambas partes, cosa que no aprobamos”, pero porque haya uno o dos episodios “no se puede generalizar” y demonizar a todos los marroquíes.

“El barrio ha decidido que aquí no vienen más porque hay gente que roba y tiene adicciones”

María - Vecina

decoration

Aclara que los migrantes que conoce de toda la vida “es una gente un montón de respetuosa, se aíslan entre ellos. Si hay un problema a nivel comunitario, nos ayudamos. Lo que ha pasado ha sido algo puntual, no es algo que se vea de manera frecuente y creo que no se va a volver a repetir”. Señala que los vecinos con los que habla están “totalmente indignados y rechazan esas pancartas y pintadas en contra de los migrantes. Están pintando Las Rehoyas como algo que no es cierto y solo fomentan el racismo. No nos representan. Tenemos inquietud por la inmigración, pero es un tema que tienen que gestionar los gobiernos, no creo que los ciudadanos deban tomarse la justicia por su mano”.

“Lo que ha pasado aquí es algo puntual. Rechazamos esas pintadas que no nos representan”

Ignacio - Vecino

decoration

Algo parecido opina Domingo Galván, quien considera también que las peleas son “un episodio ocasional. No podemos responsabilizar a toda la población migrante por los hechos que cometen cuatro individuos. Esas personas han delinquido, pero como puede delinquir un canario de aquí o un rubio de Inglaterra. ¿Si un alemán comete un delito, ajusticiamos a todos los alemanes? No podemos decir que son todos delincuentes. No podemos olvidar que todos podemos ser migrantes y si tenemos que hacerlo de manera irregular lo haríamos. Mientras la gente habla de los migrantes no pone el foco en el gran problema del paro que tenemos encima”.

Compartir el artículo

stats