La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) y el Sindicato Unificado de Policía (SUP) han trasladado este miércoles a CC las carencias de personal y material que tienen estos cuerpos para hacer frente al repunte migratorio y los altercados registrados en zonas del archipiélago.

Sus portavoces, Juan Couce (AUGC) y José Luis Guedes (SUP), han declarado a los periodistas, tras reunirse con el secretario general de CC en Gran Canaria, Pablo Rodríguez, que llevan meses pidiendo refuerzos.

Rodríguez ha indicado que CC ha iniciado una ronda de reuniones para preparar nuevas iniciativas, que trasladará a las Cortes y otras instituciones donde tenga representación, así como a los medios de comunicación, para insistir en su denuncia sobre la "dejación de funciones" que, a juicio de este partido, hace el Gobierno de la Nación respecto a este fenómeno y la necesidad de que cambie su política migratoria de "retención", ya que convierte a Canarias en una "cárcel".

Según Rodríguez, el trato que se da a los inmigrantes en los nuevos campamentos que se han creado en las islas es "indigno" y, además, el fenómeno migratorio está "afectando a la convivencia".

Los inmigrantes llegados en pateras y cayucos no quieren quedarse en Canarias, sino seguir su viaje al continente europeo, ha señalado Rodríguez, que ha recordado que en la anterior crisis de 2006 sí hubo una política de derivaciones.

El pueblo canario es solidario, pero la nueva política de "ocultismo" y de falta de diálogo "genera situaciones como las vividas", ha añadido el líder de CC en Gran Canaria.

Guedes ha destacado el incremento "considerable" en la carga de trabajo que ha supuesto la continua llegada de inmigrantes y ha dicho que los 300 policías que serán trasladados a las islas próximamente suponen un "alivio", pero es "insuficiente", dado el déficit de personal de Canarias, al tiempo que ha demandado más medios materiales.

Se ha referido a la situación "muy difícil" que se llegó a vivir el pasado verano en el muelle de Arguineguín, en Gran Canaria, en donde tuvieron que atender a entre 1.000 y 2.000 inmigrantes algunos fines de semana, y compañeros sufrieron "desfallecimientos" debido a la carga de trabajo, a las complicaciones por la covid-19 y a las exigencias de la Ley de Extranjería, que fija en un plazo máximo de 72 horas el tiempo que estas personas pueden estar retenidas para su filiación.

El portavoz de la AUGC ha abundado también en la falta de personal, que afecta no solo al sur de Gran Canaria, que ha concentrado el mayor volumen de llegadas de inmigrantes, y donde se superan las 50 plazas vacantes, al igual que en el norte de la citada isla y el resto del archipiélago.

Ha indicado que ante el incremento en la frecuencia e intensidad de los altercados protagonizados por inmigrantes alojados en hoteles y apartamentos han recibido refuerzos del grupo de antidisturbios de Tenerife, formado por 21 agentes, si bien ha remarcado que desde el pasado mes de diciembre llevan demandando más personal en el sur de Gran Canaria.

Así mismo, ha señalado que las cifras facilitadas por la Delegación del Gobierno en Canarias no reflejan el número de altercados que se han producido porque muchos no se denuncian.

El portavoz de la AUGC ha trasladado a CC su preocupación por la falta de agentes que habrá en los aeropuertos canarios cuando se reactive la actividad turística para atender el control del pasaje procedente de Reino Unido tras el Brexit y ha advertido del "colapso" que se producirá.

Ha insistido en que es preciso reforzar las plantillas en las islas para poder cumplir con la nueva normativa derivada del Brexit y ha aventurado que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, se verá obligado a dimitir cuando esa situación se produzca.