Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las autoridades españolas recomiendan no sobrevolar el Sáhara Occidental

El Centro de Control de Gran Canaria pide a los pilotos “especial precaución” en las operaciones aéreas al reavivarse el conflicto entre Marruecos y el Frente Polisario

Un camión en el control fronterizo del paso de Guerguerat el 14 de noviembre, un día después de reiniciarse el conflicto.

Un camión en el control fronterizo del paso de Guerguerat el 14 de noviembre, un día después de reiniciarse el conflicto.

Enaire, la empresa pública española encargada de gestionar la navegación aérea, desaconseja sobrevolar el Sáhara Occidental, donde se ha reavivado el conflicto entre Marruecos y el Frente Polisario. El Centro de Control de Gran Canaria (GCCC) dio el aviso el 4 de febrero pidiendo “especial precaución” durante las operaciones aéreas en la zona.

La NoTam (Notice To Airmen, por sus siglas en inglés) de las autoridades españolas –una NoTam es una alerta a los pilotos sobre los posibles peligros de un trayecto– afecta a las rutas UY601, UR975 y UN728. Las dos primeras son pasillos aéreos que en ocasiones usan los aviones que van de Europa a Sudamérica. La UN728 es la que discurre de Canarias al Sáhara Occidental. El aviso del Centro de Control de Gran Canaria se dirige así a los pilotos de todas las aeronaves civiles que pasen por el espacio aéreo del Sáhara Occidental, cuya jurisdicción se reparten España y Senegal.

La Organización Internacional de Aviación Civil (OACI) responsabiliza a España de la gestión de la mayor parte del espacio aéreo del Sáhara Occidental. La parte correspondiente al territorio de la colonia abandonada en noviembre de 1975. Por eso Enaire figura en los organismos internacionales como gestora de la navegación aérea en España pero también en el Sáhara. Para esa mayor parte del espacio aéreo –destacada en rojo en el mapa de la derecha–, las autoridades nacionales recomiendan “evitar por completo los sobrevuelos”, según desveló Ops Group –sitio web especializado en aviación civil– y avanzó en España Ignacio Cembrero en El Confidencial.

Rabat asegura que su aerolínea nacional, la RAM, está operando sin ninguna incidencia

decoration

La recomendación de no volar alcanza a las rutas UN728, la que une a las Islas con el Sáhara Occidental, y UY601, que discurre casi de forma longitudinal por el espacio aéreo de la zona. En estos momentos no hay ningún avión usando de forma regular la UN728, cerrada por las restricciones de movilidad para contener el avance del coronavirus. La compañía Binter volaba a Dajla y El Aaiún, pero las operaciones se han suspendido por la pandemia. No obstante, la RAM –la Royal Air Maroc, la aerolínea nacional de Marruecos– sí mantiene operaciones sin contratiempos.

El cónsul de Marruecos en Canarias, Ahmed Moussa, explica que hay continuos vuelos nacionales y que no ha sucedido nada. Además, las aeronaves de compañías españolas han seguido usando el pasillo aéreo UY601 en sus vuelos hacia el Cono Sur sin que tampoco se hayan registrado incidencias. Sin embargo, Enaire también recomienda no volar por debajo de 24.500 pies en la pequeña parte del espacio aéreo del Sáhara Occidental bajo el control de Senegal, es decir, en la ruta UR975.

Las autoridades españolas recomiendan no sobrevolar el Sáhara Occidental

Detrás del aviso de las autoridades españolas está el recrudecimiento de la disputa entre el Ejército marroquí y el Polisario. Un “conflicto de baja intensidad”, según Estados Unidos, que se inicia el 13 de noviembre, cuando las Fuerzas Armadas Reales de Marruecos desalojan a un grupo de manifestantes del Polisario que bloquea la carretera entre el puesto de Guerguerat y la aduana de la vecina Mauritania. Los militares marroquíes abandonaron el paso fronterizo de Guerguerat –la puerta del Sáhara Occidental a Mauritania– sin que se produjeran víctimas y tras desbloquear el tráfico. Pero Guerguerat está dentro de la zona de no intervención definida en el Acuerdo Militar Número 1, que la ONU firma, por separado, con Marruecos y el Polisario. En él se establece que no puede haber hombres armados en esa zona de no intervención. La entrada del Ejército marroquí en el área desmilitarizada es el detonante de la respuesta del Polisario: romper las hostilidades con ataques de baja intensidad. No obstante, Rabat asegura que los manifestantes saharauis llevan armas de fuego cuando su Ejército entra en Guerguerat –con lo que sería el Polisario el que habría incumplido el acuerdo militar– y que incluso abren fuego.

En cualquier caso, la preocupación de España no es tanto por lo que está sucediendo como por lo sucedido en el pasado. Sobre todo después de que la Administración Federal de Aviación (FAA) de los Estados Unidos alertara de los peligros de la reanudación del conflicto. La autoridad de aviación civil del país norteamericano avisa el mismo 13 de noviembre de que el Polisario podría contar con sistemas de defensa antiaérea y misiles tierra-aire. La FAA calcula que los misiles pueden alcanzar aparatos que vuelen a menos de 11.483 pies, como los drones u otras aeronaves.

Estados Unidos alerta sobre el riesgo para la aviación comercial en la zona

decoration

La FAA recuerda en la nota publicada por safeairspace.net –base de datos de zonas de conflicto y de riesgo– que durante la Guerra del Sáhara Occidental, de 1975 a 1991 –el alto el fuego ha durado 29 años–, el Polisario dispara misiles SA-7 contra aviones militares pero también civiles. En 1985 derriba un avión civil Dornier Do 228 que vuela a 9.000 pies y mata a sus tres tripulantes al confundirlo con una aeronave militar marroquí. En 1988 derriba otros dos aviones civiles Douglas DC-7CF.

El representante para España del Frente Polisario, Abdulah Arabi –de visita ayer en Canarias–, apunta que el hecho de que España emita las NoTam sobre la mayor parte del espacio aéreo del Sáhara Occidental demuestra que sigue siendo la potencia administradora. “En los últimos tres meses Marruecos ha intentado agredir al pueblo saharaui y ha roto el alto el fuego, por lo que existe una situación de guerra”, asegura Arabi.

En cambio, desde Rabat niegan que haya un estado de guerra en el Sáhara y afirman que el Polisario trata de dañar la imagen del país con una campaña mediática en su contra.

La presión sobre España


España trata de quitarse responsabilidades sobre el Sáhara Occidental. El 16 de noviembre, tres días después del conflicto en el paso fronterizo de Guerguerat, los diputados de Más País Íñigo Errejón e Inés Sabanés le preguntaron al respecto al Gobierno de Pedro Sánchez, y la respuesta fue la misma que la de los últimos 20 años: España no tiene responsabilidad en relación con el Sáhara. Sin embargo, la presión internacional sobre España, aunque sea más formal que real, sigue existiendo. El ejemplo es el de la Organización Internacional de Aviación Civil (OACI), para quien el país es responsable de la gestión del espacio aéreo de la antigua provincia del Sáhara español. En ello hizo ayer hincapié el representante para España del Frente Polisario, Abdulah Arabi. Arabi, que se encuentra en Gran Canaria en visita institucional a las Islas, insistió en el objetivo de “la libertad e independencia” del Sáhara Occidental. Mientras, Marruecos prepara una nueva etapa del importante plan de desarrollo de lo que para Rabat son sus provincias del sur. | M.Á.M.

Compartir el artículo

stats