Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Unas 400 personas exigen en Las Raíces el libre tránsito de personas a Europa

Migrantes y vecinos se manifiestan a las puertas del centro de Tenerife v El próximo miércoles está previsto un vuelo de deportación a Senegal y genera preocupación

Los migrantes de Las Raíces, en Tenerife, en la concentración de ayer

Los migrantes de Las Raíces, en Tenerife, en la concentración de ayer

Unas 400 personas se concentraron ayer frente al campamento de acogida de migrantes de Las Raíces, en La Laguna -donde se han trasladado a personas llegadas en cayucos y pateras de los hoteles de Gran Canaria-, para reclamar un cambio en las políticas migratorias de las autoridades españolas y europeas, así como su libre tránsito hacia la Península y otros países, con el objetivo de que puedan encontrarse con familiares, trabajar, ganar dinero y poder mantener a los seres queridos que quedaron en sus zonas de origen.

El acto se desarrolló en un ambiente de reivindicación, pacífico e, incluso, festivo en varios momentos, con la muestra de diversas pancartas con mensajes alusivos a los deseos de los afectados y numerosas intervenciones de varones magrebíes y subsaharianos, que se expresaron en árabe, francés o inglés. Uno de los mensajes recurrentes fue que no son delincuentes ni criminales, por lo que no comprenden que tengan que estar concentrados, en un lugar donde solo pueden dormir y comer. Entre otras carencias, algunos hombres en situación irregular lamentan que en el citado recurso del Ministerio de Migraciones no se les ofrecen actividades formativas para fomentar su integración en el país o acciones de ocio.

Babasy, un joven mauritano, planteó que “queremos salir del campo porque no tenemos condiciones dignas y hay demasiadas personas, de países diferentes, que hablan distintos idiomas, que no se entienden, por lo que puede haber conflictos”. A juicio de Babasy, el campamento de Las Raíces se ha “organizado mal, porque han mezclado a mucha gente de diversos orígenes”. Critica que, tras cuatro meses, “nadie nos da información y no saben si va a haber deportaciones” a África o traslados a la Península, “y esa incertidumbre genera mucho estrés”. Otro de sus problemas es que en las carpas puede haber más de 30 o 40 personas, muy cerca unas de otras, algunas no pueden descansar, porque hablan y molestan a otras. Babasy y sus compañeros reconocen que tienen mucho miedo, porque saben que el próximo martes, día 24, habrá un vuelo de devolución a Senegal.

Domingo Méndez o Rayco con su pareja y sus dos hijos pequeños fueron a la manifestación por “un sentido mínimo de humanidad” y porque la emigración es consustancial al ser humano en momentos de penuria en los países de origen.

Paralelamente, Vox convocó ayer sendas caravanas de coches en ambas capitales para pedir “una Canarias libre de inmigración ilegal”. Esta formación rechaza la petición del Gobierno de Canarias de redistribuir por el territorio español a los migrantes que llegan al Archipiélago, una medida que sostiene que, de llevarse a cabo, “consolidará a las islas como ruta de las mafias de la inmigración ilegal para acceder a la Europa continental”, según expuso su diputado en el Congreso por Las Palmas, Alberto Rodríguez.

Por otro lado, el senador de Coalición Canaria-PNC, Fernando Clavijo, interpelará este martes al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en el pleno de la Cámara Alta por la “nula” política de derivaciones de migrantes a la Península, que el propio Gobierno de España cifró el pasado mes de diciembre en torno al 10% de las personas llegadas de forma irregular a las Islas.

Diez bebés en una nueva patera


Un total de diez bebés viajaba en el último cayuco de migrantes africanos rescatado por Salvamento Marítimo rumbo a Gran Canaria, donde fueron desembarcadas las 48 personas que iban a bordo pasada la medianoche de este viernes. Junto a los bebés, formaban parte de la expedición 22 varones adultos, un niño y 15 mujeres, que fueron llevados al muelle de Arguineguín por Salvamento Marítimo. El centro coordinador en Las Palmas recibió un aviso de una posible embarcación no identificada en aguas próximas a Gran Canaria captado por los radares del sistema integral de vigilancia exterior SIVE y movilizó su Salvamar Macondo, que salió en su búsqueda al tiempo que se alertó a los barcos presentes en la zona por si podían aportar algún tipo de información.

Compartir el artículo

stats