Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hipólito Cabrera: “Es denunciable que los políticos digan que estamos encima del muerto para que nos dé sus bienes”

Nosotros simplemente lo que hemos hecho es lo que nos ha obligado a hacer el Gobierno: registrar las propiedades que, efectivamente, eran nuestras

Hipólito Cabrera, vicario general de la Diócesis de Canarias.

Hipólito Cabrera, vicario general de la Diócesis de Canarias.

La Iglesia tiene un gran número de propiedades de las cuales muchas no son estrictamente para el culto religioso. Se está dando la sensación de que se están apropiando de terrenos o fincas.

¡Mire qué bonito! Nosotros simplemente lo que hemos hecho es lo que nos ha obligado a hacer el Gobierno: registrar las propiedades que, efectivamente, eran nuestras. O sea, que eso es lo que se ha hecho. ¿Y cómo se ha hecho? Pues justamente como el Gobierno plantea, que es con la Ley Hipotecaria, pero quiero decir que nosotros lo que normalmente tenemos son propiedades de herencias o de donaciones, por ejemplo, en Fuerteventura. Allí lo que tenemos es un legado de una donación de una familia, que es la familia Rugama.

Sí, en el listado que ha remitido el Gobierno central al Congreso sobre las inmatriculación de bienes de la Iglesia aparecen 48 fincas rústicas en Puerto del Rosario, pastos en Betancuria, muchos terrenos, vaya.

Es que la familia Rugama, y estoy hablando ya de hace 50 años, hizo una donación de todas sus propiedades. Los padres de Rosita la dejan como heredera universal de todas sus propiedades y Rosita, que es soltera y que cuida la iglesia, se va a Tenerife, muere en Tenerife y dona a la Diócesis de Canarias todas las propiedades que tiene en Fuerteventura, que son ciento y pico, y lo único que se ha hecho es elevarlas a escrituras y registrarlas porque así lo exige la normativa actual, pero eso es una donación que hace esta mujer a la Iglesia.

Me han comentado que es un follón para ustedes gestionar todas estas fincas.

Para nosotros es más un dolor de cabeza, porque tú no estás pendiente de que el vecino cambie el listón de esta parcelita que está en medio de otra parcela, y ahora tiene un poco más de terreno; eso por un lado, y, por otro lado, todo lo que supone el mantenimiento, el cuidado de todas estas propiedades, o, por ejemplo, un camino que tiene que pasar por ellas y tienes que aportar para la carretera que se ha de hacer. Es decir, tenemos que arreglar todo ese tipo de cuestiones, por lo que muchas veces estas propiedades nos crean muchas más dificultades que ventajas.

Analizando el listado, ustedes también son propietarios de las plazas públicas en las que están las iglesias. ¿Eso no debería ser de los ayuntamientos ?

Le pongo un ejemplo. En Puerto del Rosario donde está el campo de fútbol, el campo de lucha, la casa parroquial, la plaza, que incluso la mitad de una parte la tiene el Ayuntamiento, responde a que antes se daban tantas hectáreas, pero esas hectáreas se convierten en lo que es la plaza la Iglesia, la casa parroquial y todo eso era lo que la gente donaba para la Iglesia.

Pero tienen muchas plazas. En Ingenio , en Teror...

En Ingenio le hablo de la plaza de La Pasadilla, porque estuve un año de cura allí, en Ingenio, y eso fue una donación y se construye la iglesia, la plaza... Nosotros tenemos una parte porque la otra parte se las cedimos al Ayuntamiento. Le pongo otro ejemplo: la plaza de El Palmar, de Teror. Esa plaza es nuestra, de la parroquia, e hicimos un convenio con el Ayuntamiento que se encarga del mantenimiento, del uso y está al servicio del barrio de El Palmar, pero el suelo es propiedad nuestro por la sencilla razón de que fue una donación de una familia, que es familia mía, de mis abuelos, que donaron todo ese terreno a la Iglesia.

¿Y, por ejemplo, dos solares en construcción en La Isleta que no tienen nada que ver con el uso eclesiástico?

Le explico. En un momento determinado se firmó un convenio con el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, donde nosotros cedimos concretamente el parking de San Telmo, que era propiedad nuestra, y se permutó por una serie de parcelas en distintas zonas donde se podrían instalar iglesias parroquiales, salones parroquiales, servicio social, y unos fueron por La Isleta, otro por Almatriche, por La Feria...

Cuando usted ve que se dice que se están quedando con los terrenos de particulares, ¿qué piensa?

Mire, el otro día estaba viendo la tele y dije: ¡Esto es denunciable! Un político diciendo que nosotros estábamos encima, en la cabecera de la cama, diciéndole al muerto que, por favor, que se lo dejara a la Iglesia. En ese momento pienso: Señor, me gustaría que me dijeran cuándo se ha hecho eso y dónde se ha hecho. Le pongo otro ejemplo. Hace tres meses una señora vino a donar un piso y yo inmediatamente le dije que no se lo podía aceptar si no me garantizaba que tenía el futuro resuelto de su vida y me respondió: no, yo lo quiero donar porque me quito un muerto de encima, porque me está creando unos gastos que no quiero tener y voy a donarlo a la Iglesia y el futuro lo tengo resuelto porque tengo un sueldo y tengo otro piso en otro lado. Cuando fuimos a hacer la escritura ante el notario le hizo esta misma pregunta. Incluso tengo todos los datos de esta señora por si las cosas se le complican por lo que fuera y nosotros la ayudaríamos como lo hemos hecho con otras familias porque, moralmente, no puedo dejar de ayudar y si usted me dice que va a dar una parcela y dentro de unos años lo está pasando mal yo le tengo que ayudar. Pero, bueno, este tipo de cuestiones que van sucediendo es la historia que siempre nos ha tocado vivir, porque si dijera que tengo la conciencia de que he robado, entonces sí me sentiría culpable, pero cuando es todo lo contrario... Además, el problema es que antes no se podía registrar nada, el Gobierno no permitía registrar nada. La Catedral de Las Palmas no estaba registrada y se registró hace unos años atrás.

Otra cosa que también se les achaca es que con todas estas propiedades se ahorran pagar impuestos como el IBI y otros impuestos.

Ese es un tema mucho más serio porque igualmente lo ahorran pagar los partidos políticos, como lo ahorran pagar los sindicatos, y el día que lo paguemos todos lo pagamos todos. En eso nosotros no tenemos ningún problema: el día que tengamos que asumir cualquier pago lo haremos, pero todos por igual.

Cuando se ve que en Canarias tienen 582 bienes y muchos de ellos no son eclesiásticos debe reconocer que llame la atención.

¡Como si nosotros tuviéramos una fortuna! Pero yo le diría que de esas 532 propiedades cuántas estamos utilizando para acoger a los más desfavorecidos, por ejemplo, los comedores sociales que están en esa propiedad; las casas de acogida que tenemos están en esas propiedades o las casas de mujeres maltratadas, pero eso no se dice, solo se dice que tenemos la Catedral o no sé cuánto. Mire, acabo de terminar de hacer la obra de la iglesia de San José donde una parte es de tema social para Cáritas, para la acogida de toda la zona de un barrio de una de las periferias que tiene una situación marginal. Fue un acuerdo que hicimos con Hiperdino donde nosotros pusimos el suelo, que sigue siendo nuestro, y ellos construyeron allí todo el edificio y una parte es para ellos y otra parte para nosotros y hemos aprovechado para hacer muchísimas cosas.

El Estado ha abierto la vía de la posibilidad de reclamaciones de los particulares al airear estas propiedades. ¿Tienen documentos que aportar?¿Se esperan reclamaciones?

Cuando nosotros los llevamos a registro es porque tenemos documentos y podemos hacerlo, porque además no me lo permite el registrador y algunas propiedades donde el testamento se presta a confusiones está en el juzgado porque es el juez el que tiene que dictaminar y, de hecho, si tenemos una propiedad que no está del todo clara tiene que pasar primero por notario y son los jueces los que tienen que dictaminar eso.

El Gobierno PSOE -Podemos está abanderando todas estas cuestiones sobre sus propiedades. ¿Qué le parece?

Bueno, si ellos quieren entrar y descubrir, como no tengo nada que ocultar... Nosotros somos transparentes en ese sentido. Damos cuenta y nuestras cuentas se hacen públicas todos los años y se mandan a todas la parroquias. Todos los años en el mes de noviembre es cuando hacemos el balance del presupuesto y publicamos lo que nos entra, lo que nos sale, dónde va y de dónde viene.

Compartir el artículo

stats