Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Torres opta por dejar en manos de Ferraz la elección del nuevo senador

El bloqueo entre Tenerife y Blas Acosta fuerza el aplazamiento de la votación de la Ejecutiva

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Ángel Víctor Torres. Detrás a la izquierda Blas Acosta y a la derecha Sebastián Franquis. Efe

El bloqueo existente en el seno del PSOE para pactar el nombre del nuevo senador autonómico socialista forzó ayer el aplazamiento de la reunión de la Comisión Ejecutiva Regional que había sido convocada en Santa Cruz de Tenerife. Ante la imposibilidad de lograr un consenso, el secretario general de la formación y presidente del Gobierno, Ángel Víctor Torres, ha puesto el asunto en manos de la dirección nacional del partido para que sea la Secretaría de Organización, cuyo titular es José Luis Ábalos, la que decida el nombre del candidato.

Las posiciones siguen muy cerradas. La dirección del PSOE de Tenerife exige a Torres que cumpla con su compromiso de que la plaza del Senado por designación autonómica es para un socialista tinerfeño. Toda la organización de la isla ha cerrado filas en torno a Santiago Pérez y fuentes socialistas advierten que desde la dirección insular incluso se ha llamado a Ferraz para presionar en favor de su candidato.

Sin embargo, el cierre de Tenerife no implicaba que pudiese ganar la votación que se iba a celebrar en la Ejecutiva, pero tampoco el otro candidato, Blas Acosta, tenía la completa seguridad debido a las dificultades para viajar desde algunas islas por las restricciones de la pandemia. La exigencia estatutaria de que la reunión sea presencial para votar impedía a Acosta contar con los votos necesarios ya que, según el dirigente majorero, cuenta con el apoyo de Lanzarote, El Hierro y La Gomera y parte de Gran Canaria, mientras que Tenerife solo tiene garantizado el respaldo de La Palma.

Los problemas judiciales de Acosta juegan en Madrid a favor de Santiago Pérez

decoration

Las llamadas y contactos de última hora no fueron suficientes porque ni Tenerife ni Acosta ceden en sus pretensiones. Finalmente la dirección regional decidió aplazar la reunión, por lo que hoy el pleno del Parlamento no votará la elección de un nuevo senador porque el PSOE no presentará un candidato. En su comunicación de aplazamiento, los socialista reflejan que la votación implica la presencia de los miembros de la Ejecutiva según sus estatutos: “Ante el hecho de que miembros de este órgano no pueden estar presentes por imposibilidad de desplazamiento desde sus islas de origen debido a las condiciones sanitarias, y a fin de respetar el derecho de todos ellos, se ha acordado que la Ejecutiva extraordinaria quede aplazada a una nueva fecha”.

La reunión convocada a una hora tardía, en la capital tinerfeña y con los problemas de desplazamiento favorecía a priori las pretensiones de Tenerife de que saliera su opción, algo que ha concitado también el rechazo y malestar de dirigentes del partido de otras islas.

En vista del enroque de las dos posturas, la dirección regional del partido pretende que sea Ferraz quien decida finalmente el candidato, lo que también supone una papa caliente para la dirección federal porque ambos aspirantes son pesos pesados dentro del partido, si bien la situación de los dos es diferente ya que Blas Acosta tiene sus problemas judiciales más avanzados al contar con una petición de la Fiscalía de apertura de juicio oral, mientras que ahora tiene en ciernes una nueva imputación también de su etapa en el Ayuntamiento de Pájara. Hay sectores socialistas que cuestionan que Acosta sea designado senador cuando el PSOE ha sido siempre crítico con otras formaciones cuando han elegido senadores autonómicos para ser después aforados ante investigaciones judiciales como fueron los casos de los nacionalistas Miguel Zerolo, exalcalde de la capital tinerfeña, y Fernando Clavijo, expresidente del Gobierno. En este sentido, fuentes socialistas ven muy difícil que Ferraz se incline por el aún presidente del Cabildo de Fuerteventura, lo que favorece la candidatura de Santiago Pérez, que aún no tiene imputación.

El líder del PSOE evita enfrentarse con la dirección tinerfeña, que exige el escaño

decoration

La intención de Torres de desbloquear la situación con la propuesta de un tercer nombre de consenso sigue sin fructificar, aunque no se descarta que la dirección nacional del partido también lo haga mientras el candidato o candidata sea tinerfeño.

El líder del PSOE quiere evitar que llegue la sangre al río con un nuevo enfrentamiento con la dirección del partido en Tenerife. En marzo está previsto que se convoque el Comité Regional para, entre otras cuestiones, aprobar el calendario congresual y es muy probable que el congreso se celebre en diciembre. A esa cita Torres aspira a llegar como único candidato para renovar como secretario general y para ello necesita de los equilibrios internos que le auparon al liderazgo del partido, primero, y a la candidatura a la Presidencia del Gobierno, después.

Tenerife está ahora midiendo sus fuerzas no tanto con Blas Acosta sino con el propio Torres, según explican fuentes socialistas, y tras la irrupción del dirigente majorero y la imposibilidad de alcanzar un consenso el líder del PSOE ha preferido dejarlo en manos de Ábalos.

Compartir el artículo

stats