Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis migratoria | Tensión con el Estado

Migraciones se da hasta mediados de marzo para desalojar los hoteles

Todos los campamentos de acogida previstos en el Plan Canarias estarán operativos la próxima semana | Ayer comenzó el traslado de migrantes al cuartel Las Canteras

Llegada de los inmigrantes al antiguo cuartel de Las Canteras, en La Laguna. | | ANDRÉS GUTIÉRREZ

Llegada de los inmigrantes al antiguo cuartel de Las Canteras, en La Laguna. | | ANDRÉS GUTIÉRREZ

La próxima semana estarán abiertos todos los campamentos previstos en el Plan Canarias para acoger a personas llegadas a las Islas de manera irregular. Esto permitirá desalojar por completo y de manera progresiva los establecimientos turísticos del sur de Gran Canaria en los que el Ministerio de Inclusión y Migraciones alojaba a más de 7.000 migrantes de forma temporal. Hace un mes, el ministro de Migraciones, José Luis Escrivá, afirmó que su expectativa era que los hoteles estuvieran vacíos antes del 15 de febrero, pero no cumplió su objetivo. Los ayuntamientos de Mogán y San Bartolomé de Tirajana se han movilizado y han presentado múltiples quejas para que el Ministerio acelerara el proceso de desalojo. Incluso, Mogán puso como ultimátum para el desalojo total el 31 de diciembre de 2020, medida que no tuvo éxito.

El despliegue de recursos alojativos avanzó ayer con la apertura del campamento levantado en el cuartel de Las Canteras en La Laguna (Tenerife), hacia donde ya se ha iniciado el traslado de migrantes. El plan se culminará con el despliegue en los próximos días de la nave que Bankia cedió temporalmente en el polígono de El Sebadal, en la capital grancanaria, según ha informado el departamento que dirige Escrivá. De esta forma, terminará la puesta en marcha de los seis nuevos emplazamientos propios en tres islas –Gran Canaria, Fuerteventura y Tenerife– que contemplaba el Plan Canarias, aprobado el pasado mes de noviembre para afrontar el incremento de llegadas de inmigrantes y que permitirá disponer de más de 7.000 plazas de acogida en el Archipiélago, donde hace un año había menos de mil.

Con estos nuevos emplazamientos, la mayoría en terrenos militares, se han ido liberando varias plazas hoteleras que transitoriamente han servido como recurso de acogida de emergencia, a cuyo “cierre definitivo” se procederá en las próximas semanas conforme se vayan derivando a los inmigrantes a esos campamentos.

Además de Las Canteras y la nave de El Sebadal, con 1.642 plazas y 500, respectivamente, se han levantado campamentos en el cuartel de Las Raíces, en Tenerife (1.200 plazas); en el antiguo del regimiento Canarias 50, en Las Palmas de Gran Canaria (1.190); en el Colegio Léon (630), en la misma ciudad, y en la zona de El Matorral, en Fuerteventura (648). Las entidades que gestionarán estos recursos son la Fundación Cruz Blanca (Colegio León y El Sebadal), Cruz Roja (Canarias 50 y El Matorral), ACCEM (Las Raíces) y la Organización Internacional para las Migraciones, OIM (Las Canteras).

La nave de El Sebadal recibirá a los primeros migrantes en los próximos días

decoration

Además, el despliegue de los recursos de acogida se ha llevado a cabo priorizando la contratación de proveedores locales y personal de las islas, por lo que a 15 de febrero se había procedido a contratar a 761 personas –437 trabajadores de atención directa y 323 trabajadores de servicios básicos y auxiliares– para gestionar los nuevos recursos de acogida del Plan Canarias.

Durante el despliegue del operativo del Plan Canarias, la Secretaría de Estado de Migraciones ha contado con el acompañamiento de la Oficina Europea de Apoyo al Asilo (EASO), que ha supervisado el estricto cumplimiento de los estándares internacionales de acogida. El Ministerio ha creado una Unidad dedicada exclusivamente a la coordinación migratoria en las islas, con la finalidad de realizar un seguimiento continuo. Esta central de emergencias comenzó a operar en noviembre, y continúa ejerciendo como eje vertebrador de las derivaciones a cada recurso de acogida del Ministerio.

El año pasado alcanzaron las costas de Canarias 23.023 migrantes en situación irregular, un 756,8% más que el año anterior, cuando fueron 2.687. En 2020 llegaron al Archipiélago 745 cayucos frente a los 129 de 2019. Solo a lo largo del mes de enero arribaron a las Islas más de 2.100 personas en patera. La primera solución al repunte de la presión migratoria a través de la ruta atlántica fue la apertura en agosto del campamento Arguineguín, que se convirtió en “el muelle de la vergüenza”. Bajo sus carpas llegó a haber hasta 2.600 personas hacinadas. A finales del mes de noviembre el muelle quedó vacío y se dio por concluido uno de los episodios más oscuros de la crisis humanitaria.

Migraciones trasladó progresivamente a los irregulares a varios hoteles del sur de Gran Canaria y explicó que se trataba de una medida temporal. A pesar de que los alcaldes de los dos municipios turísticos en los que están situados los establecimientos se mostraron contrarios a esta decisión y han luchado para que Migraciones libere los hoteles, el Ministerio no ha cumplido los plazos que ha ido estableciendo.

El traslado de migrantes hacia los recursos del Plan Canarias ha sido lento, escalonado y no ha estado exento de polémica. Las condiciones de los barracones en los que han reubicado a los migrantes son precarias y la situación se empeoró en los días de lluvia, cuando los campamentos sufrieron inundaciones y se convirtieron en barrizales.

En mejores condiciones

En la mañana de ayer llegaron al campamento de Las Canteras, en La Laguna, los primeros cien migrantes subsaharianos que acoge el antiguo cuartel, el segundo de estas características que se abre en el municipio tinerfeño. Frente a lo ocurrido en Las Raíces hace tres semanas, esta vez los africanos no se opusieron a quedarse en el lugar. En el nuevo recinto, el alojamiento se hace en edificaciones ya existentes que se han acondicionado para la ocasión, mientras que en Las Raíces se halla en carpas sin calefacción ni accedo a internet. De hecho, la inexistencia cobertura es una de las quejas reiteradas de los acogidos. | EP

Compartir el artículo

stats