La Delegación del Gobierno no cede. Las personas migrantes que protagonicen altercados, tanto en los centros de acogida como en la calle, serán expulsadas “de manera preferente” de las Islas a sus países. Así que ese es el destino, en principio, de los 41 migrantes de origen magrebí que abandonaron el regimiento Canarias 50, en La Isleta, el pasado viernes. La Delegación del Gobierno se basa en las quejas de Cruz Roja, que gestiona el centro.

El subdirector de Inclusión Social de la ONG en España, José Javier Sánchez, asegura que las personas que abandonaron el Canarias 50 lo hicieron por propia voluntad y en un contexto de “amenaza y agresividad”, por lo que su readmisión no es posible “porque pone en riesgo la gestión del campamento y a las personas que fueron amenazadas y agredidas”. Cruz Roja debe velar por las 315 personas que se alojan de momento en el Canarias 50, expone. Explica que los altercados se debieron a la negativa de estos inmigrantes a trasladarse de tienda y que resultaron heridos uno de los residentes, al que tuvieron que dar un punto de sutura en la cabeza, y un guardia de seguridad que se lastimó una mano al tratar de separar al agresor, que era uno de los que abandonó el Canarias 50.

El delegado del Gobierno, Anselmo Pestana, expuso en su momento que los migrantes que tengan mala conducta tendrán prioridad para ser deportados, y esa es la postura que se mantiene desde la Delegación con estos 41 migrantes magrebíes que han dormido en la parroquia de San Pedro, en La Isleta, durante dos días y ayer optaron por pernoctar en El Confital. La parroquia no puede seguir albergándolos porque no tiene capacidad.

CC pide al alcalde que reaccione ante la situación de estas personas que están en la calle

El CIE de Barranco Seco esta lleno, apuntan fuentes de la Delegación, porque por el Covid hay menos personas. Marruecos solo permite entre 60 a 80 devoluciones a la semana. Cuando el CIE tenga hueco quizás entren estos migrantes para ser devueltos a su país. Desde la Delegación quieren precisar que han sido solidarios dándoles comida y albergue pero no se permiten conductas inadecuadas.

El presidente de la Asociación de Ciudadanos Marroquíes, Samir Touaiher, criticó ayer que el Consulado de Marruecos no haya aparecido en ningún momento. “Para esto mejor que cierre”, sentencia. Él ha estado con estos migrantes desde que se fueron del Canarias 50 y les ayuda como traductor. Ayer confirmó que dormirán en El Confital.

Muchas son las voces que se alzan. El portavoz de CC-UxGC en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Francis Candil, pidió al alcalde, el socialista Augusto Hidalgo, que “se plante” ante la situación que viven en la ciudad los inmigrantes que deambulan por sus calles. Considera que Hidalgo y el delegado del Gobierno en Canarias “no pueden lavarse las manos como Poncio Pilato”. Los Colegios Oficiales de Trabajo Social de Canarias abogan por que el Gobierno español “ejerza sus competencias siendo solidario” en la acogida a los inmigrantes con las islas, y “se niegan” a que Canarias sea una cárcel para ellos.

El diputado del Común, Rafael Yanes, elevará al Defensor del Pueblo las quejas que le han transmitido los portavoces de la Asamblea de Apoyo de Personas Migrantes de Tenerife por las malas condiciones de los migrantes en Las Raíces, en La Laguna. Y los grupos parlamentarios, a instancia de CC, han propuesto la creación de una comisión de estudio sobre la inmigración irregular, al estimar que este fenómeno no es puntual sino que seguirá manteniéndose en el tiempo y hay que buscar soluciones.