Representantes de pymes y autónomos se quejaron ayer de las dificultades que existen para solicitar las ayudas directas que otorga la Comunidad Autónoma tras el plazo que se abrió la semana pasada. Entre estas complicaciones se encuentran la “complejidad” del proceso para realizar la solicitud, un trámite engorroso que requiere de tiempo y de los servicios de gestorías, lo que supone un coste añadido a los afectados. Tampoco hay criterio de elección, de tal forma que se conceden por orden de entrada y se quedan fuera aquellas pymes que se crearon en el primer trimestre del año pasado, justo antes del inicio de la pandemia con el estado de alarma.

Medio centenar de representantes de pymes y autónomos expresaron ayer sus demandas en un encuentro convocado por Coalición Canaria de Gran Canaria, encabezado por su secretario insular y diputado, Pablo Rodríguez, quien criticó que estas ayudas “llegan tarde” igual que las del Estado aprobadas la semana pasada porque “muchos autónomos y pymes están cerrando a diario”.

A la falta suficiente de información y de agilidad en el proceso hay que añadir también que se echan en falta actividades económicas en los epígrafes que incluye el decreto del Gobierno regional, mientras que hay otros que sobran porque son actividades que no hay en las Islas. Casos como los servicios jurídicos, economistas o los alquileres de equipos de sonido no están incluidos pero sí los servicios de autopistas de peaje o las actividades relacionadas con el refino de petróleo, algo sorprendente para el dirigente nacionalista.

Hasta ahora se han presentado unas 9.000 solicitudes, una cifra “pobre” para Rodríguez teniendo en cuenta que hay 35.000 autónomos en Canarias y que las pymes suponen más del 80% del tejido productivo de las Islas. Sin embargo, en días pasados el Gobierno ha sacado pecho de las cifras de solicitudes presentadas. Para el dirigente nacionalista, este dato demuestra que no hay suficiente información y conocimiento sobre estas ayudas.

Otra cuestión de la que se quejaron ayer los representantes de las pymes es que se pueden acoger aquellas cuya facturación haya descendido al menos un 30% pero hay empresas que quedan fuera porque la comparativa de caída es entre el segundo semestre de 2019 con el mismo periodo de 2020, por lo que no se incluye el primer semestre que estuvo marcado por el estado de alarma, que estuvo en vigor más de dos meses y provocó severos recortes en el tejido empresarial.

En relación con las ayudas del Estado, Pablo Rodríguez, cree que también llega a destiempo y espera que el sector turístico canario también logre importantes ayudas después de los incumplimientos del Ministerio de Turismo.