El secretario de Políticas Insulares de Coalición Canaria (CC) en Tenerife, José Manuel Bermúdez, exigió ayer, durante una visita al campamento para inmigrantes de Las Raíces, situado en La Laguna, el cierre con “carácter inmediato” de esta instalación, puesta en marcha por el Estado. Bermúdez denunció las “lamentables” condiciones en las que se encuentran estas personas en dicho centro. El cierre urgente del mismo también ha sido solicitado por el pleno del Ayuntamiento lagunero.

José Manuel Bermúdez, también alcalde de Santa Cruz de Tenerife, considera que “el Gobierno central ha convertido, con toda la intención, al Archipiélago canario en una gran cárcel para miles de personas migrantes y lo ha hecho con el beneplácito del Delegado del Gobierno en las Islas, con quienes comparte siglas políticas”.

“La situación que estas personas están viviendo tiene culpables perfectamente identificados, el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, y el PSOE”, añadió el secretario de Políticas Insulares de CC. Este indicó que, además, los inmigrantes “siguen llegando a un ritmo muy superior al que el denominado Plan Canarias es capaz de atenderlos, lo que está provocando que el problema no deje de crecer”. “Se trata de un problema humanitario, que requiere una solución de muy alto nivel y, sobre todo, coordinada”.

Campamento de Las Raíces

José Manuel Bermúdez recordó que “hemos visitado en dos ocasiones el centro que el Estado tiene en la antigua cárcel Tenerife I, situada en la capital, y allí pudimos comprobar el grado de frustración que tienen estas personas, a quienes se ha puesto freno a un proyecto de futuro, no solo para ellos mismos, sino para sus familias”. “Y lo mismo ocurre con los migrantes que están en los campamentos de Las Raíces y de Las Canteras, en La Laguna”, agregó.

“Hasta un total de 500 han estado alojados en Santa Cruz, aunque en los tres primeros meses del año hemos notado un repunte en el número de personas en la calle, sobre todo a partir de la apertura del centro de Las Raíces, pues algunos de ellos no quisieron ser trasladados a dicho centro o, directamente, salieron de él”, relató. Es fundamental, añadió, “que el Estado cambie las reglas, que permita que aquellos que abandonan dichos recintos puedan volver y que no, como hasta ahora, se les impida el regreso”.

Según informó, la apertura de los campamentos de Las Raíces y de Las Canteras, en La Laguna, ha provocado un aumento en la llegada de personas migrantes a Santa Cruz de Tenerife y, paulatinamente, las plazas de los recursos alojativos en la capital han sido ocupadas por estas personas. En concreto, dijo, cada noche alrededor de 20 plazas son ocupadas por migrantes. En febrero, fueron 57 de las 116 que pernoctaron en el recurso de emergencia del entorno del Pancho Camurria. En los primeros 18 días de marzo, de las 92 personas que usaron este recurso, 46 eran migrantes.

Campamento de Las Raíces

“Esto es una muestra de que las condiciones en las que están alojadas estas personas en los campamentos atentan contra la dignidad de quienes buscan refugio, y esas condiciones están provocando el abandono de dichos recursos estatales”, añadió José Manuel Bermúdez.

“Las personas migrantes pasan la noche en el recurso municipal de la capital, donde además se les atiende con otros servicios como comedor, duchas, ropero, ya que no hay otro lugar al que puedan acudir”. Esta situación, continuó el secretario de Políticas Insulares, “va a seguir creciendo mientras no haya una respuesta eficaz a su demanda de continuar con su trayecto migratorio hacia Europa”.

Bermúdez considera que el Plan Canarias, “que vendió el Gobierno de España y el de las Islas como una solución a la crisis humanitaria, está muy lejos de ser una salida al drama que viven estos miles personas; todo lo contrario, ha convertido las Islas con esa política de macrocentros en una gran cárcel para estas personas, a las que hay que permitir continuar su tránsito o, en el caso de que sea necesario, repatriar cuando sea posible y conveniente”.

Campamento de Las Raíces

El también alcalde denunció que “los ayuntamientos no podemos asumir la nefasta gestión que hace el Estado y la Delegación del Gobierno, con la connivencia del Ejecutivo canario”, concluyó.