Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Debate sobre el Estado de la Nacionalidad | Turno de los grupos del pacto

El cuatripartito pide ayuda a Madrid para poder “resistir”

Torres admite que Canarias “no está bien” pero la situación “será mejor” en 2022” | El presidente fía el futuro en la diversificación económica

Ángel Víctor Torres

Ángel Víctor Torres Carsten W. Lauritsen

Ángel Víctor Torres avisó desde la tribuna del Parlamento de que no queda más remedio que aguantar el chaparrón. “Nos toca resistir”, dijo en dos ocasiones el presidente del Gobierno de Canarias. Un día antes, en la primera jornada del debate sobre el estado de la nacionalidad, el socialista se había mostrado convencido de que las Islas ya están “saliendo del túnel”. Pero ayer matizó que lo que queda por delante hasta ver de nuevo la luz será “duro, muy duro”. Y lo será aún más si el Ejecutivo de Pedro Sánchez no se involucra al máximo en la recuperación de la Comunidad Autónoma. Por eso los cuatro grupos del pacto de las flores –PSOE, Nueva Canarias, Podemos y Agrupación Socialista Gomera– insistieron en pedir la ayuda de Madrid, algo que NC y los gomeros hicieron de forma más contundente por no deber obediencia al Gobierno central. Ayuda para que “resistir” no sea en balde, es decir, para que cuando se consiga la inmunidad de rebaño en Europa y los turistas puedan volver aún haya empresas y trabajadores en pie.

Torres, que respondió más relajado a los portavoces de los partidos del pacto –tal vez por esto mismo, por tratarse de sus socios–, admitió que Canarias “no está bien”. Y de nuevo lo repitió una segunda vez: “No está bien”. No obstante, y como ya hiciera en la primera sesión del debate, el político aruquense administró las dosis justas de optimismo. Demasiado optimismo a juicio de los grupos de la oposición.

“Tengo dos certezas: el próximo año estaremos mejor y nunca olvidaremos este tiempo amargo que nos ha tocado vivir”

Ángel Víctor Torres - Presidente del Gobierno regional

decoration

Convencido de que el Archipiélago logrará la inmunidad de rebaño frente a la covid-19 antes de que acabe el verano, el jefe del Ejecutivo regional aseguró que tiene dos certezas de cara al próximo año. La primera es que “estaremos mejor”; la segunda, que “nunca olvidaremos este tiempo amargo que nos ha tocado vivir”. Esas fueron sus últimas palabras antes de abandonar la tribuna de la Cámara y poner punto final a la segunda jornada del debate sobre el estado de la nacionalidad, que continúa hoy con una tercera y última sesión para abordar las propuestas de resolución de los grupos parlamentarios.

Durante las intervenciones para responder a los portavoces de los partidos del pacto, Torres mezcló varias veces las medidas anticrisis de su gabinete con las del Gobierno estatal. Los ERTE de fuerza mayor del Ministerio de Trabajo con los 83 millones en ayudas directas de la Comunidad Autónoma, con los mil millones que vendrán de Madrid, con las moratorias y aplazamientos fiscales o con los fondos extraordinarios que saldrán de las arcas europeas. De esta forma, el presidente intentó mostrar que el flotador que desde lo público se ha lanzado a las familias y las empresas es el mejor flotador posible por más que sea insuficiente ante la gravedad de la crisis. También en el caso de su gobierno.

No llegamos a todas las personas que lo están pasando mal pero llegamos a más personas, y tendremos que llegar a más en adelante”

decoration

En lo que algunos diputados de la oposición vieron un lapsus, Torres incluso lamentó que “por parte de algunos grupos” no exista un justo “reconocimiento” al “esfuerzo” desplegado. “Hombre, no querrá que le hagamos la ola”, se oyó en uno de los pasillos de la Cámara después de que un representante de Coalición Canaria elevará el tono lo suficiente para ser escuchado. Pero el presidente insistió desde el interior del salón de plenos: “No llegamos a todas las personas que lo están pasando mal pero llegamos a más personas, y tendremos que llegar a más en adelante”. Torres le echó así un indirecto capote a su consejera de Derechos Sociales, la podemita Noemí Santana, cuya gestión fue duramente criticada en la sesión del martes desde las bancadas de CC, PP y Ciudadanos. Sobre todo por la atención a las personas dependientes, a su juicio muy deficiente. “Los datos de la dependencia van a mejorar”, garantizó el socialista.

“Mar de pobreza”

Desde los escaños que apoyan al cuatripartito, los portavoces de NC, Luis Campos, y de la Agrupación Socialista Gomera, Casimiro Curbelo, fueron quienes con más énfasis exigieron e incluso criticaron –como hizo Campos con la gestión de la crisis migratoria– al Gobierno central. Fue Curbelo quien resumió el mensaje a Pedro Sánchez: “Canarias no puede afrontar en solitario el mar de pobreza que la acecha, que es muy grande”. La portavoz del PSOE, Nayra Alemán, suavizó al máximo la advertencia –se limitó a pedir más y mejor colaboración– y el de Podemos, Manuel Marrero, pasó de puntillas por el problema migratorio como único y tibio reproche al Ejecutivo estatal.

Sí hicieron todos hincapié en la urgencia de diversificar la economía para rebajar su enorme dependencia del negocio turístico. Hay que hacerlo ahora o nunca, de aquí a 2026, subrayó Torres, aprovechando los fondos comunitarios. “El tiempo es limitado, cinco años, y es algo fundamental de cara al futuro”, aseguró.

Compartir el artículo

stats