El Centro Coordinador de Salvamento Marítimo de Tenerife activó en el transcurso de la mañana de ayer un dispositivo para intentar localizar a otras personas que pudieran haber fallecido ahogadas en el vuelco de la patera frente a las costas de El Porís de Abona.

En el operativo tomaron parte dos helicópteros del Grupo de Emergencias y Salvamento (GES) del Gobierno canario, el helicóptero de Salvamento Marítimo (Helimer 211), la patrullera del Servicio Marítimo de la Guardia Civil, el Grupo Especializado de Actividades Subacuáticas (GEAS) del Instituto Armado, así como la Salvamar Tenerife y el buque Punta Salinas, de Salvamento Marítimo. También colaboraron los pesqueros Nuevo Moby Dick, Nuevo San Sebastián y Amanecer.

Hasta la noche de ayer no trascendió que fueran localizados otros cuerpos frente al litoral del Sureste de la Isla. Frente a lo que suele ocurrir en la mayoría de los rescates, en esta ocasión los recursos de atención a los migrantes se dividieron. En el muelle de El Porís se concentraron policías locales de Arico, guardias civiles de Seguridad Ciudadana, del Equipo Territorial de Policía Judicial y de los GEAS de la Guardia Civil, voluntarios de Protección Civil, bomberos del Consorcio de Tenerife destinados en el parque de Las Chafiras, así como personal sanitario. En Los Cristianos intervinieron 24 voluntarios y seis trabajadores de Cruz Roja Española, agentes de la Policía Nacional de Seguridad Ciudadana y de Extranjería y Fronteras, integrantes de la Guardia Civil, así como funcionarios de la Policía Portuaria y miembros de Protección Civil. Minutos después de las 15:00 horas, este dispositivo se empezó a retirar tras el levantamiento del cadáver del migrante subsahariano.