Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Activo y pasivo de Carolina Darias

La ministra de Sanidad, sexta integrante del Gobierno de Sánchez que menos bienes posee, declara un patrimonio de 300.000 euros y una deuda de 100.000

Carolina Darias, en el Congreso.

Carolina Darias, en el Congreso.

La ministra de Sanidad, la canaria Carolina Darias, declaró el año pasado un patrimonio de cerca de 300.000 euros, siendo uno de los integrantes del Gobierno de Pedro Sánchez que menores bienes posee según las declaraciones patrimoniales de los altos cargos que acaba de publicar el BOE. La ministra de Sanidad, cargo que ocupa desde hace justo dos meses tras casi un año como ministra de Política Territorial y Función Pública, señala en su declaración de bienes que posee bienes inmuebles por valor de 159.982 euros, además de unos depósitos bancarios que alcanzan los 125.000 euros.

La dirigente socialista declara además otros bienes y derechos de contenido económico que suman 11.069 euros, así como seguros de vida y planes de pensiones por valor de 3.170 euros. Completa la cifra total de su declaración una pequeña inversión en acciones o participación en capital social de 144 euros. Frente al saldo positivo de sus cuentas, Darias declara un pasivo de 100.000 euros como consecuencia de la carga hipotecaria que mantiene viva tras la firma de un crédito hipotecario en 2008 por valor de 341.593 euros, según una declaración de la propia política canaria en 2011 cuando fue candidata socialista al Cabildo de Gran Canaria en las elecciones de ese año.

Su patrimonio es de dos viviendas, un local comercial y una finca de 1.200 metros en Firgas

decoration

Aunque en la declaración patrimonial publicada ahora en el BOE no se aportan datos de las características y valor cada uno de los bienes inmuebles que totalizan los casi 160.000 euros contabilizados en este concepto, la propia Darias ofreció esa información en la mencionada declaración voluntaria de 2011. Según esa declaración, su patrimonio se componía de dos viviendas, un local comercial, una finca de 1.200 cuadrados en el municipio de Firgas. Según Darias, una de las viviendas mide 600 metros cuadrados, fue adquirida en 2008 y valorada catastralmente en 172.403 euros. Ese mismo año, Darias contrajo una deuda en concepto de crédito hipotecario con la Caja Insular de Ahorros por valor de 341.593 euros.

La segunda vivienda fue adquirida en 1993 en Las Palmas de Gran Canaria. Cuenta con 120 metros cuadrados y tiene un valor catastral de 66.895 euros. También, posee un local de 60 metros cuadrados comprado en 1988 por el que pagó en ese momento 1.900.000 pesetas, 11.400 euros, sin indicar su valor actual. El saldo en su cuenta era entonces de 20.000 euros y tiene unos ingresos procedentes de rentas patrimoniales de 7.848 euros. El sueldo bruto de Darias desde febrero de 2020, tanto en su inicial etapa como ministra de Política Territorial y Función Pública, durante la que realizó la presente declaración patrimonial, como en su actual cargo al frente de Sanidad, es de 74.858 euros al año (6238 mensuales), el mismo que el resto de miembros del Consejo de Ministros (salvo el Presidentes, que...)

El patrimonio declarado por Darias es de los más modestos de entre sus compañeros de gabinete. Ocupa la decimoséptima posición entre los veintidós integrantes del Gobierno, sólo por delante de José Luis Ábalos, ministro de Transportes (225.308 euros); José Manuel Rodríguez Uribes, titular de Cultura y Deportes (147.00); María Jesús Monteros, ministra de Hacienda (131.856); Alberto Garzón, ministro de Consumo (130.405); y Yolanda Díaz, ministra de Trabajo (50.552).

Darias queda así lejos de los 'ministros ricos' de mayor, lista que encabeza el titular de Universidades, Manuel Castells, con un patrimonio valorado en 3,94 millones de euros, seguido por el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, con 1,87 millones de euros, y por el titular de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, con 1,43 millones de euros. Superando el millón está también la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, con un patrimonio calculado en 1,26 millones. Pedro Sánchez, el presidente, aparece sólo cinco puestos por encima de Darias, en el decimosegundo, con 373.000 euros de patrimonio.

De la tercera ola, a la vacunación masiva

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, cumple en estos días su segundo mes al frente del departamento más complicado y expuesto a la opinión pública en estos momentos como consecuencia de la pandemia sanitaria. Desde que relevó a Salvador Illa en Sanidad el 26 de enero, Darias ha intentado mantener el rumbo de su predecesor tanto en las lineas maestras de la gestión de la pandemia y en la adopción de medidas para tratar de contenerla, todas ellas acordadas con las comunidades autónomas en el Consejo Interterritorial de Salud, como en la estrategia de comunicación y de relaciones con el conjunto de los actores políticos en este contexto. 

Darias asumió la cartera, el 26 de enero, en plena escalada de la tercera ola y ha logrado en tiempo razonable rebajarla hasta unos niveles de contagio (128 por cada 100.000 habitantes en catorce días) que, siendo muy altos en los términos en que los examina la OMS, han supuesto un respiro en el sistema sanitario público. En este sentido, frente a quienes apostaban por una relajación de las medidas y permitir más movilidad entre territorios de cara al puente de San José y la Semana Santa, la ministra se ha mantenido firme en la defensa de las máximas restricciones posibles. A día de hoy, con la curva de contagios otra vez en ascenso y aún con una muy baja tasa de vacunación, la ministra se muestra prudente sobre la posibilidad de una cuarta ola, pero insistiendo en la necesidad de mantener esas restricciones de cara a la Semana Santa.

El desarrollo del plan de vacunación para alcanzar el 70 % de la población total del país en el verano, según lo anunciado en su día por Pedro Sánchez, es el gran reto al que se enfrenta y el que mayor quebraderos de cabeza le está produciendo por los retrasos en la llegada de las dosis comprometidas por las farmacéuticas, y la confusión en torno a la vacuna de AstraZeneca, cuya administración se paralizó ante la aparición de casos con sospecha de efectos secundarios graves. La Agencia Europea del Medicamento avaló enseguida la seguridad de la vacuna y, con la reanudación de su inoculación, la ministra ha recuperado el mensaje de que el objetivo del plan se mantiene. J. A.

Compartir el artículo

stats