El delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, ha lamentado que haya "muchos intereses puestos" en que el campamento de migrantes de Las Raíces (Tenerife), donde esta semana tuvo que intervenir la Policía Nacional con pelotas de goma por una reyerta con diez heridos, "fracase".

"No se está dando la oportunidad a que el centro funcione con una cierta normalidad", dijo en unas declaraciones a la Cadena Ser recogidas por Europa Press.

Cuestionado sobre lo que ocurre en Las Raíces, comentó que respecto al altercado de esta semana que se saldó con 10 heridos y la intervención de la Policía Nacional con pelotas de goma, hubo una riña tumultuaria entre los migrantes por temas las colas para las comidas, unos altercados "que se están intentando cortar".

Aquí, explicó que la Policía tuvo que intervenir tras ser avisados por los gestores del centro, recordando que la mayoría de las veces en las que se pide que acudan, con su mera presencia el problema se "calma".

"Hasta hace dos días esto era así --prosiguió-- pero hace dos días se produjo un salto cualitativo que fue el enfrentamiento. No hicieron eso [calmarse] sino que lo que hicieron fue enfrentarse con piedras y palos a la Policía, y tuvieron que ejercer medidas proporcionales a eso e intentar reducir el problema porque si no lo reduces se engrandece al envalentonar más a los que están causando el problema".

Pestana esperó que todo vuelva a la normalidad y que la presión sobre Las Raíces baje, ya que, entendió, "hay muchos intereses puestos en intentar hacer fracasar y que no funciones". "Hay mucha gente malmetiendo con los propios inmigrantes", observó.

Concentración de inmigrantes de Las Raíces