El cayuco con cuatro cadáveres y 19 supervivientes a bordo encontrado este domingo a 220 kilómetros de El Hierro llevaba 18 días en el océano y probablemente salió con más ocupantes, según los primeros comentarios hechos por los propios inmigrantes a los servicios de emergencia.

Los 19 supervivientes de la tragedia fueron evacuados a Tenerife en helicóptero y derivados a tres hospitales de la isla, algunos de ellos en muy mal estado, muy débiles y deshidratados.

Miembros de las organizaciones que prestaron la primera asistencia a los ocupantes del cayuco han confirmado a Efe que varios de ellos contaron que habían zarpado de la costa de Mauritania el 24 de marzo, con más compañeros de travesía.

Las fuentes no se atreven a fijar un número concreto de ocupantes, porque se han manejado varias cifras -los periódicos "El Día" y "La Provincia" citan testimonios que hablan de 69 personas a bordo-, pero sí se da por seguro que puede haber muchos desaparecidos.

El propio delegado del Gobierno, Anselmo Pestana, ha corroborado a Canarias Radio que "es posible que vinieran más personas" en el cayuco y que se va a abrir una investigación al respecto, aunque ha subrayado que la prioridad de cuantos intervinieron el domingo en ese rescate, "tal como llegaron" los supervivientes, era "salvar vidas", no recabar datos para la futura investigación.

La fecha y el lugar de salida mencionados por los supervivientes hace que una de las hipótesis de trabajo sea que se trate de un cayuco del que no se tenían noticias desde el pasado 24 de marzo, cuando supuestamente partió hacia Canarias con 56 personas a bordo desde la costa de Nuakchot, de acuerdo con una alerta que manejaban hace tiempo tanto la Guardia Civil como Salvamento Marítimo.

Desde la capital Mauritana hay unos 1.100 kilómetros de navegación hasta los dos puntos de Canarias más habituales de llegada para quienes emprenden la travesía en cayuco tan al sur, la punta de Rasca (Tenerife) o la punta de Maspalomas (Gran Canaria).

Normalmente, los cayucos tardan en cubrir esa distancia de siete a nueve días, lo que supone que los rescatados este domingo en El Hierro llevaban en el mar el doble de tiempo para el que se habrían preparado víveres, agua y reservas de combustible.

El pesquero que los encontró los halló a la deriva y en la longitud de El Hierro, mucho más al oeste de lo habitual y a punto de adentrarse ya en un punto del océano Atlántico que queda ya fuera del tráfico marítimo más frecuente generado por las islas y, por lo tanto, con escasas probabilidades de ser encontrados.

"Si no los hubieran avistado, probablemente esa embarcación se habría perdido en el mar", ha señalado Anselmo Pestana.

Si se logra establecer que ese cayuco es el que partió el 24 de Nuakchot con unas 56 personas a bordo, a los cuatro muertos confirmados ayer habría que sumar una treintena de desaparecidos.