Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Venezuela | Irregularidades en la gestión de los fondos públicos

La Fundación que asiste a emigrantes en Venezuela pierde dos millones en Panamá

La Fundación España Salud, que da cobertura sanitaria a pensionistas españoles, depositó en el banco pañameno Allbank 3,2 millones de euros y quebró en 2019- Intenta recuperar el dinero

Luis Alfonso de Borbón, directivo del banco de Panamá Allbank.

La Fundación España Salud (FES), que presta asistencia sanitaria a los emigrantes españoles residentes en Venezuela, entre ellos a 1.570 canarios, especialmente mayores de 65 años, perdió en 2019 casi dos millones de euros (2,3 millones de dólares) de las arcas públicas, al quebrar la entidad financiera Allbank, ubicada en el paraíso fiscal de Panamá, donde había depositado 3.950.000 dólares en 2017 (3,26 millones de euros). Esta Fundación se financia a través de convenios con el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, y de los gobiernos canario, gallego y asturiano, con un total de en torno a 4,2 millones de euros anuales de los que el Ejecutivo regional aportará 959.000 euros en 2021.

Después de que la Superintendencia de Bancos de Panamá tomó el control administrativo el 9 de septiembre de 2019 de Allbank -filial panameña del grupo financiero Banco Occidental de Descuento (BOD), propiedad del empresario venezolano Víctor Vargas y en el que es directivo su yerno Luis Alfonso de Borbón-, la Fundación Española Salud se personó, en defensa de sus derechos, en el proceso de liquidación y actualmente se está a la espera de la cantidad y la forma en la que el liquidador devolverá los fondos a la Fundación, explica el consejero de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social de la Embajada española en el país, el herreño Francisco Armas, que actualmente es el secretario del Consejo de Administración de la FES y vocal del Comité de dirección de la entidad.

El motivo para abrir una cuenta en el banco panameño, después de todo lo que había ocurrido con los papeles de Panamá -y que provocó la dimisión del ministro canario José Manuel Soria (PP) en la cartera de Industria, Energía y Turismo, en abril de 2016, no se ha motivado. “No existe soporte documental ni acuerdo previo”, que explique la decisión de operar a través de este banco establecido en un paraíso fiscal. La FES trabaja con la banca española, venezolana y de Miami, porque “hay que tener cuenta operativa en dólares obligatoriamente”, precisa Armas.

La Fundación que asiste a emigrantes en Venezuela pierde dos millones en Panamá

La Fundación que asiste a emigrantes en Venezuela pierde dos millones en Panamá F. Marimón

El anterior comité directivo de la Fundación abrió la cuenta el 4 de mayo de 2017, recién llegado al cargo como embajador de España en Venezuela, en marzo de ese año, Jesús Silva, nombrado por el Gobierno de Mariano Rajoy, así como el anterior consejero de Trabajo de la Embajada, Santiago Camba, en enero de ese año. Como marcan los estatutos pasaron a ser presidente y secretario del Consejo de Administración de la FES, formado por miembros de la embajada, del ministerio, de los gobiernos autonómicos con los que tiene convenios y asociaciones de estas regiones, entre otros, y se reúne cada seis meses para conocer la gestión de los recursos, las necesidades de los emigrantes, las prestaciones que se dan o cómo se gestiona el dinero por parte del comité de dirección. La cuenta se abrió sin pasar por el Consejo de Administración.

Fechas de ingresos y retiradas de cantidades

El 16 de mayo se produjo un primer ingreso de 3.000.000 de dólares (al cambio actual 2,5 millones de euros) y otro de 950.000 dólares el 29 de noviembre de 2017, en total 3.950.000 dólares (3,26 millones de euros). En julio de 2018 se recuperó un millón de dólares para gastos de la Fundación, otros 250.000 en octubre, la misma cantidad en noviembre de ese año y otro cuarto de millón de dólares en marzo de 2019, transferidos al banco Sabadell donde tiene cuenta la FES. Y ahí se paró el contador para recuperar el dinero que se había ingresado en esa cuenta de Allbank porque la entidad tenía problemas de liquidez.

La Fundación fue creada en abril de 2006 por iniciativa de Jesús Caldera, entonces ministro de Trabajo del Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, en cuya gestación participó Francisco Armas, exalcalde de Valverde, exdiputado regional del PSOE y exsenador. Años más tarde, el 23 de noviembre de 2018 -un año y medio después de la apertura de la cuenta en Panamá, ya gobernando Pedro Sánchez tras la censura a Rajoy- volvió a Venezuela sustituyendo a Santiago Camba en el cargo como consejero de Trabajo de la Embajada, dependiente del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, y pasó a ser a su vez secretario del Consejo de Administración de la FES y vocal del comité de dirección actual, que tomó posesión en noviembre de 2017, seis meses después de la cuenta con Allbank en Panamá.

La Fundación que asiste a emigrantes en Venezuela pierde dos millones en Panamá

La Fundación que asiste a emigrantes en Venezuela pierde dos millones en Panamá F. Marimón

Armas explica que cuando llegó a su cargo le dijo expresamente al embajador Jesús Silva que era “conveniente cancelar la cuenta que había en Panamá, puesto que no se veía bien una cuenta de la Fundación en ese país”. Armas afirma que el embajador le contestó que “no, que la cuenta en Panamá era sólida, que él mismo tenía cuenta en ese banco -Jesús Silva fue embajador de España en Panamá entre 2010 y 2014- y que esa misma noche iba a cenar con Luis Alfonso de Borbón -bisnieto de Francisco Franco y de Alfonso XIII de España- y le iba a hablar del asunto, pero no había motivos para cerrar la cuenta porque era un banco sólido”.

Armas asegura que trasladó al Ministerio esta preocupación y el secretario de Inmigración, Agustín Torres -que cesó en el Ministerio de José Luis Escrivá, en enero de 2020-, en una visita a Caracas en febrero de 2019 le dijo al embajador que tenía interés en que esa cuenta se cancelara, sostiene Armas.

A partir de ahí, Francisco Armas recibió una “llamada del embajador, que siempre actuaba como intermediario de Allbank”, ofreciendo un edificio en La Urbina, en Caracas, para darlo en dación de pago de los dos millones de euros que aún estaban depositados en el banco, pero no llegaron a un acuerdo con el comité de dirección -del que Armas es solo vocal, puntualiza-, porque estaba “en una zona industrial en Caracas, donde para atender a los pensionados españoles, con una media de edad de 83 años, hay dificultados de tránsito, es una zona insegura, de difícil acceso y alejada de Caracas”.

Nuevo edificio Le Baron

La FES tiene un edificio en San Bernardino, en el centro, donde atiende a los mayores pero está degradado, según los informes técnicos, y requerían una nueva ubicación. La segunda proposición de este banco, a través del embajador Jesús Silva -que fue sustituido en septiembre de 2020 por el embajador en Cuba, Juan Fernández- fue otro edificio, que se llama el búnker, que podía ser “aceptable” pero el propio arquitecto del banco, tras consultar el planeamiento urbanístico en el municipio de Chacao, en Caracas, se enteró de que no permitía el uso asistencial y sanitario en esa zona y retiraron la oferta.

A los pocos días, prosigue el consejero de Trabajo, el embajador -que según Armas tenía peso en las decisiones porque en noviembre de 2017 se cambiaron los estatutos y en vez de presidente honorífico de la Fundación se convirtió en presidente ejecutivo- planteó que el banco proponía un convenio por la construcción de una torre en un futuro, por el cual le daría una participación a la Fundación España Salud por los dos millones de dólares que les debían, pero el comité de dirección, que preside el oncólogo Álvaro Gómez, rechazó esta propuesta por inconsistente -no se sabía dónde ni cuándo- y se insistió en que la entidad devolviera el dinero como consta en las actas.

Posteriormente Allbank quebró y la FES intenta recuperar el dinero. Al final, se ha comprado el edificio Le Barón, en el centro de Caracas, por 4,75 millones de euros, con fondos propios para atender sanitariamente a unos 5.500 emigrantes. Los fondos propios son los recursos de la capitalización que va quedando de cada convenio, es decir, con el Ministerio de Inclusión el número de beneficiarios es de.3.740 pensionistas españoles en Venezuela, y con el Gobierno de Canarias 1.570 isleños. Cada seis meses se ajusta el número de usuarios, porque hay altas , fallecidos, personas que retornan, etcétera.

La Fundación que asiste a emigrantes en Venezuela pierde dos millones en Panamá

La Fundación que asiste a emigrantes en Venezuela pierde dos millones en Panamá F. Marimón

El Ministerio y Canarias abonan 827.97 por beneficiario /año, pero todos no se enferman ni se operan y de ahí que la FES va teniendo fondos para seguir funcionando mientras llegan los ingresos del año.

Canarias aportará este año 959.000 euros, casi el doble que el anterior. El convenio con Asturias es para 105 emigrantes asturianos y aporta 200.000 euros. Galicia abona 100.000 euros y no determina beneficiarios.

El senador de CC, Fernando Clavijo, ha presentado una pregunta en el Senado dirigida al Gobierno central para que explique la pérdida de este dinero y las consecuencias para los emigrantes.

En el convenio que afecta al Gobierno canario no han detectado ninguna irregularidad con la FES para la asistencia sanitaria a canarios mayores de 65 años y en condiciones de vulnerabilidad en Venezuela.

Compartir el artículo

stats