20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tensión Madrid-Rabat | Giro en la política en la Casa Blanca

Biden se desmarca de la política de Trump sobre la cuestión saharaui

EE UU inicia conversaciones con España, Marruecos, el Polisario para buscar soluciones

Tropas americanas y marroquíes participan en las maniobras militares ‘African Lion’, que se llevan a cabo en Marruecos.

Tropas americanas y marroquíes participan en las maniobras militares ‘African Lion’, que se llevan a cabo en Marruecos.

La Administración Biden deja atrás las formas impuestas por el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre la cuestión saharaui. La estrecha relación forjada entre Rabat y Washington ha convertido las maniobras militares African Lion –que se llevan a cabo esta semana frente a Canarias y en las que el Ejército español declinó participar hace meses– en un punto más de fricción entre Rabat y Madrid. Al margen de estos ejercicios bélicos, organizados por el Mando de Estados Unidos en África (Africom), el equipo actual de la Casa Blanca ha forzado un giro de guion y ha iniciado una serie de contactos bilaterales con los gobiernos de España, Marruecos, Argelia y el Frente Polisario, con lo que Biden pone en cuestión la plena soberanía marroquí sobre la excolonia española que el magnate norteamericano anunció durante los últimos meses de su mandato.

Esto supone una vuelta de tuerca más a la bajada de tensión en la zona, que empezó con la eliminación del territorio saharaui como espacio para realizar los ejercicios. El objetivo de estos acercamientos diplomáticos es alcanzar puntos en común entre las partes implicadas en la disputa por la soberanía del Sáhara Occidental y perfilar una solución para un conflicto que lleva más de cuatro décadas sobre el tablero político.

Washington pone ahora en cuestión la plena soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental

decoration

Esas diferencias «importantes y profundas» fueron anunciadas por el portavoz del secretario de Estado estadounidense, Ned Price. Quien explicó que están discutiendo «directamente» con los países involucrados en la crisis. «En lo que respecta al Sáhara Occidental, estamos consultando en privado con las partes sobre la mejor manera de detener la violencia y lograr un acuerdo duradero», apuntó Price. Por esto, el portavoz se mostró tajante al negar que haya habido una continuidad en la política del demócrata con respecto a la del republicano en la región norteafricana.

A finales de abril, el secretario de Estado de EE UU, Antony Blinken, mantuvo un encuentro telefónico con el ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, Nasser Bourita, en el que no se trató la situación del Sáhara Occidental, evitando así abordar el reconocimiento de la soberanía marroquí sobre la antigua colonia española que hizo Trump el pasado 10 de diciembre de 2020. Ese anuncio se convirtió en uno de los detonantes del terremoto diplomático entre Madrid y Rabat, ya que España se niega a replicar el gesto del expresidente norteamericano. La Administración Biden no se ha pronunciado oficialmente sobre este asunto, aunque esa última conversación con el país alauí, de la que no hay constancia de que se haya abordado nada al respecto, hace prever que en Washington no tienen previsto revertir la acción de Trump que tan «profunda gratitud» hizo sentir al monarca marroquí, Mohamed VI.

En el marco de este vínculo bilateral, ambos países han preparado durante meses las maniobras militares que se realizan a escasas millas del Archipiélago. Si bien, los ejercicios llegan en un momento delicado para la diplomacia española, ya que la relación con el país vecino se sostiene a duras penas y lleva semanas viviendo un intenso tira y afloja. Cuando todavía están frescas las heridas abiertas por la «acogida humanitaria» en un hospital de Logroño del líder del Frente Polisario, Brahim Gali, y la entrada irregular de más de 10.000 migrantes en Ceuta, los ejercicios de 2021 del African Lion son una declaración de fuerza por parte del régimen de Mohamed VI en el territorios vecinos a la excolonia española con el respaldo inequívoco de EE UU.

Las maniobras militares ‘African Lion’ se llevan a cabo hasta el viernes frente a Canarias

decoration

Aunque inicialmente estaba previsto que las maniobras se llevaran a cabo dentro del Sáhara Occidental, en aras de bajar la tensión bélica en la zona, antes de empezar los entrenamientos las tropas norteamericanas anunciaron que no entrarían en el territorio saharaui. No obstante, la fuerte presencia militar –con unos 7.800 efectivos desplegados– ha provocado que tanto Rabat como el Frente Polisario hayan denunciado ataques en la zona fronteriza del Sáhara Occidental con Argelia, en la región de Mahbes, frente a los campamentos de refugiados de Tinduf.

Estos ejercicios en tierra llegan solo tres meses después de las maniobras navales y aéreas que desplegaron también el país norteamericano y el reino alauí al norte de Canarias en marzo y que tanto España como el Gobierno autonómico desconocían.

Compartir el artículo

stats