Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Gobierno plantea cambios en el fuero para adaptarlo a los objetivos de Europa

Hacienda encarga una evaluación de los incentivos fiscales para reorientar su aplicación

Imagen del Consejo de Gobierno.

Imagen del Consejo de Gobierno.

El Gobierno regional quiere replantear el funcionamiento de los incentivos fiscales del Régimen Económico y Fiscal (REF) para que sean más eficaces en la creación de empleo y se adapten a las prioridades económicas emanadas desde la UE en la distribución de los fondos de recuperación. La idea de Hacienda es «repensar» instrumentos como la Reserva para Inversiones (RIC), la Deducción por Inversiones (DIC) o la Zona Especial Canaria (ZEC) para darles nuevas orientaciones a partir de una evaluación, que ya se ha encargado, sobre sus frutos en términos de empleo, diversificación de la economía y capitalización de las empresas.

«Es bueno darle una vuelta a los incentivos del REF para reorientarlos más hacia la creación de empleo e intentar que vayan en la dirección que marca Europa, es decir, en actividades económicas sostenibles, bajas en carbono y de mayor valor añadido», señaló ayer el viceconsejero de Hacienda y Asuntos Europeos, Fermín Delgado.

En la misma línea se pronunció después del Consejo de Gobierno el portavoz del Ejecutivo, Julio Pérez, quien señaló que «es un objetivo primordial del Gobierno consolidar, perfeccionar y lograr una aplicación íntegra y completa del REF, figura en todos los planes así como en el discurso de investidura o en el debate del estado de la nacionalidad como uno de nuestras principales prioridades».

Fermín Delgado recuerda que esta mejora y modernización del fuero canario ya estaba entre los objetivo del cuatripartito antes de que se iniciara la crisis del Covid. Desde que estalló la pandemia todos los esfuerzos y recursos públicos han estado dirigidos a luchar y mitigar la crisis sanitaria, económica y social provocada por el virus, pero la Consejería de Hacienda ya ha encargado un estudio de evaluación de los principales instrumentos del REF desde su creación hasta ahora para valorar el impacto de los mismos sobre la economía y el empleo del Archipiélago. A partir de la evaluación se organizará un debate público, preferentemente con los agentes económicos y sociales, para reflexionar sobre la reorientación de estos instrumentos.

El Ejecutivo tiene de margen hasta final de 2023 para desarrollar estos trabajos, que podrían desembocar en una modificación de varios artículos de la ley del REF, que habría que negociar con el Estado al tratarse de una ley estatal y por estar vinculados a impuestos de ámbito nacional como el de Sociedades.

Reserva para Inversiones

Delgado citó como ejemplo de incentivo importante la Reserva de Inversiones de Canarias (RIC), que cuenta con 1.000 millones de euros pendientes de materializar de los años 2016 y 2017 por parte de las empresas, una cifra superior a los 630 millones del mecanismo React EU de la Unión Europea para paliar los efectos de la pandemia. Para el viceconsejero es importante «colocar» esa RIC en Canarias por parte de las empresas y que en el futuro esté vinculada a la creación de empleo directo y al cambio de modelo económico, en la línea con la transformación que se pretende con los fondos europeos para la reactivación económica.

El estudio encargado por Hacienda pretende ser una primera evaluación del impacto del fuero canario sobre la actividad económica y posteriormente abrir un debate público. «La idea es mejorar los incentivos y reorientarlos en función de las políticas dominantes en Europa que son la sostenibilidad, el pacto verde, la digitalización, la innovación y la creación de empleo», añade Delgado.

El viceconsejero participó ayer en la comisión de estudio creada en el Parlamento sobre el escenario de la UE para el periodo 2021-2027. En este marco indicó que la UE con las ayudas está «mostrando el camino» hacia la transición ecológica, la digitalización, la innovación y el conocimiento. Pero en última instancia la transformación de Canarias no depende de las administraciones sino de «la voluntad y el comportamiento» de los agentes económicos y sociales, advirtió.

Las administraciones pueden incentivar y orientar, como ahora ocurre con los fondos de recuperación europeos, centrados en la economía verde y la digitalización, pero es el comportamiento de las empresas y de los consumidores, el compromiso de la sociedad, el factor decisivo para la transformación, explicó Delgado.

El viceconsejero también apuntó la opción de crear algún tipo de incentivo «anticíclico» ya que los actuales incentivos están sobre todo pensados para etapas de auge económico, posibilidades de invertir y ligados a los beneficios de las empresas. Una de las posibles medidas a adoptar sería crear algún tipo de instrumento que sea más útil en etapas de crisis económica como las habidas en 2008 y por los efectos del Covid. Las propuestas que se realicen será debatidas en Canarias y posteriormente con el Estado.

Compartir el artículo

stats