Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Iceta propone indemnizar con 33 días por año a los interinos que cesen

El Ministerio mantiene la necesidad de nuevas oposiciones de estabilización antes de 2024

Protesta de empleados públicos interinos en Santa Cruz de Tenerife. | | ANDRÉS GUTIÉRREZ

Protesta de empleados públicos interinos en Santa Cruz de Tenerife. | | ANDRÉS GUTIÉRREZ

La nueva propuesta lanzada por el Ministerio de Política Territorial y Función Pública a los sindicatos fija como sanción elevar el coste de la indemnización a los empleados interinos que cesen en sus puestos al mismo nivel de un despido improcedente, con la intención de frenar nuevos casos de abuso de la temporalidad. La propuesta ministerial contempla que si una Administración mantiene a personal temporal más allá de tres años éste sea indemnizado cuando cese como si fuera un despido improcedente, es decir, con una compensación económica que será equivalente a 33 días de sus retribuciones fijas por año de servicio, prorrateándose por meses los períodos de tiempo inferiores a un año, hasta un máximo de 24 mensualidades. El derecho a esta compensación nacerá a partir de la fecha del cese efectivo.

Esta propuesta también se recogía en las pretensiones de las centrales sindicales de ámbito nacional –UGT, CCOO y CSIF– que negocian con el departamento que dirige Miquel Iceta. El Estado considera que esta sería una sanción suficiente para frenar el abuso de la precariedad en el sector público, pero también supone un serio problema para las administraciones públicas a medio y largo plazo tanto por el elevado coste económico que supondría para las arcas públicas, como porque éstas se verían obligadas a continuas rotaciones de personal si no se convocan oposiciones con regularidad y con más agilidad.

Sin embargo las negociaciones encallan en cómo resolver la situación de los empleados públicos que están afectados actualmente por el abuso de temporalidad. El Ministerio y los sindicatos se han cruzado propuestas para dar una salida definitiva a los miles de interinos y temporales que trabajan en las administraciones públicas. El departamento que dirige Miquel Iceta quiere un nuevo proceso de estabilización similar a los que pactaron el anterior Gobierno del PP con las centrales sindicales en 2017 y al que pueda concurrir el personal que acumule hasta tres años de antigüedad hasta el 31 de diciembre de 2019, punto en el que discrepan los sindicatos, cuya propuesta abarcaba hasta el 31 de diciembre de 2020.

Asimismo, las centrales solicitaban una simplificación de la fase de oposición reduciendo el número de pruebas, eliminando su carácter eliminatorio (en caso de varios ejercicios), fomentando el carácter teórico-práctico, flexibilizando la nota de corte y otras medidas similares. Sin embargo, el Gobierno solo apunta a que el concurso tendrá una valoración del 40% en el que se tendrá en cuenta especialmente la experiencia como empleado público, mientras que la oposición será del 60% pero sin recoger la petición sindical de que no sea eliminatoria si son varios ejercicios. Lo que sí se recoge de forma taxativa es que los procesos selectivos para estabilizar al personal interino tienen que acabar el 31 de diciembre de 2024 de forma improrrogable porque ese es el compromiso del Estado con la Unión Europea.

Compartir el artículo

stats