Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis migratoria

Muerte de una niña llegada en una patera a Canarias: "Era una bebé, como una muñeca sobre mis rodillas"

Entre los ocupantes de la misma embarcación, una mujer entró en parada cardiorrespiratoria a falta de 40 minutos para llegar al hospital, y le debe la vida a los esfuerzos del enfermero y los dos rescatadores de la tripulación del helicóptero por no parar de practicarle las maniobras RCP hasta que aterrizaron

Llegada de un helicóptero del SAR al Hospital de Gran Canaria Doctor Negrín con una niña y una mujer rescatadas de una patera La Provincia

La niña que falleció anoche en un helicóptero del Ejército del Aire tras pasar 17 días en una patera fue sometida a maniobras de reanimación durante parte del vuelo de evacuación a Las Palmas de Gran Canaria, pero no respondía a estímulos desde el primer momento; estaba fría, sin pulso.

Con ella, fueron evacuados un hombre, que se encontraba débil, pero estable, y una mujer, que entró en parada cardiorrespiratoria a falta de 40 minutos para llegar al hospital y le debe la vida a los esfuerzos del enfermero y los dos rescatadores de la tripulación por no parar de practicarle las maniobras RCP hasta que aterrizaron.

Por desgracia para los tripulantes del helicóptero del SAR que intervino, no es la primera vez que se les muere alguien en la cabina durante un rescate, pero asistir a esa situación con una niña de cinco años estremeció a los cinco militares: los dos pilotos del aparato, los dos rescatadores y, sobre todo, al enfermero.

6

Sanitarios atienden a los migrantes en la helisuperficie del Hospital de Gran Canaria Doctor Negrín Ángel Medina / Efe

"Era una bebé", le dijo nada más regresar a la base de Gando el enfermero, Antonio Lérida, al teniente coronel Carlos Martínez, el jefe de las tripulaciones del Servicio de Búsqueda y Rescate (SAR).

"¿Cómo una bebé? Tenía cinco años", le contestó su superior. "Sí", aclaró el sanitario, "pero en mis rodillas era como una muñeca".

La escena la relata a Efe el propio Carlos Martínez, que nada más llegar el helicóptero al Hospital Doctor Negrín, ofreció a sus compañeros la ayuda de una psicóloga, consciente de la situación.

Al frente de la aeronave estaba el mismo comandante del helicóptero que hace dos meses rescató al sur de El Hierro a los tres únicos supervivientes de un cayuco con 24 cadáveres, Ignacio Cresto. Esta vez, llevó a rajatabla su máxima de no girar la cabeza, no mirar a la cabina y concentrarse en la misión.

Pero, detrás, los dos rescatadores y el enfermero lo pasaron mal. "Estamos entrenados, es nuestro trabajo, pero te toca; algunos de los tripulantes de los helicópteros tienen hijos de esa edad", resume horas después su jefe, el teniente coronel Martínez.

Apenas hablaron durante el vuelo con los rescatados, ni siquiera con el hombre que estaba "menos mal", no solo por la barrera idiomática, sino porque la situación con la niña y la mujer era de extrema urgencia. Solo la mujer intentó comunicarse en los primeros minutos de vuelo, por gestos, para pedir un sorbo de agua.

Al regreso de los tripulantes del helicóptero a la Base de Gando, su jefe charló con ellos durante casi una hora y los envió a descansar, recordándoles lo evidente: "Salvaron dos vidas".

Son las de una mujer que hoy miércoles sigue en estado grave en el Hospital Doctor Negrín y el de un hombre que se encuentra estable y en planta en el Hospital Insular de Gran Canaria.

Compartir el artículo

stats