El alcalde de Teguise, Oswaldo Betancort, reclamó ayer una «gestión seria» de la «mayor crisis migratoria de la historia» y ha señalado que el «silencio» de los presidentes de Canarias, Ángel Víctor Torres, y de España, Pedro Sánchez, «es un insulto a nuestra tierra». El también diputado por CC y secretario de Políticas Migratorias de la formación nacionalista, resaltó que la realidad de Lanzarote, y de otras tantas playas y costas de Canarias, es «tremendamente dramática».

«Tal y como presenciamos en la playa de El Jablillo de Costa Teguise», agregó, «mientras unos disfrutaban de sus vacaciones, otros llegaban moribundos a plena luz del día en patera desde rutas organizadas en connivencia con ambos gobiernos, los de allí y los de aquí, que no hacen nada para evitarlo».

Betancort hizo hincapié en que «no solo ignoran o niegan que la crisis migratoria en Canarias es muy grave, sino que tampoco se les oye declaración alguna al respecto de tantos episodios lamentables que estamos sufriendo, ni un mensaje si quiera por respeto a tantas víctimas que pierden su vida en alta mar». Asimismo, se mostró de acuerdo con la diputada nacional, Ana Oramas, al señalar al Gobierno socialista como responsable de una situación que «parecen no querer atajar».

Bravo de Laguna

Por su lado, el diputado autonómico y presidente de Unidos por Gran Canaria (UxGC), Lucas Bravo de Laguna, considera que «están creando guetos insulares para evadir el problema migratorio». Bravo de Laguna reprocha al Gobierno que «el drama humanitario que vive Canarias no puede seguir esperando, hay que adoptar medidas para combatir el tráfico de seres humanos». «Es urgente elaborar un pacto de Estado donde abordar la política migratoria. El PSOE no puede seguir mirando hacia otro lado, incapaz de ofrecer una solución y dejando sola a Canarias», afirma Bravo de Laguna.