Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRÓNICA PARLAMENTARIA

Una inmensa y cínica pachorra

Defender la buena gestión y el respeto político e institucional hacia Canarias de un Gobierno al que anuncias que vas a cascarle un recurso de inconstitucionalidad no parece el colmo de la coherencia

Sesión, ayer, en el Parlamento de Canarias sobre los recursos del REF. | | CARSTEN W. LAURITSEN

Lo que agostó cualquier conato épico del pleno de ayer, en el que el Parlamento de Canarias votó unánimemente presentar un recurso de inconstitucionalidad contra el Gobierno central por su incumplimiento del REF no fue el calor veraniego, sino la politiquería y el tacticismo mezquino, que en esta ocasión se concentró en el PSOE y en una de las intervenciones más penosas de su señoría Iñaki Lavandera durante la presente legislatura. El señor Lavandera vino a explicar metafóricamente que pegarle a un niño (digamos una comunidad autónoma) después de ignorarle una y otra vez no solo no es necesariamente malo, no solo se ha hecho antes en la historia de la humanidad, por lo que no caben los remilgos y protestas, sino que hasta puede ser una oportunidad para el pibito.

En realidad se votaron (y aprobaron) dos recursos. El primero contra la Ley 11/2021, de 9 de julio, y el segundo contra el Real Decreto Ley del 24 de junio, pues en ambos casos el REF resultaba modificado sin el informe previo del Parlamento de Canarias. No se produjo ninguna sorpresa. Ya el pasado 21 de julio la Mesa, con el respaldo de la Junta de Portavoces, había aprobado el procedimiento de interposición de recursos de inconstitucionalidad ante el TC. Lo que se dilucidaba ayer no era el sentido de una votación ya cantada, sino la definición de la posición de cada fuerza política sobre el REF en el plano de sus relaciones con el Gobierno central. El PSOE ha admitido apoyar el recurso porque no tenía más remedio si no quería quedarse solo - a lo sumo con la triste compañía de Podemos – en una negativa lacayuna. Torres y los suyos se consuelan pensando que nadie recordará el maldito recurso dentro de tres meses y que en el mejor de los casos no se producirá una sentencia antes de tres años: el daño al PSOE, no digamos al Gobierno central, será insignificante.

Abrió el turno de intervenciones Ricardo Fernández de la Puente Armas, cuyo apellido ya es más largo que la lista de militantes de Ciudadanos en Canarias. Don Ricardo Fernández Etcétera utilizó el arsenal retórico más habitual: el REF no es un privilegio ni una dádiva, “sino un derecho reconocido por ley que debe cumplirse siempre”. No, el REF no es un derecho, sino la ley misma, pero en fin, nunca cabe esperar nada especialmente ciceroniano por parte de su señoría. Después tomó la palabra Vidina Espino, que no pudo dejar de recordar (de nuevo) que fue por culpa de la deficiente defensa del REF por Ciudadanos en las Cortes por las que decidió el pasado julio abandonar el partido que (quizás alguien lo recuerde) decidió presentarla como candidata presidencial en las elecciones autonómicas de 2019. El que suscribe es incapaz de recordar cómo se las arregló la señora Espino para terminar hablando de cómo se bañaba en Carrizal, allá en su dickensiana niñez, “con baldes y palanganas”. Acto seguido advirtió a Podemos y Nueva Canarias – y al señor Etcétera – que no van a callarla. Al parecer NC y Podemos elevaron una pregunta al Consejo Consultivo para averiguar los límites operativos de Espino como diputada no adscrita, una consulta que curiosamente no dirigieron al agente competente, los Servicios Jurídicos de la Cámara. La diputada estaba bastante irritada por el asunto y quería que se le notase.

Torres y los suyos se consuelan pensando que nadie recordará el maldito recurso dentro de tres meses y que en el mejor de los casos no se producirá una sentencia antes de tres años: el daño al PSOE, no digamos al Gobierno central, será insignificante

decoration

Jesús Ramón Ramos Chinea leyó su habitual redacción escolar, añadiendo como compensación una nueva camisa a su amplia colección de blusas estremecedoras. Los protagonistas de las películas de George Romero llevan las camisas más planchadas que el señor Ramos Chinera, que como es norma últimamente en la Agrupación Socialista Gomera, dedicó palabras preñadas de admiración hacia Ángel Víctor Torres, una prueba más de que la ASG pactará una confluencia electoral con el PSOE solo cuando las ranas críen pelo. A continuación el venerable Manuel Marrero subrayó que, por supuesto, Podemos votaría a favor del recurso de inconstitucionalidad, aunque este REF les guste muy poco. El REF bueno era el de antes, no el de 1991-1993, no, el de antes, el que era verdaderamente social y atendía a las necesidades del pueblo unido jamás será vencido. Quizás Marrero se refiriera al REF de 1972, el REF aprobado por las Cortes franquistas, pero es difícil saberlo, como siempre es difícil entender algo a una persona que no tiene ni la más rapajolera idea de lo que está hablando. Esther González, la portavoz de Nueva Canarias, se puso muy intensa y superlativa, porque hay que tensar verbalmente el discurso para simular una flexible aquiescencia frente al Gobierno central como precio necesario para seguir formando parte del Gobierno autonómico. Cuando uno acusa a un gobierno de agresor, ignorante, impertinente y desleal (“esta deslealtad institucional ha sido repetitiva e inaudita”) quizás deberías replantearte tu estrategia como fuerza nacionalista. Al florilegio de su señoría Etcétera la señora González agregó otra de esas frases que demandan mármol: “El REF es voluntad de ley”. No solo ley, sino “voluntad de ley”. Mucho cuidado con eso.

Después de un breve y más bien anodino discurso de la líder del Partido Popular, María Australia Navarro, José Miguel Barragán pronunció quizás su mejor discurso en los dos últimos años, sosegado y contundente a la vez, sin dejar de mencionar la reunión con la ministra de Hacienda “en la que entraron ustedes como presidente y vicepresidente del Gobierno y salieron, según explicaron después, como secretario general del PSOE y presidente de Nueva Canarias. “Ustedes se han tomado esto como un juego en el que se han hecho trampas a sí mismos (…) Huele y huele mal a mercadeo entre partidos y no a defensa de los intereses estratégicos de Canarias”. Barragán recordó irónicamente que de todo lo prometido por el Gobierno canario y por la ministra de Hacienda (“que no tiene que comprometerse a nada, sino simplemente a respetar y cumplir la ley”) no se ha concretado nada, “porque ni siquiera tenemos una fecha para la supuesto reunión de la Comisión Bilateral Canarias-Estado”.

El discurso del portavoz de CC estaba tan bien armado que el socialista Iñaki Lavandera ni se tomó la molestia de intentar desmontarlo. Subió Lavandera al estrado con cinco folios a doble espacio que parecían escritos por Gila en un momento de escasa inspiración. Solo le faltó a su señoría inventar la radio a colores dando brochazos al aire en la tribuna. Los socialistas, por supuesto, “no vamos a tolerar lecciones de defensa de Canarias”. Después recordó de nuevo uno de sus últimos y queridos mantras, eso de que en 2017 los presupuestos generales del Estado incumplieron el REF y ni CC ni el PP dijeron nada”. En realidad el PSOE tampoco dijo nada, pero qué más da. Defender la buena gestión y el respeto político e institucional hacia Canarias de un Gobierno al que anuncias que vas a cascarle un recurso de inconstitucionalidad no parece el colmo de la coherencia. Pero la coherencia, en el caso de Lavandera, la aseguran sencillamente sus siglas, su palique de guardaespaldas educado, su inmensa y cínica pachorra.

Compartir el artículo

stats