Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Génova busca cambios en las Islas

El PP quiere una renovación pactada en la dirección regional y apuesta por el tinerfeño Domínguez | Aunque no hay una decisión tomada, se inclina por superar la etapa de Navarro, a la que le ofrecerá una salida digna

Austrlia Navarro pasa por uno de los pasillos del Parlamento regional en una imagen de archivo. | | RAFA AVERO

Austrlia Navarro pasa por uno de los pasillos del Parlamento regional en una imagen de archivo. | | RAFA AVERO

La dirección nacional del PP ha empezado a mover la fichas para la renovación en el liderazgo del PP canario, que quiere que sea «tranquila y pactada» y que no conlleve ningún proceso de enfrentamiento o disputa interna. Aunque todavía no hay una decisión tomada al respecto, la cúpula de la calle Génova se inclina claramente por dar por superada la etapa de María Australia Navarro como presidenta regional, en el cargo desde septiembre de 2019, e iniciar un nuevo tiempo de la mano del tinerfeño Manuel Domínguez, alcalde de Los Realejos, diputado regional en el Parlamento de Canarias y que el pasado mes de abril renovó como presidente del partido en Tenerife. Es miembro, junto a la propia Navarro, del Comité Ejecutivo Nacional y considerado como uno de los pocos dirigentes que podría alcanzar un amplio consenso en los distintos sectores de la formación en todo el Archipiélago.

El recambio al frente del PP de las Islas es algo que el equipo de Pablo Casado, presidente nacional, y especialmente Teodoro García Egea, secretario general, llevan meditando prácticamente desde el inicio del mandato de Navarro, cuando ésta se hizo cargo del partido en septiembre de 2019, sustituyendo a Asier Antona tras el abandono obligado del ahora senador por pérdida de confianza por parte de la dirección estatal.

Aunque se decidió darle a Navarro la prórroga hasta que la celebración del próximo congreso regional, previsto inicialmente para este año pero que previsiblemente se aplazará hasta principios del 2022, el mensaje trasladado desde hace meses desde Madrid es que se apuesta por un golpe de timón que sirva para dinamizar el partido y mejorar las expectativas electorales a medio plazo y largo plazo.

Navarro nunca ha explicitado que aspire a renovar su mandato, pero tanto en Madrid como en el seno del partido en las Islas se da por hecho.

Fuentes cercanas a García Egea, que es quien personalmente supervisa desde Génova los procesos congresuales regionales e insulares, reconocen la pulsión de cambio para la presidencia regional en amplias capas del partido en el Archipiélago, y que Domínguez, hombre de toda confianza para la cúpula de Madrid, es la persona que concita mayores consensos. Sin embargo, también se asume el riesgo que conlleva trasladar desde Gran Canaria a Tenerife el eje de poder del partido en el ámbito regional teniendo en cuenta que el apoyo electoral a la formación sigue siendo más importante en la provincia oriental que en la occidental. Así lo estarían reflejando las encuestas internas realizadas por el partido en el ámbito de todo el Archipiélago, lo que aumenta las dudas en Génova sobre los pasos a dar.

Las únicas dudas que plantea el recambio pensado es el coste electoral que puede tener sacar el eje de mando de Gran Canaria, la isla con mayor apoyo a la formación conservadora

decoration

Las mismas fuentes señalan que la dirección nacional está en estos momentos más centrada en relanzar la estrategia de oposición al Gobierno de Pedro Sánchez a partir de la Convención Nacional de los próximo 2 y 3 de octubre en Valencia, así como en gestionar los procesos congresuales, provinciales y regionales en los territorios con conflictos internos en el resto del Estado, sobre todo el abierto en Madrid por la disputa entre la dirección nacional y la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso. Pero también en otros territorios como Cantabria, Aragón, La Rioja, comunidades donde se cree que se podría gobernar tras las elecciones autonómica de 2023, o en otras donde los pactos son determinantes para mantener el poder, como Castilla León o Murcia. En este sentido, en Canarias se apostaría más por construir un liderazgo de mayor horizonte temporal, escenario que abre dudas sobre el perfil y tipo de candidatura no solo a la presidencia del partido, sino como futuro aspirante a la presidencia del Gobierno en el Archipiélago.

Presidenta «nerviosa»

En todo caso, lo que sí señalan en Génova, y confirman varios dirigentes regionales consultados, es que se pretende un nuevo liderazgo pactado con los distintos sectores para evitar procesos de primarias y enfrentamientos internos como el producido en el anterior congreso regional para sustituir a José Manuel Soria, al que hasta última hora se mantuvieron cuatro candidaturas. Además, se da por hecho que la dirección nacional ofrecería una «salida digna» para Navarro si ésta decidiera apartarse voluntariamente de la carrera, como parece esperarse en Madrid si finalmente se concreta el apoyo a Domínguez.

Varios dirigentes regionales consideran que el partido no ha sabido lograr presencia y protagonismo durante la crisis económica como consecuencia de la pandemia, ni como oposición a las políticas del Gobierno de Ángel Víctor Torres, ni como alternativa

decoration

La actual presidenta regional no es ajena a los movimientos que se están produciendo y a las señales emitidas desde Génova. Así lo hizo saber a los dirigentes nacionales que han visitado Canarias el pasado fin de semana, Ana Pastor, la vicesecretaria de Política Social, y Javier Maroto, portavoz en el Senado, a La Palma a Lanzarote, respectivamente, y con quienes se vio y se reunió. «El nerviosismo de la presidenta regional quedó patente y buscó respuestas que ni Maroto ni Pastor pudieron ofrecer porque todo está en manos de García Egea», señalan desde Génova.

Navarro cuenta no obstante con algunos apoyos importantes en distintas islas, sobre todo en Gran Canaria, y ha sido valedora de la mayoría de los candidatos que recientemente, entre enero y abril, han renovado sus mandatos en las presidencias insulares, lo que ha ocurrido en seis de las siete islas, o han accedido al cargo por primera vez, como es el caso de Mariano Hernández en La Palma. Pero la presidenta regional también es consciente de que cuenta con numerosos opositores que, pese a no estar organizados bajo un liderazgo o una estrategia común, apuestan por un recambio como el que supone el tinerfeño Manuel Domínguez. Muchos de estos dirigentes regionales consideran que el partido no ha sabido lograr presencia y protagonismo durante la crisis económica como consecuencia de la pandemia, ni como oposición a las políticas del Gobierno de Ángel Víctor Torres, ni como alternativa, y que la vida y dinámicas internas del partido están «bajo mínimos».

Compartir el artículo

stats