Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis migratoria | Más dificultades en los territorios de origen

El cambio climático multiplicará por seis las actuales migraciones

Los expertos estiman que Canarias tendrá menos lluvias, un aumento del nivel del mar y un cambio en el régimen de los alisios por el calentamiento global

Migrantes en una embarcación de Salvamento Marítimo. | | BORJA SUÁREZ/REUTERS

«Canarias será muy diferente a finales de este siglo». Con esa frase, el consejero de Transición Ecológica del Gobierno canario, José Antonio Valbuena, resumió ayer lo que, según los especialistas, espera al Archipiélago con el cambio climático. Las consecuencias del calentamiento global más relevantes para las islas son una reducción de las lluvias y las nevadas; un incremento del nivel del mar en un metro de media hasta finales de la presente centuria y un cambio en el régimen de los vientos alisios. Además, a nivel global, se prevé que los actuales movimientos migratorios se multipliquen por seis en los próximos 30 años, al pasar de 50 a 300 millones de seres humanos. Y todo indica que Canarias será uno de los escenarios por donde pasarán los flujos de personas en busca de un lugar mejor para vivir. Ante esta posibilidad, Valbuena explicó que el reto es dar un trato digno a las mismas, ya que «África es nuestro continente».

Estas son las principales conclusiones del sexto ciclo de evaluación realizado por parte del Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático, creado en 1988 por la Organización Meteorológica Mundial y el Programa de la ONU para el Medio Ambiente. El análisis del documento fue abordado en una comisión parlamentaria y todos los grupos de la Cámara regional se mostraron a favor de adoptar medidas con urgencia, aunque algunos reconocieron que «ya se llega tarde».

José Antonio Valbuena, Podemos y CC-PNC apuestan por un control público de la energía

decoration

El mencionado estudio reparte el planeta en 45 grandes regiones climáticas y Canarias ha sido incluida en la del Sáhara, mientras que la Península Ibérica y Baleares forman parte de la Mediterránea. Al plantear esta diferencia, José Antonio Valbuena recordó la importancia de que las autoridades a nivel de la Unión Europea adopten soluciones distintas para cada territorio.

El consejero comentó que, de la observación de los datos paleoclimáticos, la principal conclusión es que todo lo que está por llegar ha ocurrido ya antes en el planeta, con mayor o menor intensidad. Sin embargo, la diferencia con lo que está pasando en la actualidad y lo que pasará es que, antes, los mismos procesos se desarrollaban con varios miles e, incluso, millones de años de diferencia. Los expertos del Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático señalan que, ahora, todo se ha concentrado en los últimos 300 años de la historia. Es decir, que puede haber unos efectos explosivos a raíz de la coincidencia temporal, ya que tres siglos son un periodo muy pequeño si se compara con el tiempo transcurrido desde la formación de la Tierra.

Además de la evolución negativa desde comienzos del siglo XVIII a consecuencia de la acción humana, el estudio plantea que el cambio climático tendrá consecuencias socioeconómicas globales. Valbuena se mostró orgulloso de que el Parlamento canario sea una de las pocas cámaras autonómicas de España e, incluso, de Europa donde, hasta ahora, se ha dedicado una hora a debatir sobre el estudio del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático. Ante la gravedad y la inminencia del fenómeno, el responsable de Transición Ecológica resaltó la importancia de que en este ámbito «haya que huir de ideologizar» la realidad y apostó por que «las soluciones tienen que ser de todos», con celeridad y consenso.

En una clara alusión a la reciente polémica sobre si se debe construir o no el puerto de Fonsalía, en el municipio tinerfeño de Guía de Isora, Valbuena admitió que «se están repasando» los proyectos de algunas «infraestructuras», en la medida en que «los posicionamientos de hace 20 años han cambiado».

En opinión del responsable del área medioambiental en el Ejecutivo canario, es importante que el Parlamento apruebe con rapidez la Ley autonómica sobre cambio climático y transición energética. Aclaró que, en estos momentos, se está a la espera de que el Consejo Consultivo de Canarias devuelva el documento con las observaciones que crea oportunas.

«Apetito sin freno»

En el turno de intervenciones, el diputado del Grupo Podemos Canarias Manuel Marrero planteó la importancia de que se cree una agencia canaria de energía; una iniciativa valorada de manera positiva por otros asistentes a la comisión, como el Grupo Nacionalista Canario. Valbuena manifestó la importancia de afrontar tal debate con sosiego y rigor. Pero se mostró a favor de disponer de una agencia energética en el Archipiélago, «y más con el envite de las suministradoras», que presionan al Gobierno de España, cuando, en realidad, tendrían que plantear sus exigencias ante la Comisión Europea. «El reto es poner freno al apetito sin freno», que llega a «poner en jaque» el concepto de democracia, dijo el consejero.

Ricardo Fernández de la Puente, portavoz del Grupo Mixto, recordó la importancia de tomar medidas drásticas en este ámbito, como se hizo con el confinamiento por la pandemia. Aclaró que el informe es una llamada de atención, sobre todo, a las diez grandes superpotencias emisoras de dióxido de carbono. Para De la Puente, «ya nos hemos quedado sin margen de maniobra», pero se puede llegar a un punto de «no retorno» si no se actúa con rapidez. Preguntó si estudios de investigadores de las universidades canarias se han incluido en el informe.

Manuel Marrero recordó que millones de personas son ya «refugiados climáticos»; un asunto que aborda la última obra documental del cineasta garachiquense David Baute. Marrero vinculó la afección medioambiental a los excesos consumistas, el capitalismo salvaje y la concentración de la producción en pocas manos.

El portavoz del Grupo Nueva Canarias, Luis Campos, dijo que el cambio climático es «el principal reto del ser humano» y «ya llegamos muy tarde, pero podemos llegar». Aclaró que políticos como Bolsonaro (presidente de Brasil), Trump o las autoridades chinas «serán responsables de la muerte de millones de personas» por sus decisiones. Reclama que en las grandes empresas prime no solo la «maximización de beneficios», sino también la conciencia social.

El consejero pide a la UE medidas para las Islas diferentes a las que aplique para la Península Ibérica

decoration

Luz Reverón, del Grupo Popular, recordó la importancia que cobra el gas metano en el fenómeno global y coincidió con sus compañeros en que el problema «ya está aquí y hay que resolverlo». Mencionó que la migración aumentará por la sequía y la falta de agua en los lugares de origen. Y animó a que la Ley de Cambio Climático de las islas se apruebe lo antes posible. Por parte del Grupo Nacionalista Canario, David de la Hoz, afirmó que, «si seguimos haciendo lo mismo de siempre, será un suicidio colectivo». Pidió una reflexión sobre la oportunidad de desarrollar algunas «megainfraestructuras» y apostó por que haya «un control público de la energía».

La representante del Grupo Socialista mostró su preocupación por el hecho de que países como Marruecos, Mauritania o Mali están «creciendo» y el cambio climático «no es su prioridad».

EFECTOS

1 Aumento del nivel del mar

  • El nivel medio del mar aumentó entre 1901 y 2018 hasta 20 centímetros. Pero en las últimas décadas esa evolución se ha acelerado de forma considerable. La elevación media hasta 1971 fue de 1,3 milímetros al año. Pero entre 2006 y 2018, el citado parámetro llegó hasta 3,7 milímetros de subida media anual. La citada tendencia coloca a Canarias en el peor de los escenarios posibles planteados por el Grupo Intergubernamental de Expertos. Hasta finales del presente siglo, en el Archipiélago el nivel del mar puede subir un metro. En 2.150, el incremento puede llegar a cinco metros. Buena parte de la economía de las islas se sustenta en los grandes destinos turísticos situados junto a playas naturales o artificiales. 

2 Menos lluvias y el desplazamiento de los alisios

  • La reducción drástica de las lluvias y el desplazamiento de los vientos alisios son dos de las consecuencias climatológicas y provocarán que las islas, en general, se parezcan más a un territorio desértico, como el Sáhara, que a como las conocemos ahora, en la que los turistas y residentes pueden disfrutar de una gran variedad de ecosistemas y paisajes en un único territorio insular. Esa circunstancia afectará a casi todos los sectores económicos. El clima templado y agradable que se disfruta la mayoría de los días del año es un atractivo fundamental para millones de turistas, al igual que la riqueza y diversidad paisajística. Pero, como es obvio, esa realidad también incidirá en actividades como la agricultura o la ganadería, por ejemplo.

3 Migrantes por el clima y la pobreza

  • El cambio climático está provocando ya que residentes en varias regiones del planeta se vean obligados a desplazarse a otros territorios, puesto que en donde nacieron o donde han estado ya no hay recursos para poder subsistir. Varias zonas de África se verán más perjudicadas por la situación y, como ha ocurrido en el último cuarto de siglo, Canarias será una de sus puertas para avanzar hacia otros enclaves e intentar lograr una vida mejor. Frente a episodios vividos recientemente en el Archipiélago con la llegada de pocos miles de subsaharianos y magrebíes, uno de los retos del Estado y la Unión Europea debe ser tener más instalaciones y servicios para dar un trato digno a esas personas.  


Compartir el artículo

stats