Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis migratoria

El repunte migratorio incrementa en un 155% la llegada de mujeres

Desde el sábado han desembarcado en las Islas 1.404 personas entre las que había 71 menores, muchos de ellos bebés

Una niña migrantes llega al muerto de Arguineguín. Reuters

El perfil de los migrantes que desembarcan en Canarias ha cambiado con el repunte de llegadas. En el pandémico 2020 las pateras y cayucos arribaban a las Islas repletas de personas con perfiles similares a pesar de proceder de distintas regiones. La gran mayoría –más de 95%– eran varones jóvenes, pero ahora esta tendencia ha cambiado. En 2021 el número de mujeres viajeras ha crecido un 155% respecto a las cifras del pasado año. Entonces llegaron 1.074 mujeres y el 18 de noviembre ya lo habían hecho 2.737. Por lo que cabe esperar que la diferencia porcentual sea mayor al cierre del año, y más si siguen aumentando las llegadas a Canarias. 

¿Y esto por qué ocurre? Todavía no existen estudios que respondan a esta pregunta, pero algunas organizaciones y entidades vinculadas al fenómeno migratorio ya tienen sus interpretaciones. Ángeles Moreno, portavoz de la plataforma canaria Somos Red, asegura que el cambio de perfil viene de la mano de la fuerte crisis que sufren ahora con mayor intensidad los países africanos. «Esto obliga a muchas familias completas a viajar e incluso lleva a madres de núcleos monoparentales a jugarse la vida con sus bebés», aclara Moreno. 

Nacionalidad

Ana Vizcaíno, representante de la asociación Atlas, coincide con la portavoz de Somos Red en señalar a la cruda realidad de los países de origen como principal responsable del cambio. «Están llegando muchas mujeres con su hijos, chicos y chicas muy jóvenes de muchas nacionalidades», explica. Precisamente en el cambio de procedencia de los recién llegados está la explicación de Txema Santana, asesor en migraciones para la Vicepresidencia del Gobierno canario. Para el exportavoz de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) en el Archipiélago la causa está en el cambio del flujo migratorio. «Ahora llegan más personas subsaharianas, desde países en los que la mujer está más integrada en el fenómeno migratorio». En 2020 muchas de las embarcaciones trasladaban a personas de origen marroquí, donde «la mujer no participa de estos procesos», aclara. 

Las diferencias que se producen en el proceso de llegada de hombres y mujeres también es una causa del incremento de féminas en las embarcaciones ya que las migrantes logran acceder a los sistemas de petición de asilo al ser consideradas colectivo vulnerable. Una vez arriban a las Islas, y tras pasar el control sanitario, disponen de un sistema de acogida independiente al de los varones para así evitar que sean víctimas de cualquier abuso. En estos centros, gestionados por Cruz Roja y Cruz Blanca, conviven con sus hijos, mientras esperan ser trasladadas con ellos a la Península. 

En las embarcaciones en las que viajan mujeres también predomina la presencia de menores. Desde el sábado han desembarcado en Canarias 1.404 migrantes, entre ellos 71 menores. Dentro de este grupo destaca la presencia de once bebés. Una consecuencia de la feminización de los flujos migratorios hacia Canarias. 

Esta creciente llegada de mujeres y niños supone un nuevo reto a un sistema de acogida pensado, fundamentalmente, para hombres en situación irregular. Poco se conoce sobre los centro de acogida de estas mujeres con sus hijos, ya que se busca preservar al máximo la intimidad de los implicados, pero desde asociaciones como Somos Red o Atlas ya se reclama «más recursos y mejoras en los protocolos de actuación» para cubrir las necesidades de mujeres y niños. «Las pruebas para determinar la edad de los menores supone un proceso eterno que retrasa la ruta migratoria de las madres», critica Moreno sobre la situación. 

Esta cuestión preocupa al Ejecutivo autonómico, ya que uno de cada dos migrantes en centros de menores en Canarias está pendiente de la determinación de la edad. La Consejería de Derechos Sociales no conoce con exactitud si son mayores o menores de 18 años, una cuestión fundamental porque si superan la mayoría de edad se descongestionarían los centros y la sobrecarga de menores que tutela el Gobierno canario, pues pasarían a ser competencia del Estado y a utilizar los recursos destinados a los adultos. La Comunidad Autónoma tiene a su cargo a 2.680 chicos (2.114 en dispositivos Gobierno y 566 en convenios con los cabildos). 

A las asociaciones humanitarias también les preocupa la situación que se está viviendo en las islas no capitalinas como consecuencia del aumento de llegadas a sus costas. La oleada de inmigración en Fuerteventura y Lanzarote y la falta de recursos de acogida estables han provocado acumulación de personas en carpas y naves. «Tenemos constancia de que en Lanzarote hubo días en los que mujeres, menores y varones compartieron un mismo espacio reducido», critica Moreno, quien reclama esfuerzos de las instituciones para «preservar los derechos de los grupos más vulnerables». 

En lo que va de año han llegado a las costas canarias 491 embarcaciones con un total de 19.906 personas. Este incremento coincide con lo sucedido en el mismo periodo de 2020. Los meses de septiembre a diciembre del pasado año concentraron el 67% de llegadas anuales. Y en eso estamos ahora. A falta de 37 días para que acabe el año la cifras se acercan ya  al computo total del 2020 y lo hacen de forma acelerada. Si se toma como referencia las llegadas de los últimos días, la media supera los 250 migrantes diarios. Si continúa este ritmo durante los últimos días del año, las Islas cerraran 2021 con un cómputo anual de casi 30.000 llegadas.  

Compartir el artículo

stats