La asociación Juezas y Jueces para la Democracia (JJpD) muestra su respaldo a la juez, exdiputada de Unidas Podemos y delegada del Gobierno contra la Violencia de Género Victoria Rosell al tiempo que sostiene que «se hace justicia» con la decisión del Tribunal Supremo de confirmar la condena de prisión e inhabilitación para el juez Salvador Alba. En un comunicado emitido, JJpD celebra que se haga «justicia» en «un supuesto de corrupción judicial» del que Rosell fue «víctima» y que «tanto sufrimiento le causó», subraya.

La Sala de lo Penal del Supremo ratificaba el jueves la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias por la que se condenó a Alba a seis años y medio de prisión y a 18 años de inhabilitación para ejercer como juez, confirmando los delitos de prevaricación judicial, falsedad en documento público y cohecho con intención de conspirar contra Rosell. Trató, para ello, de manipular la instrucción de una caso iniciado por ella en el Juzgado número 8 de Las Palmas de Gran Canaria.

El alto tribunal también mantuvo la indemnización a Rosell por 60.000 euros en concepto de daños morales y la multa de 12.000 euros.

«Se trata de una condena por los delitos más graves por los que puede ser condenado un juez en el ejercicio de su función», destaca la asociación, que defiende que la integridad de las instituciones es «esencial» en cualquier Estado social y democrático de derecho para «lograr la confianza de la ciudadanía».

JJpD considera que la resolución confirmada por el Supremo «contribuye a esa integridad y confianza institucional y pone de manifiesto que por encima de las distintas sensibilidades que podamos tener las personas que integramos la carrera judicial, está siempre la ética, la profesionalidad y el respeto a la Ley».

En ese sentido, la asociación muestra su «más absoluta confianza» en los jueces que integran el poder judicial, «que ejercen su trabajo con plena honestidad y respeto a la Ley y derechos de las personas».