Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Soria bendice a Domínguez

El exministro y líder de los populares canarios durante 17 años alaba al alcalde de Los Realejos: «Combina experiencia y solidez y tiene formación económica»

Australia Navarro y Manuel Domínguez, durante una rueda de prensa del PP. | | LP/DLP

El diputado autonómico Manuel Domínguez recibió ayer nuevas bendiciones en su camino hacia la presidencia del PP en Canarias. Y no precisamente de un cualquiera. José Manuel Soria, exministro de Industria, Energía y Turismo entre diciembre de 2011 y abril de 2016 –con Mariano Rajoy en Moncloa– y líder de los populares isleños durante cerca de 17 años –desde mediados de 1999 y hasta su salida del Ministerio–, no solo valora la apuesta de Génova por Domínguez, sino que la apoya abiertamente y alaba las aptitudes del alcalde de Los Realejos. «Combina experiencia y solidez y tiene formación económica», subrayó ayer el expresidente del PP en la Comunidad Autónoma durante una entrevista en la cadena Cope.

El exconsejero cree que el cambio de ciclo político devolverá al PP al Ejecutivo regional

decoration

Soria puntualizó, al margen de los deseos en la dirección nacional del partido, que al final el nombramiento del nuevo líder popular dependerá de lo que diga la militancia del PP en el Archipiélago y del próximo congreso, que se celebrará entre el 22 y el 23 de enero en Tenerife. Pero, en lo personal, el que fuera vicepresidente y consejero de Economía, Hacienda y Empleo del Gobierno de Canarias entre junio de 2007 y octubre de 2010 –durante el primer gobierno con el nacionalista Paulino Rivero en la presidencia regional– aseguró que Domínguez le parece «una persona que tiene extraordinaria capacidad». En esta línea, Soria expuso que el también alcalde del municipio de Los Realejos, en el norte de Tenerife, le «gusta» entre otras cosas porque acumula una notable experiencia como concejal de la oposición en su localidad, como alcalde, como consejero del Cabildo insular tinerfeño y como diputado nacional y autonómico.

Las palabras del histórico dirigente del PP en la Comunidad Autónoma –en cuyo currículum político figuran también la alcaldía de Las Palmas de Gran Canaria y la presidencia del Cabildo de Gran Canaria– sirven de algún modo de contrapeso a las críticas vertidas desde un importante sector del ala grancanaria del partido. Hay que recordar que un grupo de exdirigentes, ex cargos públicos y afiliados del PP de Gran Canaria se reunieron hace menos de un mes, preocupados por los últimos resultados electorales, la falta de renovación, la ausencia de crítica interna y la pérdida de relevancia de la organización insular en la política autonómica, para reflexionar sobre todas estas cuestiones. En este grupo –que entiende que «nada se logra en Canarias si Gran Canaria no se renueva»–, figuran nombres como los de Víctor Jordán, que apoyó a Paulino Montesdeoca en su pulso frente a Australia Navarro; Carmen Hernández Bento, que sigue perteneciendo a la dirección nacional del PP que encabeza Pablo Casado; los exconsejeros insulares Melchor Camón, Ana Kurson y Rosa Rodríguez; la exalcaldesa de Telde Carmen Castellano; Miguel Concepción, exconcejal de Las Palmas de Gran Canaria precisamente con José Manuel Soria; y Martín Muñoz, que fuera responsable del área de Urbanismo en la capital grancanaria en tiempos de Juan José Cardona en la alcaldía.

Cuestionado por las críticas de este sector del partido en Gran Canaria –críticas en las que subyace el hecho de que la isla redonda sea el principal caladero de votos de la organización en el Archipiélago–, Soria se limitó a señalar dos aspectos.

Por un lado, el exministro explicó que, efectivamente, el presidente del partido en la Comunidad Autónoma debe ser aquel a quien elija la militancia; y, por otro, hizo hincapié en que aunque «es verdad» que Gran Canaria es el territorio que más votos aporta al PP, no menos cierto es el alto «grado de penetración» del partido en Tenerife en los últimos 15 años y el potencial de crecimiento que hay en otras islas, como en La Palma y en Lanzarote.

Decepción

En cualquier caso, ese importante grupo de críticos del PP, que va más allá de los nombres propios apuntados, advierten que el paso atrás dado por Australia Navarro para no continuar como presidenta regional del partido «no es ninguna sorpresa» y que la dirección nacional de Génova «desconoce la realidad de Canarias». Estos excargos y afiliados del partido cuestionan que los actuales dirigentes de la formación «no dejan crecer a nadie» porque el cambio en la dirección regional no se trata de una renovación, ya que son cargos que ya tienen responsabilidades orgánicas y públicas, algo que sí supone una crítica directa, y no solo implícita, al propio Manuel Domínguez. «El partido está ocupado por perfiles bajos que no crean cantera de gente joven, más preparada y con ganas», añaden los críticos.

En el fondo de todas estas críticas está el hecho de que el PP ha vivido tiempos mejores, de hecho mucho mejores, en la política regional. No solo por haber tocado gobierno, sino también porque su grupo parlamentario, que llegó a superar la veintena de diputados, se ha quedado en esta legislatura en solo 11. No obstante, José Manuel Soria recordó ayer que la situación de los partidos tiene mucho que ver con los ciclos y la lógica alternancia. En este sentido, el expresidente de los populares canarios puso énfasis en que el PP en las Islas está muy vinculado a las expectativas electorales nacionales –si al partido le va bien en el conjunto de España le irá bien en Canarias–, y defendió que «cuando cambie el ciclo» la formación en la Comunidad Autónoma volverá a estar en disposición de ganar elecciones y acceder a los gobiernos insulares y regional.

Destaca el peso ganado por las siglas en Tenerife ante las críticas de parte del ala grancanaria

decoration

Además, Soria dijo que en 2018 se inició «un nuevo ciclo» político en España con la salida del PP del Gobierno y la presidencia de Pablo Casado, que «ponía fin a una etapa» de 30 años que se inició con José María Aznar y continuó con Mariano Rajoy, una etapa de 15 años al frente del Ejecutivo.

Aciertos y errores

El que fuera uno de los hombres más cercanos a Rajoy en aquel Consejo de Ministros –Soria tuvo que dejar el cargo mal y pronto, dimitió, a raíz de la publicación de los papeles de Panamá, donde se dio a conocer su relación con una red de sociedades en paraísos fiscales– comentó que en aquellos años se acometieron «grandes aciertos» y también «errores» pero que, en líneas generales, la «aportación neta fue muy positiva para España». Ahora, añadió el exdirigente popular, «Casado tiene que hacer un partido, aprendiendo de lo bueno de lo anterior, que lo proyecte en el futuro para los próximos 15 o 20 años, y es lo que está haciendo».

Soria valora así el trabajo que están haciendo en Génova Casado y su equipo, que es justamente objetivo de las críticas del ala más crítica del partido en Gran Canaria. Génova confía en que con Domínguez como presidente regional se pueda enderezar el rumbo. El llamado a ser su número dos es Poli Suárez, el presidente insular del partido en Gran Canaria.

Compartir el artículo

stats