Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Foro Prensa Ibérica | Ley Canaria de Cambio Climático y Transición Energética

Valbuena reclama implicación pública en la lucha contra el cambio climático

El consejero de Transición Ecológica ve crucial el papel de las administraciones, que recibirán apoyo y asesoramiento de la futura Agencia Canaria de Acción Climática

48

Debate de Transición Ecológica: José Antonio Valbuena

Mayor implicación de las administraciones públicas en la lucha contra el cambio climático es el requerimiento lanzado ayer por el consejero de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias, José Antonio Valbuena (PSOE), durante la presentación de la Ley Canaria de Cambio Climático y Transición Energética en el foro organizado por Prensa Ibérica, empresa editora de los periódicos LA PROVINCIA y El Día, con el patrocinio de Sacyr. Valbuena desgranó en el Real Casino de Tenerife las claves de la legislación que marcará «un antes y un después» en el futuro de las islas, al tiempo que se encargó de poner el foco sobre el papel de las diferentes administraciones públicas, a las que pidió no solo más compromiso sino también más dedicación para el desarrollo de una ley que también pondrá a Canarias a la vanguardia en la lucha contra el cambio climático.

«El uso del gas natural se ha descartado en estado gaseoso, pero no en estado líquido»

José Antonio Valbuena - Consejero del Gobierno canario

decoration

El director del diario El Día/La Opinión de Tenerife, Joaquín Catalán, abrió el acto y destacó que el primer borrador de este texto legal ha sido profundamente modificado tras las reuniones mantenidas por los responsables políticos «con casi 500 colectivos sociales, administraciones públicas y representantes empresariales». Una búsqueda de consenso que Valbuena se compromete a llevar también al Parlamento de Canarias, donde espera que salga adelante con el apoyo unánime de todos los partidos, «gracias a la ausencia de Vox», a la que considera la única fuerza política «negacionista del cambio climático».

Esta apertura a la negociación y al consenso, demostrada también en su larga y participada tramitación como borrador, tendrá como gran objetivo la mejora del texto normativo, «no su amortiguación o la reducción de sus necesarios avances», advirtió Valbuena. En varias ocasiones, el consejero citó al resto de administraciones públicas de Canarias para pedirles esfuerzo en el desarrollo de esta ley. «Las administraciones públicas tenemos que responder y dar ejemplo», subrayó antes de concretar que los primeros pasos tras la aprobación de la ley serán la puesta en marcha de la Agencia Canaria de Acción Climática, las estrategias de desarrollo de la norma y el plan de acción climática.

500

Entidades y empresas

  • Casi medio millar de colectivos sociales, administraciones públicas y representantes empresariales han participado en la elaboración del borrador de esta nueva ley canaria.

A juicio de Valbuena, «el problema en la lucha contra el cambio climático está en la actualidad más en las administraciones públicas que en la ciudadanía», a la que considera concienciada de las medidas que se deben tomar. El consejero resaltó que muchas administraciones públicas «actualmente carecen de músculo para la acción climática y tendrán que tenerlo pronto». Un reto para el que considera clave el papel de la futura Agencia Canaria de Acción Climática que, «de aquí a unos 8 años», se convertirá en «una de las agencias más importantes de Canarias, como el gran músculo vertebrador de esa acción climática de las administraciones públicas, que también tendrán que dotarse de mecanismos, medios y recursos humanos que garanticen esa actuación en municipios e islas. Medios de los que en la actualidad carecen».

Para empezar a avanzar, recordó que «hay acciones que no precisan de ese músculo, como por ejemplo, los contratos de suministro eléctrico, en cuyos pliegos el Gobierno canario ha puesto que debe ser energía 100% verde». O la renovación del parque móvil de vehículos, «que tendrá que hacerse con criterios distintos».

Cerca del punto de no retorno

José Antonio Valbuena inició su exposición con un extenso repaso por el impacto del cambio climático en el planeta y especialmente en Canarias para contextualizar el nacimiento de esta ambiciosa ley. «Ahora toca asumir el punto de no retorno, la mayor tragedia que como especie haya afrontado la humanidad, o tomar medidas», remarcó. La cercanía de ese momento crítico y sin solución se refleja, por ejemplo, en el aumento del nivel medio del mar, «que podrá subir en breve en Canarias entre 1 y 2 metros, pero podría llegar a aumentar en 5 metros más en el año 2150».

El consejero regional de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial señaló que la acidificación de los océanos amenaza la vida en estos ecosistemas, y puso el acento también en el incremento de la temperatura del planeta: «A partir de septiembre de 2050 no habrá hielos continentales. Habría que remontarse a hace 1.000 años para encontrarnos una situación similar». Respecto a la concentración de dióxido de carbono (C02), para encontrar niveles como los que se aproximan «habría que remontarse un millón de años».

2040

Emisiones compensadas

  • Uno de los grandes objetivos de la Ley Canaria de Cambio Climático y Transición Energética es que en 2040, en apenas 19 años, las islas compensen todas sus emisiones contaminantes.

Para José Antonio Valbuena, los efectos actuales del cambio climático son «un cóctel explosivo» para el planeta y para Canarias, donde las universidades públicas desarrollan numerosos estudios que demuestran «su innegable impacto». En la elaboración de esta ley, los expertos han aportado diagnósticos respecto al impacto del cambio climático en cuestiones tan diversas e interrelacionadas como el sector turístico, el modelo territorial, los transportes, el urbanismo, los recursos hídricos, la pesca, la agricultura, la biodiversidad, la ganadería, el litoral o la salud de las personas. Un trabajo serio y riguroso que cobra aún más importancia en los territorios insulares, «que son los más frágiles a la hora de afrontar la lucha contra el cambio climático». Una fragilidad que se demuestra en lugares como Tuvalu, en el océano Pacífico, o con cifras como el millón de desplazados que ya causa en la actualidad «la subida del nivel del mar en todo el planeta, que continuará al menos durante los próximos 170 años».

Esfuerzo colectivo

«De aquí a final del siglo habrá lugares de nuestro litoral que quedarán anegados por el mar», advirtió Valbuena antes de insistir en que esta ley pretende, precisamente, «aumentar la capacidad de adaptación y de mitigación de los efectos del cambio climático mediante el esfuerzo colectivo y medidas coordinadas y eficaces».

El consejero regional define esta nueva ley como «ambiciosa y realista», por lo que «no es un texto para cubrir el expediente, sino una herramienta para luchar en esta guerra contra el cambio climático en la que las islas somos los primeros territorios que podemos perder la batalla». Una ley incluso más ambiciosa que el texto nacional y que incluirá estrategias a desarrollar a 20 años, con una revisión cada 10 años, y planes más concretos que se piensan a 10 años y se revisarán cada 5 años. La mirada estará puesta siempre en 2040, año en el que el Gobierno regional espera que «Canarias sea un territorio neutro, capaz de compensar sus emisiones contaminantes». Un objetivo ambicioso para el que habrá «flexibilidad y diferentes velocidades», adaptadas a la situación de partida de las entidades públicas y privadas de las islas. Entre los grandes objetivos de la ley, Valbuena resaltó el de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, «también en el caso de las emisiones difusas, mucho más difíciles de medir y de concretar». Un reto que se quiere superar con la ayuda del futuro Registro Canario de la Huella de Carbono, que será una manera de fijar compromisos para «reducir esa huella hasta 2040».

«Invertiremos entre 30 y 50 millones para analizar la viabilidad de la energía geotérmica»

decoration

«El objetivo es lograrlo en 2040 y cada institución, empresa o particular deberá planificar su hoja de ruta para alcanzar esa compensación de emisiones», detalla Valbuena, quien recalca que «se seguirán emitiendo gases de efecto invernadero, pero compensaremos esas emisiones». Sin dejar de reconocer que el papel de Canarias en las emisiones contaminantes en el mundo es ínfimo, Valbuena sostiene que lograr esa sostenibilidad es una cuestión de «solidaridad intergeneracional», que también permitirá al Archipiélago demostrar que es sostenible.

También se propone que «todas las administraciones públicas consuman un 100% de energías limpias», un reto que obligaría a multiplicar por 17 la capacidad canaria de generación de energías renovables. «Algo inviable», al menos por el momento, según Valbuena, quien apuesta por avanzar en la vía complementaria de «reducir la demanda energética de Canarias con más eficiencia». Habrá ayudas para empresas, instituciones y ciudadanos, también con un enfoque social que evite que personas o sectores desfavorecidos «queden descolgados».

En la línea de reducir la huella contaminante, el consejero apunta que las universidades tendrán que elaborar planes de movilidad sostenible «para evitar los grandes colapsos en las áreas metropolitanas», donde también se limitará el «acceso de vehículos contaminantes». O el compromiso, alcanzado con las empresas del sector, para que en 15 años el 100% de la flota de vehículos cumpla con los criterios de sostenibilidad.

Valbuena ve clave el papel de las ayudas a la generación de energía renovable, de carácter industrial y residencial, y el estudio de la geotermia «para despejar en dos años cualquier tipo de dudas». El Gobierno canario prepara una inversión pública de «entre 30 y 50 millones de euros» para analizar la viabilidad de la geotermia como fuente de energía en islas como La Palma o Tenerife. Si se demuestra su utilidad y viabilidad, se podrían revolucionar todas las previsiones en la generación de energía.

En el turno de preguntas del foro, patrocinado por Sacyr, Valbuena respondió que Canarias «sí está preparada» para afrontar este enorme reto: «Estamos preparados y hay muy buenas intenciones en Canarias. Como por ejemplo en el sector turístico, que está profundamente sensibilizado con el cambio climático y en ocasiones va incluso más allá de lo que prevé esta nueva ley». Una legislación que resolverá la carencia actual en la ordenación de las plantas de generación de energía renovable. Valbuena reconoce la inexistencia de un sistema de ordenación en la actualidad, que se terminará con «el Plan de Transición Energética, que señalará espacios aptos para este uso y pedirá a los cabildos que adapten planes».

«De aquí a final de siglo habrá lugares de nuestro litoral que quedarán anegados por el mar»

decoration

También traerá nuevas oportunidades de empleo en cuestiones como el asesoramiento energético en este proceso de adaptación a ciudadanos y empresas; la instalación y mantenimiento de elementos de captación de energías renovables, o los llamados sumideros de carbono, donde aparece la gestión forestal como un nuevo nicho de empleo.

Cuestionado sobre el gas natural, Valbuena reconoce que «Canarias no puede renunciar a un sistema de generación de energía térmica de apoyo, que no sea el principal como ocurre en la actualidad. Será un sistema con grupos más pequeños, de unos 25 megavatios, preparados para funcionar con hidrógeno verde al 100%. Ahora no hay capacidad para generar ese hidrógeno, así que como tendrán que quemar algo temporalmente, aparece la alternativa del gas natural, que se ha descartado en estado gaseoso, pero no en estado líquido, que es lo que precisa Canarias». Y apuntó que «la competitividad de los puertos canarios requiere de depósitos de gas natural en estado líquido. Lo que no planteamos en el mapa energético canario son las regasificadoras. Están descartadas».

Respecto a las voces disonantes, que rechazarán el contenido de esta nueva ley, Valbuena las considera inevitables, pero matiza que se ha incentivado el máximo consenso «con una política de luces largas, que piensa en los chicos y chicas que están en las escuelas e, incluso, en quienes no han nacido. Para que dentro de 50 años miren atrás y piensen que hicimos algo por su futuro».

Más dinero para ciencia

El consejero de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias, José Antonio Valbuena Alonso (PSOE), anunció durante el foro organizado por Prensa Ibérica sobre la Ley Canaria de Cambio Climático y Transición Energética, patrocinado por Sacyr, que el Gobierno de Canarias consolidará en breve su inversión en ciencia. «En la propia ley se hace referencia a la necesidad de tener que articular mecanismos fijos y estables de financiación para los dos grandes centros de investigación de referencia, que son las universidades públicas de Canarias (la ULL y la ULPGC)», avanzó antes de recordar que en los últimos años ya se han destinado de los fondos propios de su consejería «alrededor de 1,2 millones de euros para las universidades públicas». Esa cantidad se volverá a destinar en 2022 para «la consolidación de grupos de investigación, de la que daremos cuenta en breve en el marco de unas jornadas en las que queremos que se conozca cómo revierte esa inversión pública canaria en diversas líneas de investigación». |

Compartir el artículo

stats