Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

NC y Coalición tienen en sus manos salvar la reforma laboral de Sánchez

Los nacionalistas recuperan la sintonía y apoyan el acuerdo del Gobierno con los agentes sociales

Pedro Quevedo habla con el portavoz del PSOE, el canario Héctor Pérez, en el salón de plenos del Congreso en una imagen de archivo; detrás la diputada de CC, Ana Oramas.

Tras lograr un batallado acuerdo con la patronal y los sindicatos sobre la esperada reforma laboral, el Gobierno de Pedro Sánchez busca ahora los apoyos necesarios en el Congreso para convalidar el real decreto que la contiene y que el Consejo de Ministros aprobó ayer. Las reticencias, cuando no oposición frontal, expresada a última hora por algunos de los socios parlamentarios del Ejecutivo va a convertir en esenciales los votos de los dos partidos nacionalistas canarios con representación en el cámara, CC y NC, que en principio apoyan el acuerdo previo con la patronal y los sindicatos a la espera en todo caso de conocer al detalle el texto normativo.

Las posibilidades que ofrece la actual aritmética parlamentaria en base a los posicionamientos anunciados por grupos como ERC, PNV, Bildu, Más Madrid y Compromís, entre la abstención y el voto en contra, son muy variadas y todo hace prever que se negociará hasta última hora, cuando el Congreso afronte el debate de convalidación del real decreto en enero, o en todo caso en el plazo de un mes hábil desde el punto de vista parlamentario desde su aprobación. El Gobierno debe buscar en estas semanas los apoyos que necesita para una mayoría simple que en estos momentos no tiene porque, en opinión de los republicanos de ERC, no aborda asuntos como el incremento de la indemnización por despido, mientras que los nacionalistas vascos insisten en que la reforma laboral deje clara la prevalencia de los convenios autonómicos sobre los de ámbito estatal cuando los haya.

La dificultad estriba es que el Ejecutivo no tiene apenas margen de maniobra para negociar con los socios que no respaldan el acuerdo con los agentes sociales porque la patronal ha dejado bien claro que si el texto se modifica en el Congreso se sentirá desligado del mismo. De modo que los cambios que reclaman algunos grupos no pueden ser asumidos por el Gobierno si quiere mantener el pacto social. Esto es lo que convierte en una incógnita el resultado que pueda darse en la convalidación si, como han anunciado, el PP y Vox la rechazan, mientras Cs no ha fijado aún claramente su posición. De hecho, incluso dentro del PP hay sectores que no respaldan el rechazo rotundo expresado por su presidente, Pablo Casado, aunque nada indica que éste vaya a dar marcha atrás.

En este contexto, los escaños de Ana Oramas (CC) y de Pedro Quevedo (NC) podrían ser decisivos para salvarle a Sánchez la reforma laboral, una de sus principales promesas de investidura, si con sus votos el Gobierno suma más votos a favor que en contra y contrarresta también el elevado número de abstenciones que se augura entre los socios parlamentarios del Ejecutivo. El portavoz del PSOE en el Congreso, el tinerfeño Héctor Gómez, se ha puesto en contacto ya con los dos representantes nacionalistas para conocer su posición, que en ambos casos se han remitido a las decisiones que tomen formalmente las direcciones de sus respectivos partidos pero que, de entrada, no será de rechazo.

Oramas respalda el pacto alcanzado entre patronal y sindicatos y asegura que «si los que crean empleo y los que defienden los derechos de los trabajadores se ponen de acuerdo, no parece razonable que los políticos lo pongamos en cuestión», aunque no avanza el sentido concreto de su voto hasta que CC no decida formalmente al respecto. En todo caso, señala que el acuerdo social contiene la mayor parte de los elementos que Coalición reclamaba en el reforma laboral desde que ya rechazó la que llevó a acabo de manera unilateral del Gobierno de Mariano Rajoy en 2012. En todo caso, la diputada tinerfeña reconoce que el resultado de la votación «es una incógnita» por la actitud de los socios parlamentarios del Ejecutivo y que «las negociaciones son complejas porque habrá quien pida que el real decreto se tramite como proyecto de ley».

Los dos partidos canarios vuelve a coincidir en una medida tras varios desencuentros

decoration

Pedro Quevedo, por su lado, reconoce que el acuerdo alcanzado entre patronal y sindicatos no contiene toda la «cotrarreforma» que NC reclamaba respecto de la ley aprobada por la mayoría absoluta del PP en 2012, pero aclara que «aunque debemos evaluar el texto cuando lo conozcamos en su integridad, nuestra posición en principio es positiva».

Más allá del debate interno que se establezca en NC, su diputado en el Congreso prácticamente garantizó su apoyo al decreto al portavoz socialista en la reunión entre ambos la semana pasada. Desde NC se apostaba por una reforma «más intensa» pero «somos conscientes de que esta es el fruto» de la mesa de diálogo social del Estado con tres aspectos que redundarán en la calidad del empleo.

ERC, PNV y Bildu se resisten a dar su apoyo y CEOE avisa se decuelgue si hay cambios en el pacto

decoration

La posición de los dos partidos canarios vuelve a coincidir en lo esencial de una medida del Gobierno tras muchos desencuentros entre ellos y en especial respecto a los presupuestos estatales para 2022 que ayer salvaron su último trámite parlamentario, tras aprobar el Congreso el texto reformado la semana pasada en el Senado por una enmienda de Compromís sobre el apoyo a las lenguas regionales, para su inmediata publicación en el BOE y entrada en vigor el próximo 1 de enero.

Ambas formaciones han valorado de forma muy distinta las cuentas estatales y mientras CC las ha rechazado por considerar que mantienen a Canarias en la cola de inversión por habitante y no respetan el REF, NC entiende que se trata de una «inversión récord» para las Islas que se ajustan por completo a los mandatos del fuero canario tras la inclusión de sus enmiendas.

La negociaciones políticas para la convalidación del real decreto sobre la reforma laboral vuelve a poner en sintonía a los nacionalistas canarios y a colocar a sus dos representantes en el Congreso en posición de poder determinar la mayoría parlamentaria respecto a un asunto crucial de la agenda política española.

Dadas las múltiples ecuaciones posibles respecto a esa votación, está por ver en todo caso hasta qué punto esos dos votos serán imprescindibles. En todo caso, desde el Gobierno se intenta que, más allá del margen con que pueda sacar adelante esa votación, la reforma sea respaldada por el mayor número posible de formaciones políticas.

Compartir el artículo

stats