Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Coronavirus | La crisis en las arcas públicas

La pandemia se come en Canarias 900 millones de los ingresos de municipios y cabildos

La ralentización económica hunde en 441 millones los presupuestos de 2020 y reduce en casi 500 los del año pasado | Desplome histórico de los impuestos

Ángel Víctor Torres, presidente del Gobierno canario (en primer término), en una reunión con sus homólogos de los cabildos insulares. | | JOSÉ PÉREZ CURBELO

La crisis del coronavirus ha reducido los ingresos de los cabildos y ayuntamientos en unos 900 millones de euros. Una caída histórica que obedece al no menos histórico desplome de la recaudación por los impuestos indirectos, que solo en 2020 se quedó un 32,2% por debajo de lo previsto.

Ya se sabía que la pandemia había hecho añicos las arcas de las entidades locales, pero ahora es posible poner cifras al destrozo. La Secretaría General de Financiación Autonómica y Local, dependiente del Ministerio de Hacienda, acaba de publicar la liquidación de las cuentas de los cabildos y ayuntamientos para 2020 y los presupuestos para 2021. Los números permiten ver el optimismo con que las corporaciones insulares y municipales encaraban 2020; hasta qué punto la covid-19 echó por tierra sus previsiones; y la cautela –cuando no pesimismo– con que afrontaron 2021.

Los consejeros y concejales de Hacienda de los siete cabildos y 88 municipios de la región elaboraron sus presupuestos para 2020 sin saber la que se venía encima. Cuando a mediados de marzo de ese año estalla la pandemia en España y el Gobierno de Pedro Sánchez decreta el estado de alarma, las entidades locales se encuentran así con unas previsiones de ingresos irreales. En conjunto, las administraciones insular y municipal calcularon que en 2020 ingresarían un total de 4.616,6 millones de euros –excluidas las operaciones financieras–. Pero una cosa es el presupuesto, es decir, lo que se espera ingresar, y otra es lo que en realidad se ingresa, que es lo que muestra la liquidación del presupuesto. Una máxima que nunca fue tan evidente como en el año I de la pandemia. Los datos de la secretaría de Estado revelan que los ingresos reales o efectivos de los cabildos y ayuntamientos se quedaron en 2020 en 4.175,3 millones. El coronavirus se comió, por tanto, casi 441,3 millones de euros en el año I de la covid, o más bien en los nueve meses y medio que transcurrieron entre mediados de marzo y el 31 de diciembre.

Como era previsible, la mayor parte de esa extraordinaria caída está en el capítulo de los impuestos indirectos. Los impuestos indirectos son los que gravan la transmisión de bienes –como la polémica plusvalía– y el consumo, como en el caso del IGIC. Si se tiene en cuenta que la economía se paralizó durante el primer confinamiento de la nación y que desde entonces sigue al ralentí, no extraña que la recaudación por estos tributos se quedara en 2020 unos 421 millones por debajo de lo previsto. A su vez, dentro de los impuestos indirectos, la mayor merma se produjo en el IGIC. Los departamentos de Hacienda de las entidades locales del Archipiélago calcularon que en 2020 recibirían en concepto de IGIC –el 42% de la recaudación se lo queda el Gobierno de Canarias y el 58% restante va para los cabildos y ayuntamientos– prácticamente 1.086 millones de euros. Sin embargo, los ingresos reales se redujeron a unos exiguos 705 millones tras meses de comercios y hoteles cerrados por la falta de turistas.

Tras el duro 2020, ya no quedaba ni rastro de optimismo cuando consejeros y concejales de Hacienda elaboraron los presupuestos para 2021. La información del Ministerio dirigido por María Jesús Montero muestra que, en total, las 95 entidades locales de la Comunidad Autónoma presupuestaron ingresos para el año pasado –el año II de la pandemia– por un montante de 4.151,4 millones de euros. Son 465,2 millones menos de lo que esperaban ingresar en 2020, es decir, 465,2 millones menos de lo que esperaban ingresar cuando nadie en España había oído hablar aún de la covid.

Así pues, la crisis del coronavirus redujo los ingresos previstos en 2020 por la Administración local isleña en 441,3 millones de euros; y, además, estrechó las previsiones para el año que acaba de terminar en otros 465,2 millones. En suma, los últimos datos del Ministerio de Hacienda permiten ver que el agujero en las arcas de cabildos y ayuntamientos llega ya a, exactamente, 906,5 millones de euros. Es más, aunque habrá que esperar a la liquidación de los presupuestos de 2021, todo parece que la pérdida el año pasado fue finalmente mayor de la prevista.

Compartir el artículo

stats