Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Escrivá, sin presión, reagrupa a migrantes sin renunciar al Plan Canarias

Migraciones desaloja el Colegio León para realizar obras en el centro | El alcalde de La Laguna afirma que Las Raíces recuperará su uso militar en marzo

Carpas instaladas en el Colegio León

El Ministerio de Migraciones desaloja a las personas albergadas en el Colegio León para realizar obras de mejora en el centro. Los migrantes han sido reubicados en otros recursos alojativos como el Canarias 50, en La Isleta, para facilitar la intervención en las instalaciones del barrio de El Lasso, cedidas por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, que cuentan con capacidad para hospedar a 400 personas. El objetivo del Ministerio de José Luis Escrivá es acondicionar y consolidar los espacios incluidos en el Plan Canarias, en los que actualmente solo hay ocupadas 1.994 de sus 7.000 plazas, según informa la Delegación del Gobierno en Canarias. Estas reformas son posibles gracias al freno de la salida de pateras hacia las costas del Archipiélago y al descenso de la presión migratoria. Las cifras de la ruta canaria «indican una estabilización en las llegadas» de migrantes, que se mantienen en niveles similares a los registrados en 2020. Por esto, apuntan desde el Ministerio, es aconsejable «mantener operativa una red flexible de recursos de emergencia», para atender la eventual llegada de migrantes a las Islas.

El Colegio León se clausuró en 2018 porque su estructura contiene amianto, un material altamente perjudicial para la salud. Durante la crisis humanitaria que se desató en el último cuatrimestre de 2020 tras la numerosa llegada de pateras y cayucos a Canarias, el centro educativo se reconvirtió en centro de acogida de migrantes y se instalaron carpas en su patio como alojamiento de emergencia. En ese momento los vecinos del barrio del Cono Sur de la capital grancanaria mostraron su malestar, porque el colegio que no era apto para que los menores pasaran la jornada lectiva, pero sí para que los migrantes vivan en él. En este sentido, el portavoz de Coalición Canaria en el consistorio capitalino, Francis Candil, denuncia que el Ayuntamiento ha actuado «con oscurantismo en un tema de máxima preocupación ciudadana», porque su función es informar «con total claridad» sobre el destino de las personas que eran atendidas en ese espacio.

En los recursos del Plan Canarias están alojados unos 1.994 migrantes llegados de forma irregular

decoration

Uno de los recursos más polémicos del Plan Canarias es el acuartelamiento Las Raíces, en La Laguna, donde se han registrado diversos altercados por las malas condiciones en las que viven los migrantes. El alcalde lagunero, Luis Yeray Gutiérrez, afirma que estas instalaciones recuperarán su uso militar en unos dos meses, extremo que el Ministerio niega. Gutiérrez apuntó que el director general de Migraciones, Santiago Yerga, le «ha confirmado personalmente que entre finales del mes de febrero y principios de marzo el antiguo acuartelamiento dejará de estar operativo como centro de acogida de personas migrantes». De este modo, añadió el alcalde, se cumplirá su compromiso con los vecinos de la zona a los que les aseguró que «este sería un recurso temporal para hacer frente al fenómeno migratorio». Sin embargo, fuentes del Ministerio de Escrivá sostienen que no les consta «ningún cambio de planes o abandono del espacio de Las Raíces».

Gutiérrez también señaló, según una conversación con Yerga, que Las Canteras seguirá funcionando como centro para migrantes hasta finales de este año. El alcalde lagunero siempre ha rechazado el modelo de macrocampamento que se ha instalado en su municipio y defiende un modelo de acogida más reducido, que permita ofrecer una atención cercana y personalizada a los migrantes. Además, reclama colaboración de otros municipios para atender a quienes llegan a las costas canarias a bordo de embarcaciones precarias y advierte que esta es una realidad que se alargará en el tiempo y a la que «no se le puede dar la espalda».

El Ministerio ve aconsejable «mantener una red flexible de recursos de emergencia»

decoration

La crisis migratoria de 2020 pilló al Gobierno de España con el pie cambiado. Sin previsión y sin recursos alojativos, hubo que hacinar a más de 2.600 migrantes en el interior de carpas en la explanada del muelle de Arguineguín. Después, a falta de una estrategia mejor, se les alojó de manera temporal en hoteles del sur de Gran Canaria, que en ese momento se encontraban vacíos ante el cero turístico ocasionado por la pandemia de la covid-19. Esta escena forzó a los ministerios de Migraciones e Interior a gestar con celeridad el Plan Canarias, que contempla cuatro alojamientos en Gran Canaria –isla que recibía entonces el mayor número de pateras–, dos en Tenerife y uno en Fuerteventura.

La estampa actual varía con respecto a la de finales de 2020. Ahora es Lanzarote la isla que soporta una mayor presión migratoria. Solo en los primeros días del año, la isla ha recibido cinco embarcaciones, mientras que a Gran Canaria han arribado cuatro y a Fuerteventura una. Además, Lanzarote y Fuerteventura concentraron más del 40% de las llegadas de 2021. A pesar de que el volumen de entrada de migrantes de los dos últimos años ha sido similar –23.023 y 22.200, respectivamente, según datos del Ministerio del Interior– contar con recursos alojativos de emergencia ha permitido gestionar la acogida de migrantes de una forma más humanitaria y ordenada. A esto se suma que el Gobierno de España ha potenciado el traslado de personas vulnerables a la Península para que puedan seguir su ruta hacia otros destinos y ha gestionado repatriaciones, con lo que los campamentos no han llegado a colapsar.

Compartir el artículo

stats