Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Polisario apoya las negociaciones de la ONU pero es pesimista

Los saharauis volverán a la mesa de diálogo si el proceso «es creíble y da garantías», pero no confían en la colaboración de Rabat

El enviado especial de la ONU para el conflicto en el Sáhara, Staffan de Mistura, visita el campamento de Tinduf.

El jefe de la Oficina Política del Frente Polisario, Jatri Adduh, expresó su pesimismo sobre las gestiones del nuevo enviado especial de la ONU para el conflicto en el Sáhara Occidental, Staffan de Mistura, ya que en su opinión carece del «apoyo firme que se necesita para que Marruecos vuelva a cooperar sin condiciones previas en el marco de la ley internacional». Tras la primera visita oficial de De Mistura a los campamentos de refugiados, Abduh insistió en que los saharauis solo aceptarán volver a la mesa de diálogo si el proceso «es creíble y con garantías».

El portavoz del Frente Polisario reafirmó su entera disposición a cooperar, a condición que se haga en el marco de un proceso «serio y responsable, que incluya plazos determinados para no seguir perdiendo tiempo y esperando nada». Adduh apuntó que el nuevo enviado especial de la ONU ha encontrado apoyo en el Frente Polisario, pero «desgraciadamente» no lo ha encontrado en Rabat. Además, añadió que «no lo podrá encontrar a menos que el Consejo de Seguridad ejerza presiones serias y contundentes sobre Marruecos para que vuelva a cooperar sin condiciones y se llegue a un arreglo ajustado a la legalidad internacional».

De Mistura mantiene una primera toma de contacto con las partes implicadas en el conflicto

decoration

Al hilo de este argumento, el responsable saharaui opinó que «todo el problema radica en la posición negativa de Rabat» y en el hecho de que en el Consejo de Seguridad de la ONU «hay países que de forma clara pretenden siempre cubrir la postura negativa de Marruecos». «Mientras no se logre resolver esta cuestión no podremos avanzar en el proceso de negociación. Al contrario, la situación puede evolucionar de forma negativa, desgraciadamente», recalcó.

La gira del diplomático italo-sueco se produce en un contexto muy diferente a los de sus predecesores, ya que la zona esta inmersa en una fuerte tensión bélica desde que hace un año tropas marroquíes penetraran en el paso de Guerguerat, una zona desmilitarizada que, pese a ello, Marruecos y Mauritania explotan comercialmente.

El líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, exigió «una solución justa y equitativa, capaz de garantizar al pueblo saharaui su derecho a la libre determinación y la plena independencia, consagradas en la resoluciones y acuerdos africanos y de la ONU firmados en 1991».

De Mistura se entrevistó ayer en Nuakchot con el presidente mauritano, Mohamed Ould Ghazouani, pero a la salida de su audiencia no quiso hacer declaraciones sobre la reunión, en la que tenían previsto tratar las negociaciones para poner fin al conflicto del Sáhara Occidental.

Compartir el artículo

stats