Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marta Arocha Correa Directora general de Dependencia y Discapacidad del Gobierno canario

Marta Arocha: «En Canarias nunca se tomó en serio la dependencia, por eso faltan servicios»

"Vamos a centrar los esfuerzos en las prestaciones económicas por la falta de plazas públicas»

Marta Arocha en su toma de posesión.

Marta Arocha desembarca en una de las áreas más controvertidas del Gobierno con el reto de revertir el lastre que supone para Canarias los retrasos crónicos en el sistema de dependencia. La falta de plazas públicas le obliga a incentivar las ayudas económicas para que los dependientes se puedan costear una plaza privada o para que sus familiares o cuidadoras les atiendan. Cree que ya hay medios para mejorar la gestión. 

Asume la Dirección General más de cinco años después, mucho ha llovido desde entonces ¿Cómo se ha encontrado el departamento?

Efectivamente estuve en 2016 durante seis meses como directora general. Encuentro un departamento mucho más ordenado de lo que encontré en aquella época, con datos muy depurados porque se ha hecho un trabajo importante ya que, por ejemplo, se han dado de baja personas que habían fallecido desde los años 2013 o 2014 y aún seguían estando de alta en el sistema. Encuentro una Dirección General mucho mejor dotada de recursos humanos porque el año pasado se consiguió contratar a más de 80 nuevos trabajadores, tanto administrativos como trabajadores sociales, y para las próximas semanas está prevista la incorporación de otros 28 empleados, por lo que hay mejor dotación de personal y unos procedimientos más ordenados. El anterior director general hizo un esfuerzo muy importante en poner orden en una Dirección General que llevaba muchos años de retraso.

Desde que se aprobó la Ley de Dependencia Canarias no ha dejado de estar en el ojo del huracán por su aplicación ¿Hemos llegado a un punto de inflexión?

Vamos a trabajar muy duro para que Canarias salga de esta situación que, como bien ha dicho, se origina desde la propia promulgación de la ley. Nos vamos a centrar fundamentalmente en dos vertientes: continuar con el ritmo de reconocimientos de grado de la dependencia, pero también estamos realizando movimientos para reforzar la parte de las resoluciones del PIA (Programa Individual de Atención) centrándonos en conseguir el mayor número posible de prestaciones económicas. La prestación económica siempre ha sido algo excepcional en la ley de dependencia ya que se trata de una norma prestadora de servicios, pero nosotros vamos a dirigir los esfuerzos a este aspecto porque en estos momentos Canarias se encuentra en una situación absolutamente excepcional, por eso vamos a apostar de forma decidida por otorgar prestaciones económicas con ayudas dirigidas al entorno familiar del dependiente para esas cuidadoras que se hacen cargo de los dependientes cuando es una obligación que tenemos las administraciones públicas.

Hay dos vertientes en la ley que son las ayudas económicas y las plazas asistenciales en centros de día y residencias, de las que hay un déficit importante ¿Cómo afronta este problema que es más complejo?

No ha ayudado el panorama que hemos vivido en los dos últimos años en Canarias y en España pero evidentemente vamos a insistir y a poner toda la energía en la construcción de centros sociosanitarios de día y residenciales. El Gobierno tiene partidas destinadas a infraestructuras de este tipo con la colaboración de los cabildos. En breve convocaremos las comisiones de seguimiento para comprobar cómo está funcionando la construcción de las nuevas plazas porque tenemos un déficit estimado en 9.000 plazas. También vamos a realizar un control exhaustivo de todas las plazas que están en el sistema público y que realmente estén todas ocupadas.

Precisamente en los últimos datos del Imserso se perciben mejoras en algunos indicadores pero Canarias sigue estando en la cola de las listas de espera, lo que se denomina el limbo de la dependencia ¿Sigue siendo un lastre esta situación?

Totalmente, reconozco que en los dos años anteriores se ha hecho un esfuerzo en la primera fase, que es en la de reconocimiento de grado porque se ha logrado que se reconozca hasta 8.000 personas más, pero es verdad que la segunda parte, las resoluciones del programa individual de atención, que ya es el reconocimiento del derecho, no ha ido a la misma velocidad. El esfuerzo que se ha hecho para depurar datos de años anteriores ha supuesto que se hayan dado de baja a muchas personas y al regularizar este tipo de información se mezclan datos de altas reales con datos de bajas que no son tan reales de épocas anteriores. Es evidente y todos los sabemos que queda un largo recorrido por delante porque hay 26.000 dependientes atendidos pero hay otro tanto pendientes de atender, 16.000 que no tienen ni grado ni PIA y 10.000 que sí lo tienen pero están en espera. Será aquí donde tendremos que centrar todos los esfuerzos, es una labor complicada pero creo que tenemos los instrumentos adecuados para que Canarias pueda despegar.

¿Los problemas que ha tenido Canarias en materia de dependencia han sido siempre de falta de personal y recursos económicos o también de gestión y organización?

Creo que no se ha tomado en serio la dependencia y no se ha planificado porque una ley prestadora de servicios sin servicios que ofertar difícilmente puede aplicarse. En Canarias no se ha tomado en serio la atención de las personas dependientes desde el inicio de la ley y no se crearon los servicios adecuados. Por eso ahora vamos a optar por las prestaciones económicas tanto de ayudas a las familias cuidadoras como ayudas vinculadas al servicio, que es una ayuda económica que se da a la persona dependiente para poder financiar servicios, lo que es necesario hasta que podamos conseguir plazas públicas que ofertar. Esta semana se ha publicado una instrucción de la Dirección General priorizando esta prestación económica sobre cualquier otra porque básicamente no existe oferta de servicios públicos.

¿Con esta prestación se financia una plaza a la que pueda optar el dependiente?

Este tipo de prestación se le da a la persona dependiente para que la destine a un servicio, ya sea una plaza privada, ya sea un centro de día o al servicio que quiera destinarla, es decir, le ayuda a financiar ese servicio.

¿Que impresión le queda cuando se publican los datos y las organizaciones sociales y sindicales critican que Canarias sea un lastre para el país?

Pues intentar solucionarlo y ponerle remedio. Tengo el esquema perfectamente diseñado en mi cabeza y creo que apostando por estas medidas que vamos a poner en marcha lo vamos a conseguir. Se ha hecho un esfuerzo importante por parte de la Consejería de dotación de personal y empezamos a tener las herramientas necesarias. No tenemos problemas de presupuesto y nos permiten invertir lo que necesitemos en dependencia y con esas dos claves, personal y presupuesto, creo que estamos en condiciones de mejorar las cosas.

¿Ve modelos en otras comunidades autónomas que están mejor en la gestión de la dependencia y que Canarias puede imitar?

Me fijo mucho en otras comunidades autónomas con población similar a la nuestra, por ejemplo Castilla y León o País Vasco. Me fijo precisamente en esas prestaciones económicas donde nosotros queremos centrar los esfuerzos y, por ejemplo, Castilla y León concede 30.000 prestaciones frente a las 10.000 que damos en Canarias. Intentaremos copiar el modelo que se aplica en otras regiones y tampoco podemos olvidarnos de los ayuntamientos, que son la puerta de entrada de todos los vecinos y que han vivido situaciones desbordadas, por lo que para contar con su colaboración tendrán que tener la financiación adecuada desde el Gobierno tanto en servicios como en recursos humanos.

¿Con el personal que se incorporó en 2021 y el que viene este año se cumplen sus expectativas?

Seguirá faltando personal, hay que hacer un esfuerzo muy grande todavía en el instrumento jurídico que posee el Gobierno que es la relación de puestos de trabajo (RPT) para crear puestos estructurales y permanentes en Dependencia, por eso le he dicho que la dependencia nunca se trató en Canarias con la importancia que tiene porque no existen puestos estructurales suficientes. Hay que dotar a la Dirección General de puestos con garantía de futuro.

Usted procede del Partido Socialista en una Consejería que hasta ahora estaba en manos de Podemos ¿Cómo hay que tomárselo?

En todos los gobiernos de pacto hay cargos cruzados y no pasa nada. El recibimiento que he tenido ha sido ejemplar y no veo más dramatismo más allá de un pacto donde hay cargos cruzados, lo que es algo habitual.

Compartir el artículo

stats