Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Informe de Cáritas

La pandemia convierte a Canarias en la región con más hogares sin ingresos

Un estudio de Cáritas analiza el impacto económico y social de la crisis del covid en las comunidades - El 30% de los isleños se encuentra en riesgo de pobreza

Personas en desempleo y en riesgo de pobreza, acuden a la Red de Solidaridad Popular de Jinámar.

Las distintas olas de la pandemia han arrasado toda la geografía española. Y las pérdidas no solo se reflejan en el número de fallecidos sino también en la cantidad de familias cuya economía ha quedado devastada por el covid. Canarias, donde el impacto ha sido especialmente, se ha convertido en la comunidad con el porcentaje más alto de hogares sin ingresos de todo el país. En el primer trimestre de 2021 hasta un 6,5% de los canarios se encontraba en esta situación según reflejan los datos del informe de Cáritas sobre la Evolución de la Cohesión Social y consecuencias del covid-19, y en el segundo trimestre del pandémico 2020 el porcentaje alcanzó el 7,1%.

El informe de Cáritas refleja que Canarias es, «sin duda», la comunidad con un mayor crecimiento en el número de hogares sin ingresos desde que comenzara la pandemia ­(2,06 puntos), como confluencia de tres factores: «aumento del desempleo general, una peor distribución entre los hogares y una mayor ausencia relativa de mecanismos compensadores». Los datos de crisis anteriores revelan, además, que los aumentos de pobreza en fases de desaceleración de la economía pueden dar lugar a un incremento de su componente estructural, lo que según el informe «podría dificultar la reducción de los indicadores cuando el empleo y la actividad económica retornen a la senda de crecimiento».

La cifra de hogares sin ingresos por comunidades autónomas durante la pandemia muestra un panorama bastante heterogéneo en el que los archipiélagos se llevan la peor parte por su dependencia del turismo. El patrón más característico de la evolución de la pandemia por regiones es el de «u invertida», con picos máximos, en general, en el segundo trimestre de 2020 y valores finales –primer trimestre de 2021– superiores a los del último trimestre de 2019.

Cuatro de cada diez hogares en los que una mujer sustenta la economía sufre de exclusión social

decoration

Sin luz y sin agua

La falta de ingresos en los hogares isleños lleva a muchos de estos canarios a recurrir a distintas entidades sociales y organizaciones vecinales para poder sobrevivir. Y es que en ocasiones «no hay otro camino», como ocurre en el caso de Paco de 66 años, quien prefiere no aportar su apellido. Sin agua, sin luz y sin ingresos subsiste gracias a la ayuda de la Red de Solidaridad Popular de Jinámar, que cada viernes entrega a más de 180 familias una cesta con alimentos para pasar la semana. «Paco está en la situación más extrema que se pueda vivir y el covid lo único que ha hecho es complicarle más la vida», explica Lolo Rodríguez, presidente de asociación, donde también existe un punto de información y ayuda jurídica para los miembros de la entidad.

Paco lleva más de diez años sin recibir ingresos fijos viviendo gracias a algunas ayudas puntuales de distintas instituciones. Encontrar trabajo le ha resultado imposible y ahora está pendiente –desde hace más de un año– de que le concedan la pensión por jubilación para así poder «cubrir algunas necesidades básicas». Pero el covid también dificulta la burocracia que todos estos procesos conllevan. «Todo se demora, las ayudas no llegan y yo ya no tengo de donde sacar el dinero», explica Paco, quien ha trabajado de electricista, panadero y agricultor, entre otras profesiones. La fruta y la verdura que le llegan cada semana en las cajas de la red solidaria popular de Jinámar le permiten, por lo menos, tener un plato caliente sobre la mesa a pesar de depender de una pequeña bombona de gas y de una garrafa de agua para poder cocinar cada día. En el mundo de Paco, «el potaje es un lujo».

La irrupción del covid en marzo de 2020 ha supuesto un «shock sin precedentes» en España según indica el informe de Cáritas del que además se extrae que el Archipiélago es la segunda comunidad con mayor riesgo de pobreza. El estudio, realizado a través de la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) con el indicador Arope, contabiliza la población que se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión social, con carencia material o con baja intensidad en el empleo. Dos de cada cinco canarios se encontraba en esta situación durante 2020, un 37% de la población, medio punto más que durante 2019. Cuando el indicador se desagrega por territorios, destaca la mala evolución de Baleares (22,5%), Cantabria (24%), Cataluña (23%) y La Rioja (19%), aunque los primeros puestos siguen ocupados, a distancia del resto, por Extremadura (39%), Canarias (37%) y Andalucía (36%). En el otro extremo se ubican Navarra (12,5%) y País Vasco(14%).

El informe ofrece otras cifras sobre la distribución territorial de la pobreza en las Islas a partir de la información sobre ingresos de las encuestas Einsfoessa para los años 2018 y 2021. Bajo este criterio Canarias contó el pasado año con un 30% de población en riesgo de pobreza. Este estudio de las tasas regionales de pobreza muestra el desigual impacto territorial de la pandemia, derivado de la diferente especialización productiva regional, dado que, por ejemplo, la importancia del sector turístico es muy desigual por comunidades autónomas. El aumento en Canarias desde 2018, de menos de un punto, «resulta especialmente grave» por su elevado riesgo de pobreza inicial, según indica el documento.

Riesgo de pobreza

Riesgo de pobreza

En esta situación se encuentra la familia de José Rodríguez, un informático de 25 años que sobrevive económicamente gracias a las ayudas que reciben su madre y su hermana de distintas instituciones por contar con algunas «dolencias físicas y mentales». Para este joven cada día es «un reto» y «viajar en guagua es todo un lujo» por lo que el hecho de tener que ir al hospital a vacunarse ya le supone hacer un esfuerzo económico. El covid ha complicado aún más la búsqueda de trabajo de Rodríguez, quien a pesar de su formación académica encuentra «imposible» acceder a un empleo que permita aliviar la economía familiar. «Vivimos tres personas con menos de 300 euros, es una situación insostenible que está causando estragos en la salud mental de toda la familia», lamenta Rodríguez.

El presidente de la Red de Solidaridad Popular de Jinámar asegura que las enfermedades mentales son una de las principales «preocupaciones» de la asociación debido al aumento de casos de suicidio entre las familias afectadas por la «falta de ingresos». Por lo que reclama planes integrales para la atención del empobrecimiento de los ciudadanos y la exclusión social en los barrios de Canarias. «Las listas de espera para acceder a las ayudas son eternas y no hay trabajo, por lo que se genera la tormenta perfecta para que la gente se desespere», aclara Rodríguez.

Canarias es la región que más empleo pierde por su dependencia del sector turístico

decoration

El desempleo en Canarias es otro de los factores que influyen directamente en los ratios de pobreza. Así lo refleja el informe de Cáritas que además hace una comparativa con la recuperación del mercado laboral tras la anterior crisis inmobiliaria. En este parámetro de estudio también se aprecia claramente el mayor impacto en los dos archipiélagos como consecuencia de las limitaciones a la movilidad, con una pérdida de empleo de más de del doble que la media nacional. Los datos reflejan que la recuperación de los puestos de trabajo es más lenta en las zonas turísticas y más dinámica en el resto de comunidades autónomas.

Entre 2007 y 2013 en Canarias se perdió un 18,4% del empleo y desde ese último año hasta 2019 el Archipiélago registró un incremento del 25,1%. En el pandémico 2020 se llegó a perder un 9,6% de la ocupación en las Islas, por lo que Canarias se convirtió, con mucha diferencia, en la comunidad autónoma que más puestos de trabajo perdió. La única región con datos similares fue Baleares que perdió un 9%. Por otro lado, el crecimiento de empleo hasta 2021 se situó en las Islas en un 0,6%, siendo la tercera región con peores datos.

15

Red de Solidaridad Popular de Jinámar Andrés Cruz

El informe de Cáritas también analiza la incidencia de la exclusión social por territorios. Canarias es la comunidad con las cifras más elevadas, en 2021 un 29,1% de la población se encontraba en esta situación y el dato es aún más elevado cuando se analiza la exclusión social en hogares en los que la persona sustentadora principal es una mujer ya que en este caso el porcentaje roza el 40% (39,5%). Esto se traduce en que cuatro de cada diez hogares con esta característica sufrió en 2021 exclusión social. El dato canario supera en diez puntos a la media nacional. Las cifras, además, permiten afirmar que en el 52,8% de las familias canarias en situación de exclusión social era una mujer la que manejaba la economía del hogar. Las tasas en hogares cuya persona sustentadora principal está en paro superan el 75% en casi todas las comunidades, la cifra alcanza el 93,3% en el caso del Archipiélago, el dato más alto de todo el país. «Destaca el incremento de hogares cuya persona sustentadora principal está en desempleo desde hace un año o más y de los que padecen una situación de inestabilidad laboral grave», insiste el informe, que también subraya que las dimensiones que más influyen en las tasas de exclusión de las Islas son «el empleo y la vivienda».

Compartir el artículo

stats