Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"La deriva orgánica de Podemos está lejos de los principios que nos trajeron a la lucha política"

Carta en la que se anuncia el pase de Meri Pita al grupo mixto del Congreso

Meri Pita

Compañeras, compañeros, después de un tiempo de debates y reflexión sincera en Canarias hoy decidimos que nuestra acta de diputada en el actual Grupo Parlamentario de Unidas Podemos abandone la disciplina de dicho Grupo

Hemos querido evaluar con honestidad, sinceridad, y sin acritud el porqué de esta decisión y eso nos lleva efectivamente a exponer nuestra propia vulnerabilidad, afrontando con valentía y sin miedos las muchas cuestiones que desde hace tiempo debíamos haber asumido como espacio progresista y la fidelidad a un proyecto que venía a cambiar las lógicas de la política en este país.  

No tenemos intención, en ningún caso, de hacer sangre ni herir a nadie, y menos aún de acumular resentimientos. Cada quién es responsable de su parte de crítica y de resolver sus propios debates. La deriva orgánica está ahí con sus individualidades, sus miserias, sus manipulaciones, su sectarismo, sus cobardías y, cada vez más, sus proyectos biográficos mucho más que políticos, lejos -muy lejos- en cualquier caso, de los principios que nos trajeron a la lucha política. Podemos no es en estos momentos una organización ni democrática ni mucho menos plurinacional.

La realidad es en cierto modo tan simple como constatar que la dirección del Grupo Parlamentario ha seguido la misma lógica que Podemos como partido político; igual que Podemos se deshizo de la opinión de la gente con una dirección que se colocó al margen de todo el mundo y en función de sus propios intereses, la misma suerte ha corrido este Grupo para sus diputados y diputadas. Al fin y al cabo, no es de extrañar que coincidan las más de las personas que han renunciado al proyecto participativo que quiso ser Podemos.  

Ahora que nuestra caída electoral ya nos sitúa en la barrena de una profunda pendiente perdedora, en vez de afrontar una reflexión política sobre las heridas a suturar y la forma de revertir la debacle organizativa, no hemos encontrado otro asidero que el cálculo de las infinitas miserias, los ataques en busca del enemigo interno y los patéticos codazos por figurar en no se sabe que parrilla de salida, desatendiendo de forma imperdonable cualquier coherencia y cualquier responsabilidad con respecto a nuestro programa y nuestros compromisos con la ciudadanía en general y con nuestras y nuestros votantes en particular. 

¿Cómo afrontar esto sin crear organización, sin organicidad, sin dar protagonismo a nuestra militancia y nuestra gente?  

Nosotras seguiremos defendiendo las premisas que nos trajeron hasta aquí , desde la calle, desde todos los altavoces y todas las trincheras, también en el Congreso pero ahora desde el Grupo Mixto, porque no hemos ido a Madrid desde Canarias, a un Grupo que se dice “confederal” y a una Organización que se define como “plurinacional”, a asentir, a obedecer y a aplaudir a una dirección que se habilita a sí misma para hablar en nombre de Canarias desde Madrid, de lo que nos “interesa” y de lo que “tenemos que hacer” o no hacer. Porque ya eso lo hemos sufrido durante demasiado tiempo. Hemos ido a Madrid a arrimar el hombro para que se produjeran cambios con políticas estructurales en todo el Estado, pero para defender también nuestro proyecto de otra Canarias y eso es justamente lo que vamos a hacer, desde el Grupo Mixto o desde donde sea.

Llevamos décadas de pulso para la construcción de una vida más digna y más justa y ahora esa obligación nos lleva a no callarnos, a no conformarnos con acuerdos de mínimos que luego se publicitan como cambios de paradigmas o acuerdos históricos, pero que todas sabemos que no llegan a tapar la vergüenza de la claudicación: Sanidad, Pensiones, Vivienda, Ley Mordaza, el injustificable acuerdo en la renovación del Tribunal Constitucional, la Memoria Democrática, la vergonzosa política migratoria del gobierno, la ignominiosa posición del Gobierno sobre el Sáhara... todo se reduce a mirar para otro lado abandonando nuestros compromisos electorales.

Compartir el artículo

stats