Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Migración | Jornadas del Consejo General del Poder Judicial

La Policía desvincula la llegada de inmigrantes del alza de los delitos

La magistrada Iglesias asegura que los centros de internamiento «son peores que las cárceles»

Llegada al aeropuerto de Gran Canaria de los helicópteros que rescataron ayer a los trece migrantes que lograron salvar la vida.

«El fenómeno de la inmigración no tiene que ver directamente con un incremento de la delincuencia». Esa fue su respuesta del jefe Superior de Policía de Canarias, Rafael Martínez, cuando se le preguntó acerca de la relación que al respecto establecen algunos sectores sociales y políticos durante las 'Jornadas sobre Inmigración' que organizan el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y el Gobierno de Canarias en Santa Cruz de Tenerife.

Martínez apuntó que en ciudades como París o Barcelona hay un cierto número de inmigrantes que pueden cometer delitos, «pero no son los recién llegados; son los que tenemos desde hace cinco, diez o quince años, los que están asentados en el país». Por eso, estimó muy oportuno «diferenciar» un colectivo de otro y apuntó que «los recién llegados» bastante tienen ya con buscar un lugar en el que residir. En su opinión, a veces, a los migrantes que llegan a España se les atribuyen infracciones penales que no han cometido.

El jefe de Policía manifestó que, por lo general, las rutas usadas por las organizaciones dedicadas a la trata de personas «no son las que desembocan» en Canarias. Martínez respondió así a una pregunta sobre el elevado número de migrantes que llegan a las Islas y el escaso número de detenciones por este delito en las Islas. De forma concreta, de los 900 arrestos efectuados en todo el país desde 2018, en el Archipiélago solo se ha acusado a 34 personas. El jefe Superior de Policía apuntó que en cuestiones como «trata de blancas tiene mucho que ver Nigeria». Pero matizó que desde dicho país africano no llegan tantos migrantes a Canarias como a otros puntos del continente europeo.

Cuestión de investigar

En cuanto a si es difícil para la Policía española detectar estas tramas, Martínez indicó que «es difícil como todo; es cuestión de investigación, sobre todo también a base de los equipos conjuntos con los países de origen». Martínez cree que la lucha contra esta infracción penal se tiene que dar también con las autoridades judiciales y policiales de los estados de procedencia, y no cuando ya están aquí. Aclaró a los medios de comunicación que Canarias es como cualquier otro territorio o comunidad autónoma, pues en todos los lugares existen organizaciones criminales que van a aprovechar «el espacio que les permita cubrir sus intereses»; es decir, a la hora de sacar beneficio de la debilidad que tienen los migrantes en situación irregular una vez que llegan a la Unión Europea.

Por su parte, otra de las intervinientes en las jornadas, la magistrada Inmaculada Iglesias, una de las tres jueces de control del centro de internamiento de extranjeros (CIE) de Aluche (Madrid), aseguró que estos «son peores que las cárceles», tanto por el estado de las instalaciones como por la falta de normativa para defender los derechos y exigir los deberes de los migrantes.

En una intervención dedicada a informar a sus compañeros sobre las vicisitudes a las que pueden enfrentarse en un cargo como el suyo, Iglesias subrayó que en general los CIE están en un estado lamentable.

Por su experiencia, la cifra de migrantes expulsados mientras están en un CIE es muy baja. Y eso significa que no cumplen la función para la que fueron creados. Iglesias recordó que los internos de un centro de este tipo solo están privados de la libertad ambulatoria (la de circular), pero no de otros derechos fundamentales.


Desaparecen 28 migrantes

Al menos 28 personas desaparecieron en la noche del domingo en aguas del océano Atlántico horas antes de que un avión de Salvamento Marítimo encontrara la lancha neumática en la que habían partido desde el continente africano y con la que trataban de llegar a Canarias. En el momento de la localización, solo trece supervivientes permanecían aferrados a los flotadores laterales de la embarcación, según relataron ellos mismos. Dos fuentes diferentes de los servicios de socorro confirmaron durante la tarde de ayer que las trece personas rescatadas -doce hombres y una adolescente, todos ellos subsaharianos- relataron que la mayor parte de sus compañeros de travesía fallecieron durante la noche anterior a la de su rescate, es decir, durante la madrugada del domingo. Tras detallar su posición, dos helicópteros de Salvamento Marítimo llegaron hasta ellos, ya en horas del lunes, cuando se encontraban 120 kilómetros al sur de Gran Canaria. Todos coincidieron en afirmar que eran más de 40 personas a bordo de la lancha, que llevaban cuatro días navegando y que un golpe de mar hizo que la mayor parte de los ocupantes cayeran al agua.| Efe

Compartir el artículo

stats