Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medalla de Oro de Canarias 2022 | Club Deportivo Tenerife

Miguel Concepción, cien años en blanco y azul

La oportunidad de regresar a Primera, en el ‘playoff’ de junio, y la finalización de las obras de mejora de la Ciudad Deportiva, en octubre, aderezan el curso del centenario

Miguel Concepción, presidente del CD Tenerife, en el estadio Heliodoro Rodríguez López. | Carsten W. Lauritsen

El CD Tenerife recibe la Medalla de Oro de Canarias en la temporada de su centenario. Se trata de una celebración que podría ser doble por la posibilidad que se le presenta al equipo de ascender a Primera División, competición en la que participó por última vez en la Liga 2008/09. Su presidente, Miguel Concepción, analiza el ilusionante presente y se adentra en un futuro marcado por la estabilidad y la evolución.

Entre las distinciones que han ido adornando el año del centenario del CD Tenerife, destaca la Medalla de Oro de Canarias 2022. «Es el reconocimiento a cien años de historia y a todas las personas que han formado parte de esta institución desde su fundación». Son palabras del presidente que ha estado al frente de la entidad desde febrero de 2006. Miguel Concepción analiza el presente –enriquecido por la inminente participación del equipo en la promoción de ascenso a Primera– y se asoma a un futuro prometedor por la estabilidad económica en la que se va instalando el club, con proyectos cerca de cuajar, como las obras de mejora de la Ciudad Deportiva.

Concepción (La Palma, 1954) puede presumir de dirigir a un Tenerife «saneado», que está una situación muy diferente a la que se encontró cuando asumió la responsabilidad de ocupar un cargo que había quedado desierto a raíz de una crisis económica y deportiva. «En 2006, el pasivo era de 54 millones de euros y no había capacidad para afrontar la deuda, pero con una buena gestión empresarial y siendo bastante austeros en los gastos, hemos podido mirar al futuro con optimismo, buscando éxitos deportivos», expone el dirigente refiriéndose a una deuda que «ronda los 10 millones de euros» y que considera «normal» para un club de fútbol profesional. «Ya querrían muchos otros estar así», asegura. «El Tenerife posee un patrimonio y no hay que olvidar que la plantilla tiene su valor, así que esa deuda no representa ninguna carga a la hora de avanzar en la búsqueda de los objetivos que hemos programado», añade.

La presencia del equipo en las eliminatorias para dar el salto a la máxima categoría no es que estuviera programada, pero sí ha sido un objetivo en cada inicio de curso. Al fin, la plantilla diseñada por Juan Carlos Cordero y entrenada por Luis Miguel Ramis, está a cuatro partidos de un ascenso a Primera, escenario que aporta «un plus» en el año del centenario. «Falta el broche de oro», sostiene Concepción, convencido de que al Tenerife «ya le toca» completar una temporada redonda en Segunda División para volver a una Primera en la que compitió por última vez en la Liga 2009/2010. «No nos falta ilusión, y el grado de compromiso por parte de la plantilla, del consejo de administración y de todos, es máximo. Estamos unidos y lo dejaremos todo para aprovechar esta oportunidad que tenemos», promete mostrándose optimista, ya que «el equipo llega en un buen momento» al tramo decisivo, a pesar de que lesiones como las de Larrea, Shashoua o Álex Muñoz hacen que el técnico «no pueda contar con todo el potencial» en esta fase del calendario. «Pero el equipo ha demostrado que es competitivo», afirma.

Concepción afirma que el club está saneado, porque puede manejar una deuda de 10 millones

decoration

En paralelo, la temporada de los 100 años traerá consigo un «momento importante» previsto para el último trimestre: la inauguración de la remodelada Ciudad Deportiva Javier Pérez. Las obras de mejora siguen su curso y deberían finalizar en octubre. «Todo avanza para contar con una infraestructura que nos pondrá al nivel de los primeros equipos a nivel nacional y que será para las nuevas generaciones. Podremos acabar las obras en octubre de 2022 y su inauguración será otro momento importante dentro de la celebración del centenario, en colaboración con el Cabildo de Tenerife», detalla.

¿Y qué pasará con el Heliodoro Rodríguez López? ¿El equipo seguirá compitiendo como local en su actual estadio a largo plazo? El presidente aspira a que el Tenerife llegue a estrenar uno que sea propio o de uso exclusivo. «El estadio tiene los años que tiene, no falta mucho para que se celebre su centenario», señala el máximo mandatario de la entidad. «Se ha desarrollado en diferentes fases a lo largo de su historia y no deja de ser una instalación con tintes obsoletos. Hoy en día, los nuevos estadios se construyen con otras perspectivas, incluso a nivel comercial para obtener ingresos. Me consta que el Cabildo está haciendo un esfuerzo para cumplir con el mantenimiento. Y estamos avanzando. Gracias a ello, podemos celebrar partidos oficiales. Por ejemplo, se llevó a cabo una actuación importante para instalar la nueva iluminación. Estamos muy agradecidos al Cabildo. Pero esto no quiere decir que nos hayamos olvidado de la posibilidad de construir otro estadio. En el club se están haciendo muchos movimientos en silencio. No olvidemos que hay empresas que están dispuestas a invertir. Hay muchos contactos y nosotros no renunciamos a tener un nuevo estadio. Existe predisposición por parte de los ayuntamientos del área metropolitana, del propio Cabildo... La idea no está aparcada. Se están haciendo cosas, existen pequeños avances. El club no le da la espalda ni se está quedando como un simple espectador. Queremos ser protagonistas y vamos a trabajar con las administraciones para que en un futuro no muy lejano se pueda llevar a cabo un proyecto adecuado a los actuales tiempos, para que en la Isla se pueda celebrar cualquier campeonato internacional. Vamos despacio, pero no estamos parados», remarca el presidente.

Asegura que el plan para construir un nuevo estadio, propio o de uso exclusivo, «no está aparcado»

decoration

El Tenerife del centenario mira a la Primera División y también piensa en la modernización de sus instalaciones, pero no deja a un lado el producto local, una cantera que ya no es solo cosa de niños. «Podemos pensar que, más a corto que a largo plazo, se le aportará a la primera plantilla la esencia del jugador canario», garantiza Concepción antes de destacar que «a través de la Fundación», el club se abre «al fútbol femenino con un avance constante. Cada niña que tenga la inquietud de jugar al fútbol, tiene las puertas abiertas».

Tras 16 años en el cargo y con «fuerzas» para seguir adelante, Concepción echa la vista atrás para acercarse a los días en los que pasó a ser un tinerfeñista más sin sospechar que acabaría convirtiéndose en el presidente del club. «En La Palma siempre estuve muy ligado al fútbol», rememora situándose en el origen de su vínculo afectivo con el equipo. «Cuando llegué a Tenerife, en 1983, me encontré con un equipo que estaba en Segunda B. El estadio tenía aquella grada de madera. Recuerdo los partidos en horario nocturno, con aquellos focos. El nivel que tenía el equipo era muy diferente al que había visto en La Palma. Y me entusiasmé. Luego, cuando Javier Pérez entró en el club y el Tenerife empezó a crecer, la entidad se convirtió en sociedad anónima y yo compré mis acciones para tener derecho a sacar el pase. Así empecé. Desde 1983 al día de hoy, mi vida ha estado muy unida al club», un club centenario.

Compartir el artículo

stats