Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La etapa de colaboración de CC y NC termina sin asomar la unidad de acción

Las formaciones nacionalistas se ven hoy las caras en una reunión con la pugna por el traspaso del escaño que ‘comparten’ en el Congreso de los Diputados

Pedro Quevedo charla, de pie, con otro parlamentario, mientras al fondo pasa Ana Oramas, con chaqueta roja. | | LP/DLP

Los dos partidos nacionalistas canarios con representación en el Congreso están a punto de cerrar su etapa de colaboración política en Madrid sin haber logrado el más mínimo acercamiento para plantear la unidad de acción que pretendían cuando firmaron el acuerdo electoral con el que concurrieron a las generales del 10-N de 2019. Coalición Canaria (CC) y Nueva Canarias (NC), por el contrario, se ven hoy las caras en una reunión de alto voltaje para dirimir el conflicto que mantienen sobre el traspaso del escaño que van a compartir en esta legislatura en la Cámara baja, único y real argumento que a la postre inspiró dicho pacto electoral y que no ha servido para ningún tipo de acercamiento político o estratégico entre ambas formaciones.

La reunión de hoy podría hacer incluso estallar un guerra legal por las interpretaciones que cada uno de los partidos hace sobre la fecha del traspaso del escaño que lograron por la provincia de Las Palmas en las últimas elecciones, que ahora ocupa Pedro Quevedo, de NC, y que debe pasar a manos de María Fernández, de CC, en los próximos días o semanas.

El acuerdo establece que, en caso de obtener un solo escaño por la provincia oriental, como así fue, los primeros dos años y medio (30 meses) correspondería ocuparlo a Quevedo, y el año y medio restante (18 meses) de legislatura teórica (siempre podría haber un adelanto electoral), a Fernández, número dos de la lista. Ambas formaciones pactaron paralelamente compartir otros puestos en ayuntamientos con distintos repartos temporales en cada caso.

Del encuentro de hoy entre ambas formaciones puede derivarse una batalla legal

decoration

El acuerdo establecía como punto de partida del tiempo a compartir en el Congreso el inicio de la legislatura, y CC considera que esa fecha la marca inequívocamente la de la constitución de las Cortes, en este caso el 3 de diciembre de 2019. Quevedo tendría en ese caso que dejar el escaño y renunciar a su acta de diputado el próximo viernes, 3 de junio.

Fernández, ya

De esta forma, Fernández podría presentar el próximo lunes en el registro del Congreso su documentación y tomar posesión del escaño en el pleno del día siguiente, día 7. Coalición argumenta que han cedido el puesto a NC en todos los casos de pactos municipales donde se daba esta situación, pero a la inversa.

NC, por su lado, entiende que el tiempo real y efectivo de estancia de Quevedo en el escaño no empieza a contar hasta la fecha de investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno central el 7 de enero de 2020, en cuyo caso sus 30 meses de diputado concluirían en la primera semana de julio, ya con el actual periodo de sesiones concluido (hay tres plenos en junio) y las vacaciones parlamentarias por delante.

Este escenario retrasaría hasta septiembre, ya en el próximo periodo de sesiones, la toma de posesión de Fernández o, al menos, el inicio de su actividad parlamentaria propiamente dicha si se diera el caso de que un pleno extraordinario en julio o agosto le diera ocasión de tomar posesión,

La reunión de hoy en la capital grancanaria convoca a la negociación a José Miguel Barrarán, diputado regional y miembro del Comité Ejecutivo Nacional; David Toledo, secretario de Organización, y Pablo Rodríguez, secretario insular de Gran Canaria, por parte de CC. Por la de NC, a Pedro Quevedo y a Carmelo Ramírez.

Va a ser, de facto, la primera en que los dirigentes de ambas formaciones mantienen un contacto de este tipo desde que se formalizó la coalición electoral pese a que el acuerdo establecía una Mesa de Seguimiento del acuerdo que debería abordar todo lo relacionado con la acción política y parlamentaria en el Congreso.

Supuestamente, en la Cámara Baja, Quevedo, por parte de NC, y Ana Oramas, diputada de CC por Santa Cruz de Tenerife, defenderían de manera coordinada durante el tiempo que ambos coincidieran el programa electoral que compartieron. Aunque se respetaba su autonomía, si no había coincidencia programática o estratégica, la Mesa de Seguimiento debía tomar tomar nota e incluso debatirlo internamente para acordar, en su caso, una posición común.

Pero lo cierto es que la distinta situación de ambas formaciones en la política canaria ha frustrado cualquier atisbo de programa o estrategia común en Madrid. Con CC estrenando oposición tras 26 años en el Gobierno y NC como principal socio del PSOE en el pacto de la Flores en las Islas, la unidad de acción en el Congreso era prácticamente inviable.

Se vio claramente desde el principio con el apoyo de Quevedo a la investidura de Sánchez, y el no de Oramas a la misma pese al acuerdo interno de su partido para que se abstuviera. Desde ese mismo momento, y a pesar del apoyo de CC a varias leyes importantes del Ejecutivo, los dos representantes nacionalistas han actuado sin coordinación ni debate previo. Así ha ocurrido en la mayoría de los asuntos tanto nacionales como propiamente canarios que se han tratado en la Cámara, lo que no oculta que sus posiciones han convergido en algunas ocasiones frente al Ejecutivo central.

Las diferencias se vieron pronto, ya desde el proceso de investidura de Pedro Sánchez

decoration

Esta última situación se ha producido, por ejemplo, en casos como el de las bonificaciones al cine rodado en Canarias, la situación del plátano en la ley de cadena alimentaria, las críticas a la política migratoria desarrollado por el Estado, la defensa del REF en distintas leyes o normativas, o el giro español sobre el Sáhara.

Sin embargo, en ninguno de estos debate se han llegado a pactar posiciones o enmiendas conjuntas. Dos de las situaciones en que esa discordancia de posiciones entre CC y NC ha resultado más llamativa fueron las de los dos presupuestos estatales aprobados en la legislatura, de 2021 y 2022, en ambos casos con el apoyo de NC tras pactar un conjunto de enmiendas parciales, y la presentación de sendas enmiendas de devolución por parte de CC

Llegado este punto, el traspaso del escaño de Quevedo a Fernández supone el punto final a esta etapa de supuesta colaboración entre nacionalistas para gestionar la agenda canaria relacionada con la política nacional sin que en realidad se haya producido la más mínima sintonía entre ellos, y con las posiciones políticas y estratégicas más distanciadas que nunca.

Ni la formación que lidera Fernando Clavijo, ni la que preside Román Rodríguez cuentan en este momento con ninguna previsión de plantearse a corto o medio plazo cualquier tipo de colaboración futura y menos aún abrir el llamado proceso de reunificación del nacionalismo canario.

Compartir el artículo

stats