Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La maternidad retrocede en Canarias a niveles por debajo de la media nacional

Aumenta la edad a la que las mujeres son madres: una de cada diez ya tiene más de cuarenta años

Madres con bebés en una piscina. José Carlos Guerra

Canarias registró en 2021 un descenso en el número de nacimientos del 3,6%. Las Islas se encuentran en el octavo mayor saldo vegetativo negativo (nacimientos menos defunciones) del país, con 4.475 nacimientos menos que defunciones, según los Indicadores Demográficos Básicos del Instituto Nacional de Estadística (INE). En cualquier caso, el crecimiento vegetativo fue negativo en todas las comunidades, excepto en Madrid, Murcia y Baleares.

Pese al debate de la superpoblación en las Islas planteado recientemente por el presidente regional, Ángel Víctor Torres, los datos denotan que nacen menos niños, cada vez mueren más personas y, encima, la pandemia ha acuciado esta situación.

El total de nacimientos registrados en Canarias fue de 12.703 el año pasado, frente a 13.178 en 2020. Pero la cifra sigue a la baja: 14.137 en 2019; 14.775 bebés en 2018; 15.779 en 2017; 16.159 en 2016 y 16.146 en 2015. En 2010 Canarias logró los 20.127 nacimientos, el mayor crecimiento en la serie de datos que ofrece el INE. Es decir, en una década el Archipiélago ha reducido en 7.500 los nacimientos.

«Esto denota que las madres y familias canarias ya no tienen tres o cuatro hijos como antes», reflexiona Armando Peña, sociólogo y director de Hamalgama Consultores y Ágora Integral. En la mayoría de los casos un hijo es suficiente.

A su juicio, el descenso de la natalidad constata que el crecimiento vegetativo «no era canario, sino de gente de otros países que vivían aquí y que se han ido por la pandemia o por las diferentes crisis económicas».

Pone como ejemplo que los sudamericanos «suelen tener más niños por regla general, y se fueron en la crisis del 2008 y ahora con el confinamiento ha pasado lo mismo». Es más, en los datos del INE se observa una bajada de nacimientos por la disminución de embarazos producidos durante el confinamiento, que se inició a mediados de marzo de 2020.

En general, España pierde población y las tendencias de natalidad y retraso de la edad a la que las mujeres son madres dibujan un escenario preocupante. Según el INE, en 2021 nacieron casi un 30% de niños y niñas menos que hace una década, una diferencia de 135.188 bebés. La edad media de las madres subió a los 32,6 años, la más alta registrada, y una de cada diez progenitoras dan a luz a partir de los 40.

El número de mujeres de 25 a 40 años (que concentraron el 84,2% de los nacimientos), se redujo un 2,1% en 2021 y la maternidad de las madres de 40 o más años ha crecido un 38% en diez años. Por tanto, en los últimos años la disminución del número de nacimientos está vinculada a un retraso en la edad de la maternidad. En España, las mujeres quieren tener más hijos de los que tienen y a edades más tempranas, como destaca un estudio del Observatorio Europeo Social de la Fundación La Caixa. Pero entre la realidad y el deseo hay causas eminentemente económicas: la precariedad hace que los jóvenes se emancipen más tarde y tarden más en tener hijos.

Defunciones

Bajan los nacimientos, pero las defunciones aumentan por el envejecimiento de la población y, en estos dos años, por la covid. Canarias registró un aumento de defunciones del 4,2%, la segunda mayor subida del país, superada por Ceuta.

En total, el Archipiélago canario tuvo 17.718 defunciones en 2021, frente a las 16.486 del año anterior, el primero de la pandemia; 15.756 en 2019; 16.310 en 2018; 15.254 en 2017; 15.035 en 2016. En el año 2000 Canarias alcanzó las 12.030 defunciones, la menor cifra en la serie de datos que ofrece el INE.

Según los expertos consultados, si no fuera por el alza de la inmigración, atraída por los empleos que los canarios prefieren no ocupar, la población de las Islas se reduciría drásticamente. La llegada de inmigrantes (comunitarios, sudamericanos y africanos) eleva la demografía, aseguran.

Pese a estos datos, se ha reabierto el debate sobre el crecimiento poblacional de Canarias, que lleva más de dos décadas sobre la mesa. Aunque hay menos nacimientos, es cierto que hace 80 años en las Islas vivían 1,4 millones de personas frente a los 2,2 millones que residen en la actualidad, con lo que el número de habitantes se ha elevado un 32%.

Este dato está algo por debajo del incremento nacional, que se sitúa en el 35%, y muy lejos del alza del 60% que se ha registrado en el crecimiento de la población mundial, que ya ronda los 8.000 millones de personas.

Para analizar este tema, se acaba de constituir en el Parlamento regional una comisión de estudio sobre el reto y equilibrio demográfico de la región. El grupo de trabajo abordará los problemas de las islas verdes -La Gomera, La Palma y El Hierro-, que pierden habitantes de manera progresiva frente al aumento de las islas capitalinas y las orientales, y analizarán la capacidad de carga del Archipiélago.

Este debate siempre lo ha liderado los nacionalistas, en especial Coalición Canaria, y ahora lo ha hecho suyo el PSOE. El vicepresidente del Gobierno, Román Rodríguez (Nueva Canarias), fue un adalid del control del crecimiento demográfico cuando ocupó la presidencia de la región bajo las siglas de CC desde 1999 a 2003. Y ahora, en el pacto de las flores, Rodríguez no deja de repetir el argumento de que tantos residentes comprometen la sostenibilidad de los servicios públicos y ejercen demasiada presión sobre un territorio frágil. Según el Gobierno, Canarias se enfrenta en los próximos 15 años a un reto demográfico.

Los mayores de 65 años, que ahora representan el 16,9% de la población, serán el 25,04% de los habitantes del Archipiélago. Las Islas, tiene una densidad de población de 302 habitantes por kilómetro cuadrado muy superior a la densidad de población de España y a la del resto de las comunidades autónomas.

Compartir el artículo

stats